Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Diferentes maneras de ver tu vida

por Gary Bate

Parece que muchas personas están preocupadas por sus relaciones en estos días. Estar satisfechos parece algo difícil conseguir. Preguntarse la verdadera razón por la que uno está con una persona es una gran pregunta para comprenderse a uno mismo.

Parece que la mayoría de la gente se conformaría si encuentra a su alma gemela, ya sabes, aquel o aquella que se ajusta a esa larga lista de expectativas que tienes. El problema es que la mayoría de las personas con tantas expectativas ni siquiera cumplen sus propias expectativas. ¿Realmente podemos esperar de otro lo que necesitamos para nuestra propia realización? Muchas veces he escuchado a la gente decir lo infelices que son con su pareja y observo que se trata de un reflejo de lo infelices que están consigo mismos.

Muchos de nosotros hemos establecido una relación basada en el "buen sexo", sólo para descubrir después que la presencia del otro no es lo que nos gustaría que fuera. Y, por supuesto, el sexo no es sólo sexo. El poder que uno siente en la conquista y el poder de seducir pueden ser factores motivadores que pueden funcionar de una o de ambas maneras. Así que tratamos de cambiar de amantes para cumplir con nuestras expectativas, pero nunca llega nada mejor. Encontramos que las parejas sexuales se intercambian con demasiada frecuencia o que las necesidades sexuales se satisfacen fuera de la relación.

Tenemos que poner menos énfasis en el sexo en nuestras vidas, aunque es difícil porque se nos presiona todos los días en los medios de comunicación. En consecuencia, establecemos relaciones a causa de ello y tenemos hijos a causa de ello. ¡Luego destruimos nuestras relaciones y nuestras familias a causa de ello! ¿Cómo pueden entender los niños inocentes algo que nunca han experimentado en esta vida? Sacrificamos todo por una sustancia química que nos golpea el cuerpo durante unos cuantos segundos. Así es lo ciegos y emocionalmente adictos que somos. Tengamos todos una perspectiva más elevada y convirtámonos en seres nobles a partir de ahora...

Por lo general, cuando hemos cultivado esta conexión esencial, es más fácil ver o sentir lo que se requiere en una situación. Sentimos nuestro propio poder con mayor facilidad para mantenernos firmes de cara a opiniones o fuerzas en conflicto. Podemos mantener una perspectiva que atienda la situación y se empiece a mover de alguna manera creativa y positiva.

Podemos justificar cualquier cosa con nuestra mente analítica, ¿pero lo siente correcto nuestro ser más profundo? En otras palabras, tenemos la posibilidad de elegir entre ser una persona necesitada y actuar para satisfacer nuestras necesidades, o podemos tomar el camino del dominio de uno mismo y eliminar las necesidades.

Nuestro pasado (memorias y fantasías) está siempre en la mente y, por tanto, siempre existe la increíble tentación de permanecer ahí: atascados en el pasado. Se necesita una mente superconsciente para mantenernos fuera de sus garras y así poder vivir en el momento del AHORA. Es por eso que el camino espiritual del dominio de sí mismo es un viaje consciente; poco a poco, cada vez más consciente, hasta finalmente ser superconsciente. Es tan cercano como el aliento, pero lamentablemente también lo es el pasado, y es difícil escapar de esa realidad. Estar siempre alerta y elegir lo nuevo en vez de lo conocido, es el camino a seguir.

En nuestras relaciones tenemos que diferenciar entre lo que es fantasía y lo que es real, porque la fantasía muchas veces nos ciega de lo que nos está mirando a la cara.

Cada problema percibido (historia emocional) es una oportunidad para la auto-maestría. Siempre existe el argumento de "¿por qué debo negarme placer a mí mismo cuando me gusta tanto?" Y la respuesta es siempre la misma: "porque lo has hecho miles de veces y tu Alma está hambrienta de vivir nuevas experiencias para desarrollarse".

Se trata sin duda de que cualquier persona consciente quiera una relación con alguien con quien pueda tener intimidad tanto a nivel físico como espiritual. No hay nada que entusiasme más a una persona espiritual que una conversación profunda e íntima. Si uno tiene esto y también fluye en la cama, se establece una 'Unión Espiritual'. En ausencia de ello, en primer lugar uno debe buscar en sí mismo para superar cualquier carencia.

Nada es perfecto y nunca lo será porque los motores del crecimiento operan con el combustible de la imperfección. Nunca se debe desear una vida cómoda, ya que es la adversidad de la vida la que te hace crecer. Hay muchas maneras diferentes de ver las cosas en tu vida. Todo es una cuestión de perspectiva, que por supuesto es un asunto relacionado con tu nivel mental.

Hay muchos 'buscadores' viajando por el mundo en busca de aquel que tenga la respuesta para la 'paz'. Obviamente, la paz mundial sólo podrá suceder cuando tengamos paz en los corazones y las mentes de los hombres. Así que es una cosa individual. El macrocosmos sólo cambia cuando el microcosmos lo hace.

Sólo tenemos la paz de la mente cuando todos nuestros asuntos han sido atendidos, lo que significa que hemos convertido todas nuestras emociones en sabiduría. Y la única manera de hacerlo es embarcarnos en el viaje introspectivo de la auto-maestría.

Sucede lo mismo con la 'verdad'. Hay un elemento de verdad en todo y en un amplio sentido nada es la verdad. ¿Cómo podemos conocer la verdad más sublime y sutil si no nos dominamos a nosotros mismos?

He escuchado predicar a muchos hombres sabios llamados gurús que todos debemos estar agradecidos por el aliento como si sólo estar vivos fuera suficiente. He pensado mucho en esto y en consecuencia no estoy plenamente de acuerdo con ellos. Hay millones de personas que se ven en apuros para sobrevivir cada día. Pasan días sin probar una comida decente, sin embargo traen al mundo otras almas a vivir la misma miseria. ¡El argumento de que un alma nace en condiciones tan duras porque el alma tiene algo que aprender ya no me convence!

Hay algo fundamentalmente equivocado en este sistema de auto-regulación para purgar el alma, porque las almas se hacen pedazos aquí. El condicionamiento mental es muy pesado y las condiciones de vida son muy desfavorables para la mayoría. La iluminación no la puede alcanzar una mente que está totalmente centrada en la supervivencia.

En mi opinión, la alegría sólo puede suceder si se tiene un propósito en la vida, y que ese propósito engrandezca el alma. Por ejemplo, si tan sólo le sirves un plato de sopa a las personas sin hogar y tu alma se regocija en ello, entonces síguelo haciéndolo hasta que tu alma adquiera la sabiduría de esa experiencia. Del mismo modo, si tienes un propósito en la vida que los demás perciben importante o te hace sentir importante, pero que se ha convertido en una monótona tarea repetitiva y aburrida, entonces te sugiero que profundices un poco más y planees una estrategia para hacer otra cosa que te motive.

La vida no se trata de hacer dinero y acumular riqueza, sino de un propósito auto-creado y vivir con esa satisfacción. Lo que nos define es cómo elegimos vivir nuestras vidas y las contribuciones propositivas que hagamos.

Si todos somos iguales en constitución, entonces todos podemos aspirar a ser iguales que los Grandes, pero es la plena realización personal de este hecho lo que realmente nos define. De la misma manera que un cambio de actitud lo pone a uno en una nueva línea del tiempo, los momentos decisivos son el resultado de las elecciones que tomamos; nada más y nada menos. Podemos definirnos por la imagen que representamos ante la sociedad o por una acción que tomamos para redimir una adicción física, pero el camino a la grandeza es cuando lo damos todo. ¿Realmente podemos negar nuestras historias emocionales en favor de nuestro ser más profundo? Difíciles decisiones, ¡pero no imposibles! Los Grandes lo hicieron.