Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Cómo salir de la rutina

por Joel Howard

"¿Cómo salir de la rutina? ¿Volver a apasionarte con tu trabajo? ¿Levantarte en las mañanas para iniciar tu día? ¿Te lo has preguntado?" "A un amigo le sucede a menudo. Y hace que se sienta miserable. Se siente inútil y culpable, porque tiende a desperdiciar su día. El único modo en que puede volver a involucrarse es cuando emprende un nuevo proyecto. Pero algunas veces le toma mucho tiempo."

¿Qué te parece la experiencia que describí?

Te levantas cansado y desmotivado. Te disgusta el trabajo. Cualquier cosa parece más interesante que lo que tienes que hacer.

La sensación puede pasar en unas horas o puede durar varios días, incluso semanas. Es absolutamente improductivo y completamente innecesario.

Te enseñaré como hacer que desaparezca esta sensación en tu vida en un momento. Pero antes hablemos un poco acerca de lo que ocasionalmente te hace caer en la rutina.

La razón por la que ocasionalmente sientes que tu trabajo no tiene significado, es porque no lo tiene.

Lo mismo sucede con tu vida. El universo es --lamento decirlo-- vacío, no un reino mágico creado para tu diversión personal.

El significado --y la pasión que lo acompaña-- no es algo que existe fuera de ti. Viene de adentro. Sólo tú lo puedes crear. En el momento que lo dejas de crear, desaparece.

La sensación de malestar que se produce cuando caes en la rutina es una baja de energía. Energía que has estado creando todo el tiempo.

Está bien... tal vez no me lo creas. Un universo sin significado puede que contradiga tus creencias. Pero no importa, porque lo que voy a decirte funcionará sin importar la causa o el efecto en ello.

Permíteme empezar diciéndote que si te sientes mal, es porque probablemente estés haciendo algo / alguien / en un lugar, mal.

Deberías estar haciendo lo que quieres hacer... Con quien lo quieres hacer... Donde lo quieres hacer

Si tienes un trabajo que no te gusta, pudiera funcionar que cambiaras de quehacer. Lo mismo es cierto para las personas en tu vida. Si estás rodeado de personas que te drenan la energía, despídete de ellos. Lo mismo sucede con el lugar donde vives. ¿Te deprime cada vez que piensas en él? ¿Sueñas con un clima templado y cielos despejados?

Por otro lado, si estás básicamente conforme con tu trabajo / colegas / domicilio, no pierdas tiempo pensando en cambiarlos.

Tres pasos para salir de la rutina

Como ya dije, no existe ninguna razón para estar desanimado. Y aquí las buenas noticias: Dejar de estar desanimado es relativamente fácil de conseguir.

Paso 1. Reconoce que estás bajo de energía... y energía es lo que te hace falta. Imagina que hay un indicador de motivación en tu cerebro. El indicador contiene docenas de fusibles, cada uno conductor de energía. Cuando hay una baja quiere decir que varios de ellos se han fundido.

Los fusibles fundidos --cualquier variedad de pensamientos negativos, autocrítica, o ideas limitantes-- deben removerse antes de ser reemplazados por unos nuevos.

Para remover tus fusibles fundidos:
  • Reconoce que tu desánimo se te pasará. (Ya se te pasó antes, ¿verdad?)

  • Trata de no estar enojado contigo mismo. (Después de todo, esto es fundamentalmente un problema bioquímico).

  • Recuerda lo afortunado que eres. (Piensa en Michael Jackson).

  • Si estás preocupado por un problema en particular, piensa en el peor resultado e imagina cómo lo superarás. Esto neutralizará la ansiedad.
Paso 2. Haz algo --lo que sea-- que te anime un poco. La idea es pensar / decir / hacer las cosas que sabes que te animan aunque sea un poco. Algunas cosas que funcionan para mi puede que funcionen para ti. Prueba esto:
  • Pon música a buen volumen.

  • Baila. (Asegúrate de que nadie esté mirando).

  • Si no te animas a bailar, haz algunos ejercicios locos. Brinca desaforado. (Esto también hazlo en privado).

  • Ponte enfrente de un espejo y sonríe. Sonríe cien veces. ¿Sabías que el acto de sonreír libera endorfinas? No creerás lo bien que esto te hace sentir hasta que lo pruebes. Hazlo.
Si haces esto... y logras deshacerte de tus fusibles fundidos... estarás listo para el paso 3 (que es la clave de todo el proceso).

Paso 3. Completa una tarea; algo útil que tenga valor para ti.

La clave es tener una lista de tareas significativas que necesites hacer. Si eres una persona ocupada esto no será un problema. La tarea que hayas escogido en tu lista debe ser de corto alcance. Debes poderla hacer en unas cuantas horas.

Puedo imaginar lo que incluyes en tu lista. La mía incluye escribir algo (como un cuento, una escena para una película, o un ensayo para el proyecto en que estoy involucrado). También puede haber cosas más mundanas (como reemplazar el foco que ha estado fundido desde hace seis meses).

Recuerda que la tarea debe ser importante --para ti-- y debes hacerla bien. Si lo es y la haces, estarás animado en el momento en que la concluyas.

Este proceso de tres pasos funciona siempre. Deshacerte del desánimo está relacionado con olvidarte de los problemas que están drenando tu energía e involucrarte en un buen trabajo vigorizante.

Una cosa más: Cuando veas venir el desánimo, no lo ignores. Actúa inmediatamente.

¿Por qué permitirte caer en la desesperación?

El desánimo es como los dolores de cabeza. Son terribles, pero se presentan poco a poco. Si los atiendes desde el principio, cuando apenas están empezando, los puedes aliviar. Si esperas demasiado, vas a sufrir.

Así que en el momento en que te sientas triste, nervioso o apático, reconoce esos sentimientos como síntomas del inicio de tu desánimo e inicia la cura de tres pasos que te acabo de recetar.