Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La clave de las relaciones se encuentra en estas mágicas expresiones

por Alan Zimmerman

Gracias
La gratitud es exquisita. Y aquellos que expresan mucha gratitud parecen contar siempre con muchos amigos, los mejores amigos y los amigos más cercanos... frente a los que toman a los amigos (y a lo que hacen) por sentado. De hecho, apostaría a que las personas que tienen un pequeño círculo de amigos son aquellos que no tienen una actitud agradecida. Rara vez dicen: "Te doy las gracias".

Como he viajado y sido orador en todo el mundo, he aprendido que estas palabras pueden ser las palabras más importantes que puedo compartir con los demás, especialmente si aprendo a decírselas en su idioma. Estas palabras han producido sonrisas, iniciado relaciones y han abierto las puertas a oportunidades de negocio que no podrían haber ocurrido de otra manera.

El secreto es ser verdaderamente agradecido y humilde cuando dices estas palabras. Como dice un famoso entrenador de baloncesto: "El talento nos lo da Dios; sé humilde. La fama la otorga el hombre; sé agradecido. La arrogancia nos la damos nosotros mismos; ten cuidado".

No hace mucho tiempo recibí estas palabras... "Te doy las gracias"... de parte del Padre Phillip Chircop, un sacerdote jesuita de la isla de Malta en el Mar Mediterráneo. Este fue su mensaje: "He leído sus consejos y a menudo me han servido para orientar el propósito de mis retiros. Así que he decidido enviarle esta breve nota para hacerle saber que lo tengo dentro de mi corazón, con profunda gratitud, por el regalo que comparte con tanta gente".

Después concluyó con las siguientes palabras:
  • "Que su día sea bendecido,
  • Que sus palabras sean bendecidas,
  • Que sus sueños y deseos sean bendecidos,
  • Que su vida sea bendecida, y
  • Que este momento sea bendecido."
Sus palabras produjeron un profundo impacto en mi vida. Sal y dile a la gente "les estoy agradecido". Es una de las mejores frases motivacionales y una de las formas más confiables para establecer relaciones.

Cuenta conmigo
Seguro han oído el viejo refrán, "Un amigo se acerca cuando los demás se alejan". Es cierto. La lealtad es un ingrediente esencial de toda amistad verdadera. Es el pegamento emocional que une a las personas. Cuando surgen los problemas, un buen amigo está contigo... haciéndote saber que puedes "contar con él".

Pero también es un ingrediente clave para tener éxito. Tienes clientes fieles... y puedes contar con ellos.

Esta frase se relaciona con madurez, seriedad, integridad y mantener las promesas. Por el contrario, los inmaduros tienen excusas para todo. Siempre llegan tarde o no se aparecen, y son cobardes pusilánimes en situaciones de crisis. Sus vidas son un laberinto de promesas rotas, asuntos pendientes, y viejos amigos.

En un mundo con tanta gente "inmadura", necesitamos desesperadamente gente que diga "Cuenta conmigo" y asuma cada una de estas palabras.

Ninguno de nosotros desea estar en una cirugía y escuchar decir al médico algo como, "Guarda eso. Podemos necesitarlo para la autopsia... ¿Alguien vio dónde dejé mi bisturí?... O, "Creo que acabo de extirpar el órgano equivocado... o... "Ya no recuerdo por qué abrimos a este tipo?" No, queremos un médico con el que podamos contar.

Peter Marshall, un clérigo, lo dejó bien claro: "Son mejores las obras pequeñas que meros planes de grandes obras". En otras palabras, queremos gente que en nuestras vidas haga algo más que hablar o prometer. Necesitamos gente con la que podamos contar.

Ahora podrás pensar: "Uso estas palabras mágicas... "Cuenta conmigo"... y la gente podrá contar conmigo. Pero, ¿qué puedo hacer para animar a otras personas a que pueda contar con ellas?"

Pide lo que deseas. Pídeles que te correspondan. Eso puede producir maravillas.

Te comprendo
No importa si es un equipo de trabajo o un grupo familiar, la gente se acerca, disfruta más entre sí y resuelve más cosas cuando se siente comprendida por otra persona. De alguna manera la comprensión transmite una cierta sensación de respeto y aceptación... a pesar de que puedan estar en desacuerdo entre sí.

Dale Carnegie a menudo hablaba de seis formas en que puedes hacer que la gente te quiera. Y en el mismo corazón de esas seis formas estaba su receta: "Expresa un genuino interés por los demás... Sé un buen escucha ... Anímalos a que hablen de sí mismos."

Lo mismo podría decirse de los grandes líderes. Son grandes oyentes. Saben que nadie conoce todas las respuestas, por lo que escuchan más de lo que hablan. Y en el proceso aprenden más acerca de una variedad de temas y llegan a comprender a los demás mucho mejor.

¿Y tú? ¿Dices con frecuencia "Te comprendo"? ¿Escuchas lo suficiente como para realmente entender a las personas?

Te perdono
Si aspiras a ser un líder, debes aprender a perdonar. Como dice el experto en liderazgo, Phil Van Hooser: "Una fuerte discusión es el equivalente al cáncer en el liderazgo".

En otras palabras, si no resuelves tus resentimientos, si no los expones abiertamente, si no aprendes de ellos, destruirás tu capacidad de dirigir y motivar a tus seguidores. Tendrán miedo de que sus errores no se hayan olvidado y se puedan usar en su contra en algún momento en el futuro.

Por supuesto, algunas personas piensan que expresar perdón debilita su autoridad. En realidad sucede todo lo contrario. Como dijo Mahatma Gandhi: "El débil nunca puede perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes".

Cuando le dices a alguien, "te perdono", estás implicando que todo el mundo comete errores. Le estás diciendo que lo aceptas como una persona valiosa. Le estás diciendo que quieres que la relación supere el problema y llegue a algo mejor.

Por el contrario, si te niegas a perdonar, no sólo aniquilas el futuro de esa relación, sino que también te harás daño. Como nos enseñó Gautama Buda: "Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de lanzarlo a otra persona. Tú eres quien se quema".

Así que la próxima vez que estés reacio a perdonar a alguien, pregúntate si realmente vale la pena. ¿Puedes darte el lujo de aferrarte a tu rencor?

Me hago responsable
En este mundo, "compromiso" y "responsabilidad" son palabras muy comunes. Pero son también palabras de mucha importancia. Después de todo, "compromiso" y "responsabilidad" son la norma. Un empleado se convierte en un profesional y un grupo se convierte en un equipo. Así que sin importar lo buena o mala que sea la economía, siempre habrá lugar para una persona que asume la responsabilidad.

De hecho, cuando estudias a las personas que han tenido éxito, su cualidad más identificable es la intensidad de su propósito. Puedes ver con claridad como asumen la responsabilidad. Cuando quieren algo, aprenden lo que necesiten aprender, para que puedan hacer lo que tienen que hacer, con el fin de lograr lo que quieren lograr. Hacen más que sólo tener buenas ideas. Asumen la responsabilidad de convertir esas ideas en realidad. Como dijo Nolan Bushnell, fundador de Atari, "Toda persona que haya tomado una ducha ha tenido una idea. Es la persona que sale de la ducha, se seca, y hace algo al respecto quien hace la diferencia".

¿Podría decirse que eres proactivo?

Para tener buenas relaciones con tus clientes y compañeros de trabajo, buenas relaciones con tus amigos y familiares que realmente funcionen, asume una mayor responsabilidad. Deja de buscar excusas. Cuando la gente te oiga decir "Yo asumo la responsabilidad", verán lo que quieres decir.

Como nos enseñó el misionero y Premio Nobel, Albert Schweitzer: "El hombre debe dejar de atribuirle sus problemas al entorno, y aprender a ejercer su voluntad; esta es su responsabilidad personal en el ámbito de la fe y la moral".

Para concluir, apréndete estas palabras. Vívelas. Exprésalas. Y lograrás rápidas y dramáticas mejoras en tu comunicación y en tus relaciones.

Usa cada una de estas expresiones al menos una vez esta semana. ¡Haz que todos los días sean días de recompensa!