Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


¿Más de 40 y despedido?

por Craig Nathanson

Estos son los pasos que debes realizar:

No hagas nada
¡Probablemente no sea el primer consejo que esperabas que te diera! Cuando nos han despedido, la gama de emociones que sentimos puede ser abrumadora. Te conviertes en tu peor crítico y empiezas a considerar todas las razones por las que perdiste el trabajo. En casa, escuchas más de esto por parte de los miembros de tu familia, aunque quizás no de manera tan directa.

Uno se siente fracasado. Tu autoestima ha recibido un golpe, y te sientes deprimido y un poco perdido. Te enojas y no estás seguro de qué hacer al respecto. Te apresuras a buscar un nuevo empleo e inicias una actividad frenética para encontrarlo.

Detente: mal enfoque
Por el contrario, tómate un tiempo para reflexionar. Es probable que ni siquiera te gustara ese trabajo o lo que hacías en él. En el fondo, estás un poco emocionado por haberte liberado de la prisión del empleo, a pesar de que no lo admitas delante de nadie en estos momentos.

Esta es la ocasión para tomarte unos días o tal vez un par de semanas. No hagas nada durante este tiempo, excepto pensar profundamente acerca de lo que quieres en tu vida y las actividades que te producen mayor alegría. Este es un tiempo para pensar seriamente en lo que eres y en la contribución que desea realizar. No pierdas esta oportunidad.

Olvídate del dinero
Claro, tus preocupaciones inmediatas probablemente girarán en torno a la forma de resolver tus pagos del mes que viene. Lo ideal es que aproveches tus recursos para ganar tiempo. Después de los 40 años necesitamos más tiempo que dinero. Probablemente no haya nada que puedas hacer en las próximas dos semanas que hará una diferencia en el corto plazo. En su lugar, trabaja en tu currículum y haz un plan financiero para resolver los próximos 1-3 meses.

Esta es una oportunidad única en tu vida para invertir realmente en tiempo para pensar. ¿Qué trabajo debe surgir ahora? Ninguna descripción externa de tus funciones lo hará mejor que tú. Eso debe venir de ti. ¿Donde deseas hacer la mayor contribución al mundo ahora mismo? ¿Por qué eso es importante para ti? Esa es la pregunta más importante que debes responder sobre tu vida y la razón de que estés en este mundo.

Capacítate
Una vez definido lo que realmente te apasiona, es momento de capacitarte. ¿Quién hace el trabajo que deseas hacer? Lee todo lo que puedas. Cuanto más leas, más inspirado estarás. Con el tiempo, podrás optar por iniciar algún tipo de educación formal, pero por ahora simplemente recopila datos suficientes para ayudarte a sentirte bien acerca de tu elección de trabajo.

Cuando trabajas en y aprendes acerca de lo que te gusta, y lo que realmente te interesa, no serás capaz de distinguir la diferencia entre trabajo y juego. Pronto, tu vocación se convertirá en unas vacaciones para toda la vida. En cambio, la mayoría de nosotros sólo trabaja en puestos de trabajo. La diferencia entre nuestro trabajo y el resto de nuestras vidas es muy clara. ¡Tu vida puede ser mejor que eso!

Destaca tus habilidades
Si decides trabajar para ti o para otros, el proceso debe ser el mismo. ¿Cuáles son exactamente tus mejores dones, y qué es lo que más te gusta? ¿Qué tipo de servicios o productos se pueden crear y vender a los demás con tus dones? ¿Cuáles son las características y beneficios de lo que vas a ofrecer? ¿Cuál es el nicho de audiencia perfecta para ti y tus productos y servicios?

Digamos, por ejemplo, que te gusta diseñar obras de arte. Así que piensas, "¿Quién va a comprar lo que me gusta hacer?" Piensas un poco más y te das cuenta que podrías diseñar menús que atraigan gente a los restaurantes. Tus menús especiales cuentan con los ingredientes y comentarios de los clientes. Los dueños de restaurantes se benefician de que los clientes aprendan más acerca de sus platillos y lo que tienen que ofrecer. Luego aparece otro pensamiento: podrías escribir un boletín de noticias, con tu marca, dirigido a los dueños de restaurantes, ¡dándoles consejos sobre la manera de distinguir sus restaurantes!

Decides llamarle a este negocio "menús creativos". Estás en marcha. Esta misma lógica funciona si te gusta ayudar a los animales o diseñar software. La razón por la que estamos viendo hoy en día tantos despidos en las empresas es que la mayoría de las organizaciones no saben cómo desarrollar el pensamiento empresarial o inducir la creatividad entre sus colaboradores.

Haz un plan
Escribe la visión de tu día profesional perfecto. Sin esta visión, no tendrás ninguna motivación para seguir adelante. La mayoría de la gente no cambia nada en su vida hasta que el dolor por no cambiar es mayor que la incomodidad inicial asociada con el cambio.

La mayoría de las personas busca trabajo de una manera ilógica. ¡Los buscan! La mayoría de los trabajos no fueron diseñados para ti, en primer lugar. Pasas los días y los meses relacionándote con la esperanza de que un trabajo vendrá a ti. El trabajo es probable que llegue a nosotros con el tiempo, pero pronto se parecerá a la cárcel del último trabajo en que estuvimos. Hay una fuerte tendencia a volver a lo que hacíamos antes sólo porque nos resultaba familiar y porque éramos buenos en ello. Después de los 40 se vuelve crítico evitar esa trampa.

En primer lugar define un plan y los pasos para crear lo que quieres. Entonces sabrás dónde buscar y cómo comenzar a construir exactamente lo que sería perfecto para ti.

¿Despedido recientemente?
¡Felicidades! Tienes la oportunidad única –que quizás sólo te pase una vez en la vida– de llegar a conocerte mejor y hacerte mejores preguntas sobre ti mismo. Ten cuidado con lo que pides, porque el trabajo que elijas hacer puede determinar el tipo de persona en la que te convertirás.