Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Acepta la imperfección

por Claudette Rowley

¿Te asedia el perfeccionismo?
¿Desearías aflojar y aceptar ser "suficientemente bueno"?
¿Postergas?
Si contestaste sí a una o más de estas preguntas, te animo a considerar los méritos de la imperfección. En nuestra cultura, estamos inmersos en la idea de que si no es perfecto es que hemos fallado, algo está defectuoso o simplemente anda mal. De hecho, la definición del diccionario nos dice que la imperfección son los defectos, debilidades y fallas. Estoy de acuerdo, por encima, de que eso es lo que parece ser la imperfección. Pero aquí está la verdad: la imperfección puede ser liberadora.

La magia de la imperfección está en buscar debajo de la superficie. Porque todos sabemos, en algún nivel, que la vida es una empresa profundamente imperfecta. Siempre lo ha sido, y sospecho que siempre lo será. Una vez que aceptamos esa verdad, muchas de nuestras estructuras, creencias y mitos acerca de la perfección se caerán como el andamio alrededor de un transbordador espacial.

¿Qué nos impide aceptar la imperfección? Me he dado cuenta de que dos creencias básicas son las principales culpables. La primer creencia es "que las cosas deben lucir de cierta manera y si no lo hacen, hay un problema". La segunda sigue de cerca los pasos de la primera: "hay sólo una manera correcta de hacer las cosas".

Estas creencias oscurecen nuestra capacidad para ajustar nuestro punto de vista. Cuando cambias tu lente para mirar debajo de la superficie de la imperfección, es posible que hayas pasado por alto algún detalle, hermosa visión o nueva posibilidad. Esta es la perspectiva que nos permite escucharnos a nosotros mismos para ver cómo encajan las piezas de nuestra vida de manera diferente a lo que podríamos haber esperado, y que cambia nuestro enfoque a uno de mayor claridad. Si miras lo que está pasando en tu vida, te sorprenderás. En nuestra búsqueda de la perfección y nuestro deseo por cumplir con nuestras expectativas, nos perdemos mucho de lo que está a nuestra disposición en cualquier momento.

Por ejemplo, a mí me suelen llegar las buenas ideas en la ducha. Recientemente, durante la ducha de la mañana me vino a la cabeza una idea para escribir otro libro. Mi proceso fue interesante de observar: Me molestó que no había recibido un correo electrónico que había estado esperando, estaba estresada y empeñada en el hecho de que las cosas deben lucir de cierta manera. Sabía que estaba esperando un resultado y aún así no podía dejarlo ir. Luego, a mitad de mi ducha, convergieron en mi mente varios pensamientos y provocaron la idea de mi siguiente libro. Estaba muy emocionada. Si no hubiera experimentado ese conjunto "imperfecto" de circunstancias, no habría tenido esa idea.

¿Cómo puedes aceptar la imperfección en tu vida? En lugar de preguntar por qué, pregunta qué y cómo. En otras palabras, cuando te enfrentes a una situación que es menos que ideal o si quieres algo que no estás segura de cómo lograr, determina lo que quieres y cómo lo puedes conseguir. Comprende el poder de dejar que la vida se desarrolle por su cuenta; permítete notar el flujo energético a tu alrededor y decide entrar en él.

Estas son algunas señales que indican que has aceptado la imperfección:
  • Encuentras que te ríes con más frecuencia
  • Experimentas una mayor creatividad en tu vida, más pasión y mayor sensación de bienestar
  • Tu vida tiene una riqueza, posibilidad o sensación de alegría que antes estaba limitada
  • Has llegado a comprender que el ser desordenado puede ser algo positivo
Aprende a discernir en tu vida entre lo que puede ser "suficientemente bueno", lo que puede ser imperfecto, y cuándo se requiere la excelencia. Aprende a distinguir entre tus verdaderos estándares de excelencia y tus estándares de perfección. Levanta el velo de tus expectativas y ve con mayor claridad la belleza, la alegría y la confianza que estaba allí todo el tiempo.

Aprovecha el poder de la imperfección.