Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Fortalece tu desempeño ante una competencia feroz

por Karla Brandau
"Una gema no se pule sin tallar, ni una persona se perfecciona si no enfrenta desafíos." — Proverbio chino
Las altas temperaturas, además de una intensa presión, convierten al carbón en un diamante. Lo sé, tú piensas que los diamantes son las piedras que se montan en los anillos. Sin embargo, estoy segura de que Dios puso a los diamantes en la tierra para realizar trabajo –no sólo para fortalecer las relaciones–, porque el diamante es el material más duro sobre la tierra. El diamante es 4 veces más duro que la sustancia más dura que le sigue, el corindón, de la que se extraen los rubíes y los zafiros. En la escala de dureza de los minerales, el corindón alcanza el nivel 400 y el diamante la friolera de 1,600. La punta de diamante puede cortar casi cualquier cosa.

El diamante es un derivado del carbono. También lo es el grafito, pero el diamante y el grafito tienen propiedades muy opuestas. A pesar de que comparten la misma química, el grafito es suave (la punta de un lápiz), y el diamante es duro. Lamentablemente, el "calor" del desempeño, además de la "intensa presión" de los plazos por cumplir, por lo general te convierte en grafito en lugar del diamante. ¿Por qué? Debido a un pobre enfoque, inteligencia emocional y habilidades en el manejo estrés.

¿Qué pasaría si pudieras aprovechar la intensa presión y el calor de nuestro entorno económico y moldearas un diamante resistente en vez de dejar que el estrés te convierta en suave grafito? Lo que estamos buscando es rendimiento sólido en medio de una competencia feroz. La competencia solía ser relativamente amigable, pero en el mundo actual, la competencia es agresiva.

Echemos un vistazo a algunas de las propiedades físicas del diamante que pueden ayudarte a enfrentar las presiones de la economía mundial con una actuación sólida en tu trabajo. Las propiedades físicas del diamante como ejemplo de rendimiento en el trabajo son:
  • Dureza: Como mencioné anteriormente, el diamante es un "10" perfecto en dureza, y el que define la escala más alta. Necesitas "dureza" con el fin de no fracturarte y romperte por las presiones económicas que enfrenta la mayoría de las personas en todo el mundo. Esta dureza o resistencia proviene de la creencia en tus capacidades internas para triunfar en tiempos difíciles. Proviene de la determinación de tener éxito y un compromiso por encontrar respuestas nuevas e innovadoras a los problemas y obstáculos persistentes.

    Al valorarte y respetarte, puedes aumentar tu autoestima y tu "dureza" de cara a la adversidad.

  • Claridad: El diamante es más transparente que cualquier otro sólido o sustancia líquida; nada se le asemeja. El actual momento económico demanda transparencia y claridad en lo que representas, a dónde te diriges, y si cumples los compromisos. La transparencia aumenta la credibilidad y la confianza en ti y tu proyecto, promoviendo estabilidad en tu trabajo e integridad con tus clientes.

    A medida que te vuelvas más transparente, el diálogo honesto se convertirá en la norma, aclarará las preguntas y dará respuestas directas, lo que facilitará tu productividad y empuje en adelante.

  • Conductividad Térmica: Los diamantes conducen el calor mejor que cualquier otra cosa; cinco veces mejor que el elemento que le sigue, la plata. En física, la conductividad térmica es la propiedad de un material que indica su capacidad para conducir el calor. Para este artículo, el "calor" que queremos conducir es energía positiva y fe en el futuro.

    A medida que te vuelvas más "resistente", te convertirás en un conductor de energía positiva, optimismo y ánimo que se transfiere a todos los que interactúan contigo en un día cualquiera. Serás testigo de cómo la fatalidad y pesimismo se transforman en estrategias sólidas de crecimiento.

  • Punto de fusión: El diamante tiene el punto de fusión más alto: 6,416 grados fahrenheit. ¿No sería bueno si tuvieras un punto de fusión tan alto como un diamante? Si así fuera, mantendrías la calma y la compostura en los debates difíciles. Los momentos de "fusión" serían pocos y distantes entre sí, reservados para cuestiones de extrema importancia. En un día cualquiera, la mayoría de los enfrentamientos son sobre asuntos triviales.

    Al aprender inteligencia emocional, principios sobre el estrés y técnicas de comunicación, puedes reemplazar "fusiones" con diálogo. El conflicto se convierte en un catalizador para el cambio mientras exploras las diferencias de opinión.
Desempeño de las fortalezas personales
Para actuar con alto desempeño, las personas requieren de un esfuerzo concentrado y la capacidad de permanecer concentradas en un lugar de trabajo perturbador. Algunos de los elementos que perturban el lugar de trabajo son:
  • Ambigüedad. A menudo puede que veas un futuro incierto.

  • Pérdida de contacto cara a cara. Gracias al Internet, interactúas más y más con personas con las que no has estado y con las que puede que nunca estés. De un modo extraño, esta pérdida de convivencia cara a cara produce enajenación y el sentimiento de estar solo.

  • Territorio desconocido. Debido al Internet y a una globalización sin precedentes, es común que te encuentres en terreno desconocido mientras trabajas con una mezcla de estilos de vida. Te encuentras con culturas, razas y religiones desconocidas, y te preguntas cómo proceder.

  • Presiones cada día. No sólo tienes que entender nuevas culturas, sino también nuevos conceptos, nuevos paquetes de software, nuevas técnicas de marketing, y nuevas formas para seguir siendo competitivo cada día. En el mundo de hoy, poco permanece igual semana tras semana.

  • Nuevos compañeros de trabajo. Siempre tendrás nuevos compañeros de trabajo. Algunos pueden ser menos capaces o menos cooperadores. Otros pueden ser un cambio bienvenido y un soplo de aire fresco.
Además de los factores antes mencionados, causantes de perturbaciones en tu ambiente de trabajo, puedes sentir que estás siendo presionado por las exigencias del trabajo y la necesidad de mantener la apariencia de una vida personal.

Aquí hay 10 consejos que te ayudarán a ser flexible y resistente:
  1. Supera la amargura
  2. Niégate a actuar como una víctima
  3. Controla lo que se puede controlar
  4. Suelta lo que no puedes controlar
  5. Busca el reto
  6. Aprende del proceso
  7. Convierte los conflictos en oportunidades de crecimiento
  8. Convierte los cambios perturbadores en nuevas direcciones
  9. Renueva tu compromiso con los resultados finales
  10. Sé resistente y duro como el diamante