Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


¿Qué tan importantes son tus valores?

por Philip Humbert

Un tema central de muchos programas de desarrollo personal para determinar objetivos es la importancia de construir tu vida alrededor de tus valores fundamentales. Todo programa realmente eficiente para establecer metas que haya visto, inicia con la pregunta: "¿Qué es importante para ti?"

Pero dicho esto y considerando la importancia de conocer los valores fundamentales en mi vida, confieso que nunca he tenido esto muy claro en mí. Parece obvio, evidente y maravilloso empezar por el "Panorama General". ¿Cuáles son los valores fundamentales y los resultados más importantes que deseas conseguir en tu vida? ¿Cuáles son las cosas en las que crees, las cosas que (literalmente) te importan en la vida?

Una vez que tengas claras las "Grandes Piezas", sepáralas en metas y tareas que se puedan implementar. Luego, por supuesto, tienes que hacer el trabajo cotidiano. Pero de todos modos tenemos que trabajar duro y sin duda tiene más sentido trabajar en cosas que son importantes (y conducen a resultados importantes) en lugar de hacer trabajo sin sentido para ganarnos la quincena. Todo esto es bastante obvio, ¡¿verdad?!

Me queda clara esta lógica, pero el detalle está aquí: mi cerebro prefiere una forma más concreta de ver las cosas, en lugar del método "filosófico" de identificar los valores. Soy muy bueno para aplicar soluciones prácticas a problemas específicos, en cuanto a mí, y para aconsejar a otros; estrategias, tácticas y soluciones a desafíos como: evitar el endeudamiento, crear un negocio, integrar a una familia o jubilarse anticipadamente. Todo esto me parece claro y directo. Yo puedo hacer eso. Tiene sentido. Es divertido y, lo más importante, consigo resultados.

Pero, me pregunto: ¿Por qué estas cosas son importantes? Y a menudo vuelvo a caer en el solipsismo de Amelia Earhart: "Quiero hacerlo, porque quiero hacerlo".

Y, en cierto sentido, esa puede ser la respuesta que realmente necesitamos. Después de todo, ¿por qué la libertad es tan vital para una persona mientras que para otra el éxito es un valor clave? ¿Por qué la integridad es un valor primordial para algunos, mientras que la generosidad, la paz mental o la salud son más importantes para otros? Estas son cosas muy personales.

Si tener claros tus valores, propósito o visión, te parece de vital importancia, ¡entonces invierte en ello el tiempo, energía y trabajo que necesites para hacerlo! ¡Trabajar con empeño en un proyecto cuando tienes reservas acerca de su importancia es muy difícil! ¿Por qué iba alguien a trabajar duro en algo de lo que no está convencido o que no tiene un significado más allá de cobrar un sueldo? ¡No gastes tu vida de esa forma! ¡Decide lo que es más importante para ti, y hazlo!

Pregúntate: ¿Cuáles son mis valores principales? ¿Qué es importante para mí? ¿En qué creo? ¿Qué tiene significado e importancia para mí? Y, ¿estas cosas se reflejan en mis metas y mi trabajo diario?

Muchas personas han descubierto que una vez que responden a estas preguntas indispensables acerca de sus valores fundamentales, todo lo demás cae en su lugar. ¡De pronto, fijar objetivos y establecer prioridades diarias se vuelve fácil! Tienes más energía, más entusiasmo y poder, porque tu trabajo tiene un significado y un propósito. Te animo a hacer lo que sea, leer revistas, asistir a seminarios o retiros, meditar, orar o recibir orientación, lo que sea necesario para encontrar las respuestas.

Pero algunos de nosotros parecemos estar conectados de manera diferente. Hay algo confuso o vago, idealista o de otro mundo acerca de este enfoque en los valores. Sólo queremos hacer el trabajo. No vamos a violar la ley, nuestra ética o la moral, pero definir nuestros valores nos distrae y retrasa la realización de nuestro trabajo. Queremos una tarea con resultados claramente definidos que parecezca importante o interesante o que nos desafíe —"Quiero hacerlo, porque quiero hacerlo"—, y ponernos a hacerlo.

Sea cual sea tu forma de ser, ¡está bien! ¡Acéptate, hónrate, y sé tú mismo! Si contar con una clara declaración de tus valores fundamentales es importante para ti, tómate tu tiempo para hacerlo. Define tus valores para empezar, sin importar lo que necesites. Pero si tú eres lo que yo llamo un "ingeniero", acéptalo. Define la meta, asegúrate de estar motivado, y ponte a trabajar. Define las tareas, fija el curso y vé a por ello.

Como dice la famosa frase de Joseph Campbell, la clave es "seguir a tu felicidad." Organiza tu vida y tu trabajo de forma que tenga sentido, que funcione para ti, y consigue los resultados que deseas. Mientras lo hagas de manera justa, ética y legal. ¡Para mí, eso es un camino exitoso! ¡A por ello!