Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La vida es una actividad de tiempo completo

por Charlie Badenhop

Me gustaría compartir con ustedes algunas de las cosas que he aprendido durante las últimas semanas, después de que mi madre falleció.
  1. La vida es una preparación para la muerte
    Cuanto más emocionalmente equilibrado y positivo seas en tu vida cotidiana, más pacífico tenderá a ser tu paso por ella. Si cambias tu manera de vivir, lo más probable es que cambie tu forma de morir.

  2. Nunca es tarde para realmente empezar a vivir
    En otras palabras, nunca es demasiado pronto para prepararte para tu muerte.

  3. Si no tienes amigos y seres queridos, vivirás una vida solitaria, y tendrás una muerte solitaria
    Los amigos y los seres queridos son como un jardín de hermosas flores. Para que tus relaciones florezcan necesitas cultivar y nutrir a los que cuidas, y a aquellos que te cuidan a ti. Es necesario apreciar los aspectos positivos de la gente, en vez de criticar sus defectos.

  4. Sé agradecido por lo que tienes, en vez de quejarte por lo que te falta
    La calidad de tu vida depende de tu capacidad de ser agradecido. Acepta lo que ocurre en tu vida y en tus relaciones, en vez de quejarte.

  5. Sin importar qué, no juegues a "Si hubiera..."
    Una de las maneras más seguras de deprimirte, es sentarte y decir "Mi vida podría haber sido mucho mejor, si sólo hubiera hecho "X" o "Y". Reconsiderar tu vida sólo te conducirá a la infelicidad.

  6. No permitas que los errores que has cometido definan tu vida
    ¿Conoces a alguien que haya pasado por la vida sin cometer errores? No lo creo. Los errores que has cometido no definen quién eres. Más bien, es la forma en que has reaccionado a los errores que has cometido lo que define quién eres. Necesitas aprender de tus errores, en lugar de seguirlos cometiendo.

  7. "Una vez un hombre, dos veces un niño"
    Es una frase común entre aquellos que cuidan de los ancianos. No es sorprendente que a muchos más hombres que mujeres les dé rabia y se sientan frustrados cuando pierden su capacidad para pensar con claridad y cuidar de sí mismos. La vejez a menudo implica un regreso a la infancia. Si tienes la suerte de tener a alguien que te cuide, agradece la atención y pide ayuda, en lugar de enojarte, frustrarte o deprimirte cuando has perdido tus capacidades. En algún momento de tu segunda infancia puede ser que tengas que usar pañales de nuevo. ¡Los bebés no sienten vergüenza, tú tampoco la debes sentir!

  8. ¡Cada día que vives es un milagro!
    Si todavía no te has dado cuenta de esto... Sostén a un bebé en tus brazos; observa a los niños pequeños jugando; mira de cerca una hermosa flor; ayuda a una persona mayor a atravesar la calle; sonríe a quien te sirve en una tienda, y dále las gracias.
Durante la siguiente semana, asegúrate de decirle al menos a diez personas lo agradecido que estás de tenerlas en tu vida.