Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


¿Por qué es importante administrar tu tiempo?

por Stephanie Marston

El propósito de gestionar el tiempo es hacer más cosas en menos tiempo. Esto te permitirá dedicarle más tiempo presencial a las personas que te importan, haciendo cosas que le den mayor cantidad de alegría y satisfacción a tu vida.

La mayor parte de tu felicidad es producto de las relaciones satisfactorias, especialmente con las personas más cercanas a ti. El factor determinante de la calidad de tus relaciones es la cantidad de tiempo que compartes con las personas que amas y te aman.

Puedes tener control sobre tu tiempo si dejas de hacer cosas de poco valor y le dedicas más tiempo a las pocas actividades que realmente pueden hacer una diferencia en tu vida.

Si eres como la mayoría de las personas, estás abrumada con demasiadas cosas que hacer y muy poco tiempo disponible. A medida que haces un esfuerzo por mantenerte al día, se te acumulan nuevas responsabilidades. La realidad es que nunca serás capaz de hacer todo lo que tienes que hacer. Nunca habrá un momento en el que hayas terminado. Siempre habrá más por hacer que lo que tú puedes hacer en el transcurso del día.

Sé selectiva
Es esencial que seas capaz de seleccionar la tarea más importante en cada momento, y que logres hacerla de manera eficiente y bien. Ser selectiva tendrá más impacto en tus logros que cualquier otra habilidad o cualidad que puedas desarrollar.

Las personas que desarrollan la habilidad de establecer prioridades claras y resuelven por completo las tareas importantes, sobresalen ante las personas que hablan mucho, hacen grandes planes, pero concretan poco.

La regla es que si tienes dos tareas importantes a resolver, empieza con la que sea más difícil primero. Disciplínate a concentrarte en ella hasta que concluyas esa tarea antes de ir a otra cosa.

Considera esto un desafío. Resiste la tentación de empezar con la tarea más fácil. Recuerda que una de las decisiones más importantes de cada día es lo que harás de inmediato y lo que harás más tarde (si te alcanza el tiempo).

La clave para alcanzar un alto nivel de rendimiento y productividad es desarrollar el hábito de resolver primero la tarea más importante del día.

Actúa de inmediato
Las personas exitosas son aquellas que se centran directamente en sus tareas principales y se disciplinan para trabajar de manera constante y concentrada hasta que esas tareas se hayan terminado.

En el trabajo se te paga y eres promovida por obtener resultados concretos y medibles. Te pagan por hacer una contribución valiosa y, sobre todo, por hacer la contribución que se espera de ti.

No tomar medidas eficaces es uno de los mayores problemas en las organizaciones. Muchos empleados confunden actividad con logro. Continuamente hablan, celebran reuniones sin fin, y hacen planes fantásticos, pero en el análisis final, nadie hace el trabajo y obtiene los resultados requeridos.

¡Hazlo ya!
Una de las maneras más sencillas y eficaces para ser más productivo es repetirte a ti misma "¡Hazlo ya! ¡Hazlo ya! ¡Hazlo ya!", una y otra vez.

Si encuentras que te dejas distraer por socializar o realizar actividades de bajo valor, dite a ti misma, "¡Vuelve a tu trabajo!" En otras palabras, trabaja cuando trabajas. No pierdas el tiempo. Cada minuto que pasas navegando por la web o en conversaciones intrascendentes con un compañero de trabajo, le estás quitando tiempo al trabajo que debes cumplir y, en consecuencia, tiempo alejada de tu familia y tus relaciones importantes.

Nada te ayudará más en tu carrera que tener la reputación de ser la clase de persona que resuelve un trabajo importante de manera rápida y eficaz. Esta reputación le hará una de las más valiosas y respetadas en tu campo.