Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Domina tu mente para alcanzar tus sueños

por Marcia Weider

En estos tiempos difíciles, ¿qué estás pensando? ¿Te estás centrado en tus sueños o en tus dudas? ¿Te diriges hacia lo que quieres o permaneces inmovilizado frente a la incertidumbre o lo desconocido?

Si no estás manejando tu mente conscientemente, en lo que puedes acabar (por norma) es en tener pensamientos negativos o creencias limitantes que pueden terminar por desaparecer tus sueños y tu felicidad.

¿Cómo controlas tu mente? Prestando atención consciente a lo que estás pensando de forma proactiva y eligiendo lo que te importa. Tus actitudes y creencias nunca son neutrales. O bien avanzas o te detienes. Pero muchos de nosotros hemos olvidado que tenemos el poder y la capacidad de elegir lo que queremos. Opta por creer en ti mismo y tus sueños.

¿Por qué? Porque sin esta práctica le abres la puerta a una larga lista de pensamientos negativos que suenan como, "Tú no eres lo suficientemente bueno, lo suficientemente inteligente, y suficientemente exitoso". Y otra versión podría ser: "eres demasiado viejo, o demasiado joven e inexperto". ¿Te suena familiar? Nuestras actitudes y creencias determinan las opciones y decisiones que tomamos. Los pensamientos negativos por lo general nos llevan a la inercia, la desidia, incluso al auto-sabotaje. Mientras que los pensamientos positivos pueden conducirnos a la realización de nuestros sueños.

Las creencias negativas te detendrán, mientras que las creencias positivas te darán la fortaleza para tomar riesgos y seguir adelante. Entonces la gran pregunta es, ¿cómo manejas tu mente y, finalmente, cómo desarrollas este importante "músculo"?

Piensa en un momento en tu vida en el que no creías que algo fuese posible que ahora sabes que lo es. Usa eso como su punto de referencia. Maneja tu mente y tendrás un nuevo nivel de libertad en tu vida y en el logro de tus sueños.

Pero seamos realistas. No es suficiente con sólo pensar. Tienes que demostrar que realmente crees en ti mismo y tus sueños al decidirte a actuar. En primer lugar, la manera de pasar de un pensamiento negativo a uno positivo sólo requiere elegir. Pero para la mayoría de nosotros se siente como nada menos que un salto de fe. Por lo tanto, para el resto de nosotros sugiero...
  • Voluntad
    La voluntad de elegir un pensamiento o creencia diferente, simplemente porque es importante para ti, es una manera potente y profunda de vivir.

  • Valor
    El valor de actuar para que sea real (y no sólo una buena idea) y luego la práctica de hacerlo una y otra vez hasta que pase de ser una creencia o pensamiento negativo, a ser un pensamiento positivo que finalmente pase a ser transparente o inexistente. Esto significa que ya ni siquiera lo registra tu radar.

  • Práctica
    Una práctica sencilla que puedes poner en juego es lo que yo llamo "pescarte en el acto". Presta atención a lo que estás pensando, y si es negativo o destructivo, pulsa el proverbial botón de pausa. Date cuenta de lo que estabas pensando y DETENTE. Elige otra idea y ponla a prueba.

Decirlo en voz alta puede ser poderoso. Sí, te estoy alentando a que hables contigo mismo. Lo hacemos todo el tiempo pero suele ser en tono negativo. Cuéntate algo bueno acerca de ti o de la situación. Lo ideal es cambiar tu comportamiento o acción y dar un paso pequeño para probarte a ti mismo que crees en ti mismo.

A medida que se reduzca tu tiempo de reacción, podrás romper este patrón de diálogo interno negativo y gestionar tu forma de pensar. Esto se traducirá en que creas más en ti mismo, seas más positivo y tomes más riesgos. He escuchado a algunos maestros que dicen que este es un camino hacia la iluminación. Cambia tus pensamientos y comportamientos, y acorta el tiempo de respuesta. Hay asesinos de sueños en el mundo. No necesitas uno más por el momento; el más destructivo a menudo vive dentro de nosotros. No pierdas más un momento precioso o te pienses de forma negativa.