Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Los fundamentos de los grandes logros

por Philip Humbert

He estudiado los logros humanos durante casi 50 años (profesionalmente desde hace más de 30 años), y cuanto más hago este trabajo, más veo que la "receta" para los logros es más sencilla, y en muchos aspectos mucho más fácil de lo que la mayoría de la gente cree. De hecho, Sócrates describió el concepto básico hace dos mil quinientos años con la simple frase: "Conócete a ti mismo".

He estado pensando mucho acerca de la forma de crear un taller en torno a esta sencilla receta, y quiero compartir con ustedes algunas observaciones preliminares.

Primero: Conoce tus fortalezas

El alto rendimiento proviene de saber lo que haces bien, lo que te gusta y donde se encuentra tu pasión. El nivel de rendimiento medio proviene de personas que pueden "pasar" o están haciendo algo "aceptable", pero que no están utilizando sus talentos al máximo. Cuando los seres humanos hacen algo que les gusta y tienen algo de talento para ello, ¡son imparables!

Piensa en un adolescente que aprende a conducir, practica deportes o música, o invita a alguien especial para una primera cita. ¿O qué tal tu propia determinación para ser un buen padre o una buena madre, un buen amante o un emprendedor exitoso? Cuando estamos haciendo algo que "tiene sentido", algo que nos llama y nos excita, encontramos la manera de ser buenos en ello. "Conócete a ti mismo" es la manera de reconocer tus fortalezas, pasiones y talentos.

Segundo: Conoce tus debilidades

Todos tenemos puntos ciegos y debilidades. Hay cosas que no nos gustan, o no queremos hacer, y sin embargo, usualmente llevamos a cabo vidas o carreras que nos obligan a hacer precisamente eso. ¿Qué tontería es esa?

Si no te gusta el trabajo detallado, contrata a un contador. Si eres tímido o introvertido, no trabajes en ventas o en la política. Si eres un emprendedor nato, no te recomendaría una carrera en el ejército.

Desafortunadamente, la mayoría de las veces nuestras debilidades no son tan drásticas y encontramos la manera de ocultarlas y trabajar a pesar de ellas. Entonces, terminamos en situaciones llevaderas. Nos "aburrimos" en las reuniones o nos molestamos con "los soñadores". Es importante saber en qué eres bueno, pero es absolutamente vital saber lo que no te acomoda. Reconoce tus debilidades. No gastes tu vida "tratando" de hacer cosas que no encajan contigo. La vida es demasiado corta para eso. Construye sobre tus fortalezas en lugar de compensar tus debilidades.

Tercero: Decide lo que quieres

Todos tenemos sueños y deseos. Sabemos lo que nos hace estar alegres, lo que nos excita, lo que nos motiva. A veces, nos confundimos o le perdemos la pista a nuestros sueños, pero todavía siguen "ahí". ¡El truco consiste en identificarlos y expresarlos!

Los ganadores en la vida saben lo que quieren y encuentran formas saludables y productivas para conseguirlo. Ellos se preguntan, prueban e investigan hasta que "encuentran un camino". Recientemente, un cliente me expresó su asombro, porque desde que identificó una habilidad particular que desea desarrollar, ¡de repente ve gente que hace eso todo el tiempo! Todos hemos tenido esa experiencia. Mi comentario fue que "cuando uno sabe lo que quiere, es mucho más probable que lo obtenga".

Cuarto: Aprende a expresarte a ti mismo

La pieza final es "encontrar tu voz", tu manera particular de que el mundo sepa que existes. Algunos lo hacen de forma natural y se convierten en actores, políticos o lo que sea. Otros luchan por expresarse, pero los ganadores, finalmente, encuentran una manera. Se expresan. Buscan. Van por ello. Comparten sus sugerencias, trabajan por sus causas, y hacen una diferencia en el mundo.

El alto rendimiento comienza por saber quién eres, lo que quieres, e ir por ello. Eso no siempre es fácil ni sencillo, pero los ganadores siguen intentando hasta que encuentran un camino. "Conócete a ti mismo y a tu propio ser verdadero". No hay quien pare a un ser humano que sabe quién es, qué quiere, y está decidido a conseguirlo.