Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


10 habilidades profesionales para mantener tus opciones de trabajo en este siglo

por Karla Brandau

La mayoría de la gente se conduce por la vida mirando por el espejo retrovisor y juzgan el futuro por el pasado. Tienen una visión muy buena de donde han estado y creen erróneamente que el futuro será similar al pasado, ya que toman decisiones basadas en sus experiencias previas. A pesar de que la experiencia pasada da una base para el futuro, hay que tener en cuenta muchos factores para mantener tus opciones de trabajo y conseguir uno de los mejores puestos en 2012 y más allá.

El mundo del trabajo en el futuro será aún más global. Si tu trabajo no es uno que requiere estar físicamente en un solo lugar, es decir, servir comida, limpiar ventanas o almacenar en estantes de una tienda, estarás compitiendo con trabajadores brillantes y hambrientos en India, China, Corea y otras naciones en desarrollo en todo el mundo.

Competir en este nuevo entorno requerirá niveles más altos de competencia y la necesidad de mirar hacia adelante, no buscar constantemente en el espejo retrovisor cálidos sentimientos difusos de lo que hayamos logrado en el pasado.

Aquí te presento 10 habilidades que debes adquirir y perfeccionar, que aumentarán tu nivel de confianza profesional y harán que mantengas tus opciones de trabajo en este siglo:
  1. Adáptate constantemente a la tecnología
    En el futuro, la dependencia en la tecnología aumentará, no disminuirá. Dedica tiempo a aprender nuevos programas de computación, pero lo más importante, utiliza las aplicaciones en tu rutina diaria y esfuérzate por emplear la tecnología como una herramienta productiva, no como un juguete con un montón de características nuevas y lindas que no sabes utilizar. Para decidir si vale la pena invertirle tiempo al nuevo aparato, pregúntate: "¿Esto ahorra tiempo o gasta tiempo?"

  2. Acepta la diversidad
    Siéntete cómodo con otras culturas, religiones y costumbres étnicas. Ten curiosidad por lo que motiva a la gente de otras culturas. Aprende un poco sobre las costumbres y actitudes de los trabajadores de otros países. El tiempo será bien invertido en la medida en que te relaciones de humano a humano y no de humano a habitante de otro país.

  3. Sé un estudiante de por vida
    Cuando terminó tu último curso en la universidad, seguramente exhalaste un suspiro de alivio y algo entre dientes, como: "¡Estoy contento de haber terminado mi educación!" Sorpresa, en el nuevo siglo será necesario ser un aprendiz permanente. Es importante que estés preparado para reinventarte a ti mismo, el conjunto de la información en tu cerebro y las habilidades relacionadas con tu trabajo, cada 4-5 años.

  4. Practica una integridad impecable
    Los empleadores tienen que sentir tu espíritu y tener la tranquilidad y seguridad de que eres honesto. Llevar la integridad más allá de la honestidad significa que cuando te comprometes a un plazo, estás plenamente comprometido a producir resultados, no excusas.

  5. Sé una persona emprendedora
    Busca ser de los primeros en estar dispuesto cuando haya que sacar adelante una tarea. Una recesión acecha a la vuelta de la esquina o está próxima una fusión. Aquellos que aprenden a trabajar del lado optimista de la vida, y no del lado pesimista, son los más valiosos para la organización, ya que crean un ambiente de trabajo positivo que genera una mayor productividad.

  6. Demuestra disciplina personal
    Los empleadores quieren contratar a personas que tienen hábitos y pensamiento disciplinado en el trabajo. Cuanto más disciplinado sea el trabajador, los gerentes deberán pasar menos tiempo pensando o preocupándose de si serán confiables. Al demostrar disciplina personal, tú y tu administrador pueden dedicar más tiempo a resolver problemas.

  7. Prioriza y evalúa todos los días
    Dos de los más grandes derrochadores de tiempo en el mundo son no saber por dónde empezar cuando llegas a trabajar por la mañana y trabajar sobre temas de baja prioridad. Competir en el ambiente global de trabajo implica la capacidad de priorizar las tareas y la habilidad para identificar la más importante de ellas, todas las mañanas.

  8. Sé adaptable
    Para evitar la obsolescencia, las organizaciones deben cambiar con regularidad y presentar iniciativas de cambio. A menudo la resistencia de los empleados descarrila los planes para actualizar los procesos y procedimientos, y obstruyen el progreso de la empresa. Para mantener tus opciones de trabajo, aprende a ser parte de la solución, no parte del problema. Haz preguntas difíciles que definan el futuro y busca activamente formas de apoyar las iniciativas del nuevo cambio.

  9. Piensa de manera creativa e innovadora
    Contribuir con tu organización requiere que pienses de forma innovadora y busques formas creativas de resolver los problemas persistentes, aumentar la productividad, o producir un nuevo producto o servicio. Cuando se presente un problema, debes ser el primero en ofrecer un nuevo punto de vista, descubrir una alternativa o recomendar otro curso de acción. Tus ideas junto con las ideas creativas de los otros empleados le ayudarán a tu organización a renovarse lo necesario para ser competitiva.

  10. Ten la actitud "puedo hacerlo"
    Estudia todos los materiales que puedas encontrar disponibles respecto a una actitud mental positiva. Las negativas te las lanzan todo el día las noticias, los vecinos y el patán del cubículo de al lado. Los equipos enfrentan obstáculos a la productividad que provocan insatisfacción entre los integrantes. La gerencia enfrenta la insatisfacción de los accionistas y los plazos de producción. Para agravar el problema, tu mente naturalmente genera pensamientos negativos antes que pensamientos positivos. Tienes que entrenar tu mente para ver y encontrar lo positivo, y reconocer la oportunidad en un obstáculo. Si puedes dominar la actitud positiva de "puedo hacerlo", añadirás valor a todo lo que toques y mantendrás tus opciones de trabajo en un mundo cada vez más negativo.
Desarrollar algunas de estas habilidades será relativamente sencillo y otras puede ser difícil que las pongas en práctica. Sin embargo, a medida que mejores en cada área mencionada anteriormente, aumentarás tu confianza y competencia, y crearás un ambiente en el que se le agregue valor a la organización y la necesidad por tus servicios personales. Con ello tendrás una mayor estabilidad en el empleo.