Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


¿Cuál es la diferencia entre un trabajo y una vocación?

por Craig Nathanson

Parece que todo son malas noticias en estos días. Se están perdiendo puestos de trabajo, peligran las jubilaciones para millones y no se ve donde acabará esto. Pero esas son buenas noticias para los mayores de 40. A veces necesitamos que haya una crisis para finalmente hacer cambios positivos en nuestras vidas. Cuando se trata de cambiar de trabajo, la crisis puede ser por un despido, una calamidad financiera, un divorcio o una enfermedad.

Después de los 40 años, tú no quieres o necesitas SÓLO un trabajo. Después de los 40 aún te sientes joven y lleno de esperanza. ¡Si tan solo pudieras saber qué hacer con el resto de tu vida!

La buena noticia es que puedes empezar a crear una segunda parte de tu vida más satisfactoria. Una que tenga más sentido y contribuya más con la sociedad y con aquellos que son importantes para ti. Hay tantos desafíos en todo el mundo y en tu propia comunidad, donde tus peculiares capacidades le significan mucho a los demás. Si sólo pudieras resolver cómo hacerlo...

El primer paso para vivir tu trabajo de una manera auténticamente apasionada es entender la diferencia entre un trabajo y una vocación que dura toda la vida.

¿Qué es un trabajo?
  • No te gusta, y mucho menos lo amas, pero lo haces porque tienes que hacerlo.
  • Un trabajo conduce a otra cosa, por lo general otro trabajo.
  • Un trabajo hace evaluaciones de desempeño, promociones, y aumentos de sueldo en los que siempre estás pensando.
  • Un trabajo suele tener días libres y vacaciones.
  • Un trabajo tiene una descripción definida de obligaciones, por lo general escrita por otra persona.
  • En un trabajo te compararán con otros y tus índices de desempeño contra los de ellos.
  • En un trabajo vas a competir y no tienes mucho ánimo de colaborar.
  • En un puesto de trabajo tendrás un título.
  • Un trabajo te dará horarios de trabajo pre-definidos y un salario establecido.
  • Hay muchos factores externos que influyen en la naturaleza de tu trabajo, de los cuales en su mayoría no tienes control.
  • Un trabajo tiene muchas actividades que no añaden valor, como los mensajes de correo electrónico y reuniones innecesarias.
  • Un trabajo no siempre se alinea con tus valores personales.
  • El entorno en el que se lleva a cabo un trabajo hace que sea difícil que haya equilibrio en tu vida.
  • Puedes jubilarte de un trabajo.
  • Puedes dejar un trabajo.
  • Puede ausentarte de un trabajo por estar enfermo.
  • Los domingos, empiezas a preocuparte por tener que volver a tu trabajo el lunes.
  • El lunes es el peor día de la semana y el viernes es el mejor, cuando tienes un trabajo.
  • Cuando tienes un trabajo, esperas que lleguen los días libres.
  • Necesitas la aprobación de los demás.
  • No estás contento la mayor parte del tiempo.
  • Te pagan por hacer un trabajo que ni es difícil, ni utiliza las habilidades que más te gusta emplear.
  • Ahorras dinero para la jubilación.
  • Tu suegra está orgullosa de ti, y se jacta de tu puesto de trabajo ante los amigos y familiares.
  • Antes de los 40, un puesto de trabajo es bueno e importante para construir un yo, una identidad propia, y un sentido del lugar que ocupas en el mundo.
  • Después de los 40, un trabajo es un desperdicio de tu vida.
¿Qué es una vocación?
  • Tu vocación significa hacer un trabajo que se adapta a ti a la perfección.
  • Tu vocación significa hacer un trabajo que dura toda la vida.
  • Nunca te retirarás de tu vocación.
  • Nunca tendrás que ahorrar dinero para tu jubilación.
  • Una vocación significa hacer trabajo auténtico.
  • Disfrutas tu fin de semana y estás inquieto cuando te vas a dormir el domingo porque no puedes esperar a que empiece el lunes.
  • El lunes es el mejor día de la semana y el viernes el peor, ¡porque tienes que esperar hasta el lunes para reanudar su trabajo!
  • No tienes que prepararte para el trabajo, es algo natural.
  • No te importa lo que otros piensen.
  • No hay escalafones, evaluaciones de desempeño, o percepciones de los gerentes de qué preocuparte.
  • Tu suegra puede que no esté orgullosa de ti.
  • Nunca estarás nervioso por tu trabajo, o preocupado por el fracaso.
  • Tú creas tu propio camino de desarrollo.
  • Ya no es necesaria la aprobación de los demás.
  • A menudo te pellizcas y te preguntas si estás soñando.
  • Te sientes feliz todo el tiempo.
  • Tus valores personales están alineados con tu trabajo.
  • Tu trabajo es una expresión natural de ti mismo.
  • Planeas tu día de trabajo y lo que haces.
  • Te pagan por utilizar tus dones naturales.
  • Haces que el trabajo desafiante esté a la altura de tus intereses y tus mayores habilidades.
  • Uno nunca quiere abandonar o retirarse de su vocación.
  • Esperas con gusto cada reunión y correo electrónico.
  • Te sientes más joven y más creativo, y aprecias tu vida.
  • Tu vocación siempre se siente como estar de vacaciones.
Las personas ahora viven más tiempo. Después de los 40 o 50, todavía les quedan unos 30 o 40 años de vida productiva. Existe el peligro de que pierdas la mejor parte de tu vida si tu trabajo no está alineado con lo que es más importante para ti.

Con una tasa de divorcios tan alta, ¿para qué añadirle a una relación estable tensiones por hacer un trabajo que odias? Al seguir tu vocación, tus relaciones más cercanas pueden fortalecerse, sobre todo si ambos están realizando sus pasiones. Tu vida sexual también puede mejorar después de los 40 años, debido a que ambos se sienten mejor consigo mismos cuando están ejerciendo su vocación verdadera.

Usualmente tu dieta, condición física y cuidado personal, mejoran cuando estás ejerciendo tu verdadera vocación. ¡Deseas que esta parte de tu vida dure el mayor tiempo posible! ¡Hay una razón por la que vocación y vacación son tan similares!

¿Te parecen suficientes estas razones para que encuentres cuál es tu vocación?