Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Escucha, no resuelvas

por Linda Sapadin

Ella sabía que su deseo era ser útil. Sin embargo, al hablar con su pareja no se sentía útil. En realidad, se sintió aliviada cuando por fin dejó de sermonearlo. Entonces pudo exhalar. Él se enorgullecía de ser un solucionador de problemas; podía entender lo que estaba mal y corregirlo. Sin embargo, a menudo se sentía indefenso ante la persona a quien más quería ayudar.

Ella sentía que él no la entendía. Ella quería expresar sus sentimientos; él quería resolver el problema. Ella necesitaba contar su historia; el necesitaba arreglar el problema. Ella sólo quería que él estuviera ahí; él quería que ella se sintiera mejor.

Él sentía que ella no lo entendía pero quería ayudar; ella quería alejarlo. Él necesitaba sentirse útil; ella necesitaba elaborarlo por sí misma. Él quería aliviar las penas de ella; ella quería seguir hablando de él.

Esta pareja quiere bailar, pero el baile termina tan pronto como empieza la música. ¿Qué tiene que hacer una pareja cuando a cada uno de ellos le motiva una música diferente?

En este tipo de situaciones es más importante ser conscientes del ritmo de la música. Si la música de ella es excitante y la música de él es analítica, abundan los problemas. Ella rara vez será receptiva a su mensaje (aunque sea correcto) si está atrapada en las emociones. Ella le dará la espalda a sus soluciones si se las presenta cuando no está dispuesta a escuchar. Así que, ¿qué pueden hacer para sentirse hábiles y efectivos?
Escucha, no des consejos.
Comprende, no resuelvas.
Haz preguntas, no des respuestas.
Pero estas cosas son difíciles de lograr si él se siente incómodo por no estar "haciendo" algo activamente. Él quiere mitigar el estrés de ella, provocar una sonrisa en su cara. A ella le gustaría, pero no está lista para eso. A él le gustaría que se calmara ahora. A ella le gustaría también, pero aún no está preparada.

Para que él se sienta cómodo, le ofrece soluciones, que ella rechaza. Él se siente inútil; ella se siente aislada. ¿Por qué ella no puede apreciar sus consejos? Podría, pero no hasta que su torrente de emociones se haya tranquilizado. Aconsejar puede ser positivo, pero no cuando el momento no es el adecuado. Entonces, ¿qué es lo que un hombre debe hacer? Aquí están algunas sugerencias:
  1. Deja que ella termine de hablar antes de que tú le respondas algo. Si estás ocupado pensando lo qué vas a decir a continuación, impedirás escucharla activamente.

  2. Presta atención a los puntos importantes. Pon especial atención a lo que se dice con una intensa emoción.

  3. Asiente con la cabeza para indicar que estás escuchando. No tengas miedo de mostrar tus sentimientos con expresiones faciales; escuchamos con nuestros rostros y nuestros oídos.

  4. Haz preguntas. Si no estás seguro de entender el punto, entonces pregunta. No asumas que lo sabes todo por entender parte de ello.

  5. Evita ser condescendiente con tu tono de voz, preguntas o sugerencias.

  6. Averigua si ella está lista para tu intervención haciéndole preguntas como: "¿cómo puedo ser útil?", "¿qué te gustaría que hiciera?", "tengo algunos comentarios que hacerte, ¿los quieres escuchar?"

Sigue estos consejos y pronto ambos estarán bailando con la misma música. ¡Ese es un medio hermoso para compartir!