Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


2012: Tiempo y profecía en el mundo mesoamericano

por Liza Palm

Cada año, en la Universidad de Texas en Austin, se reúnen especialistas de la cultura maya de diversos países para compartir los más recientes hallazgos arqueológicos y las nuevas lecturas jeroglíficas e iconográficas.

Este año se hizo una excepción, pues el tema del encuentro no fue un hecho, un texto, ni una ciudad del pasado, sino un fenómeno del presente: el 2012 y los movimientos que han surgido alrededor del Calendario Maya.

¿Apocalipsis maya en breve? – Dr. Anthony Aveni

El Dr. Aveni señaló que en la arqueología, la iconografía y la epigrafía no hay señales que hagan suponer que los mayas creyeron que en el 2012 habrá una gran catástrofe o transformación. Ya sea que se trate de monumentos, códices o cerámica, no hay evidencias.

En respuesta a las aseveraciones que circulan en diversos medios, como astrónomo asegura que en la actualidad no se está registrando un aumento de la actividad solar, la máxima ocurrió en 1958; que la alineación de los planetas es algo recurrente y natural; que la alineación con el centro galáctico no es inusual; que cualquier fecha en alineación solsticial con el centro galáctico dura aproximadamente cien años, y que éste se encuentra a 277,000 billones de kilómetros de nuestro Sol, por lo que a la velocidad de la luz, la mitad del viaje desde el centro de la galaxia hasta la Tierra, tomaría el lapso que ha transcurrido desde la construcción de las pirámides egipcias hasta el presente; no es instantáneo.

También afirmó que actualmente no se registran más terremotos que hace cuarenta o cincuenta años.

Por otro lado, hace énfasis en la naturaleza del origen del movimiento del 2012, el cual está asociado con la cultura de los Estados Unidos, en donde abundan las sectas de corte apocalíptico que aguardan un inminente fin del mundo (algunas desde hace siglos). Entre otros ejemplos (años 2000, 1000), en 1843 se pronunciaron diversas profecías catastrofistas. Esta tendencia que cultiva la creencia de un "final de los tiempos" ha sido muy popular tanto en el pasado como en el presente, especialmente en Estados Unidos, país desde donde emerge el movimiento del 2012.

Para el año 2000, se emitieron trece profecías de destrucción.

Profecías y lucro: el movimiento New Age y el 2012 – Dra. Kathryn Reese-Taylor

La doctora Reese-Taylor abordó el fenómeno del 2012 desde que surgió a partir de los años 80 el siglo pasado, en que tomó auge el movimiento de la Nueva Era. Explicó cómo desde los primeros viajeros que exploraron los vestigios de las antiguas ciudades, hasta nuestros días, el pueblo maya y sus antiguas creaciones han cautivado la imaginación del público. Se les ha asociado con la Atlántida, los extraterrestres y otros seres supuestamente superiores, ideas que se han transmitido a través de películas, libros y personajes.

En Internet abundan los sitios relacionados con la cultura maya y sus calendarios, la mayoría de ellos bien intencionados pero muy mal informados, aunque también abunda la charlatanería.

Las profecías del 2012 se han vuelto un gran negocio. Desde libros y documentales, a cursos y talleres de supervivencia, este fenómeno ha sido bien aprovechado por los comerciantes de la Nueva Era. Se han publicado alrededor de 32,000 libros que llevan en su título el 2012, la mayoría de los cuales son buena muestra de cómo hacer negocios.

La película 2012 ocupa el trigésimo cuarto lugar en los éxitos de taquilla.

La penetración de esta desinformación ha sido tal que ha permeado en algunas comunidades mayas, y así, algunos mayas han incorporado en su cosmovisión conceptos ajenos. Por su parte, muchos otros desean que ya termine el interés así como las especulaciones.

Una historia del 2012: Mayanismo, la Nueva Era y las consecuencias involuntarias de la investigación bien intencionada – Dr. John W. Hoopes

El Dr. Hoopes  presentó una mirada retrospectiva de las interpretaciones que se han hecho en relación a los mayas, desde las explicaciones de los primeros exploradores que sembraron ideas y suposiciones –que si se trataba de alguna de las tribus perdidas de Israel o sobrevivientes de la Atlántida–, mismas que fueron modificadas o ampliadas por otros autores, hasta el siglo XX, en que surge el movimiento de la Nueva Era y aparecen autores como Waters, Calleman, Jenkins y José Argüelles, quien da inicio al fenómeno alrededor del 2012 y crea una organización centrada en su propia versión del calendario maya.

Para el Dr. Hoopes, el fenómeno del 2012 es en esencia similar a otros fenómenos religiosos en cuanto a origen, potencial y objetivos.

Afirma que es común que algunos grupos se apropien de los símbolos y los conceptos de una cultura y un tiempo distintos. Un ejemplo es la suástica, símbolo empleado en la antigua cultura hindú, reutilizado por Hitler y hoy en día también por otros.

En 1940, en un libro de M. E. Ryan titulado The House of Dawn, se usó por primera vez la imagen de una mariposa que aparece en el códice Magliabecchiano como representación de Hunab Ku. Este concepto de un dios único fue desarrollado por los españoles a su llegada para catequizar a los mayas; en el mismo libro aparece también la suástica.

Actualmente, ambos, concepto –Hunab Ku– e imagen –mariposa–, forman parte de las creencias que se tienen de lo maya, sin que lo sean.

Por su parte, Domingo Martínez Paredes, un estudioso yucateco, en los años 50 reutilizó el nombre de Hunab Ku e introdujo el concepto de In lak'ech, el cual según las nuevas versiones significa "Yo soy tú (o tu otro tú)" y se publicita como el saludo que usan los mayas, pero que en realidad, como Hunab Ku, es también ajeno a los mayas.

El primer autor que menciona la idea de un gran ciclo maya de 13 baktunes fue M. W. Makemson en su libro The Book of the Jaguar Priest publicado en 1951.

Förstemann originó la interpretación de una imagen en el códice Dresde como la destrucción del mundo, sin que se pueda sustentar; puede tratarse sólo del pronóstico de lluvias, así como se anuncian sequías en el mismo códice.

Michael Coe, uno de los más grandes mayistas, pero influenciado por sus propias convicciones religiosas, fue el primero en relacionar el supuesto fin del calendario maya con un Apocalipsis. A él se sumaron incontables investigadores. Por otro lado y para explicar la apropiación que de lo maya hace el movimiento de la Nueva Era, el Dr. Hoopes comentó que es común que elementos originales de una cultura sean exportados a otras, para posteriormente regresar revalorados y ser nuevamente absorbidos o replanteados. A este mecanismo se le conoce como "hermeneutic feedback loop" o "Pizza effect". Esto también explica la apropiación del 2012 por parte de algunos mayas modernos.

Concluyó diciendo que el fenómeno del 2012 confirma que "la ideología es más poderosa que la realidad".

Eones de simetría: Reflexiones sobre la estructura de tiempo profundo del calendario maya – Dr. David Stuart

El Dr. Stuart señaló que la idea del fin del calendario maya se debería de considerar como un viejo fósil.

Durante la primera mitad del siglo XX se dieron muchas contradicciones respecto a los calendarios mayas. Thompson en 1950, por ejemplo, aseveró que el calendario-tiempo era concebido sin un fin y sin un principio.

Para el Dr. Stuart, al intentar desentrañar el calendario maya, se proyecta una manera occidental de comprensión. La historia registrada es lineal, un día después del otro. Para los antiguos mayas el tiempo encerraba conceptos mucho más amplios y de carácter cíclico. Lo que los dioses realizaron al inicio de la creación según sus mitos, sentó los principios que guiaron a los reyes y gobernantes. El vestuario de los reyes estaba cargado de simbolismos relacionados con la creación.

El mejor lugar para ver el Tiempo Profundo de los mayas es Palenque. En el Templo de la Cruz, el panel izquierdo trata de mitología, derecho, historia dinástica y tiempo histórico; simétricamente, uno reflejando al otro; antes del tiempo contemporáneo.

El Baktun 13 es una manera truncada de expresar la Cuenta Larga conformada por veinte posiciones superiores cerradas en 13 (la llama la "Gran Cuenta Larga"). Si se convierten en números arábigos, los veinte ciclos de tiempo arriba que están acompañados del numeral trece, como en la Estela 1 Cobá, se trataría de 10,474,722,357,894,736,842,105,263,058,000 días.

En relación al 2012, el Dr. Stuart asevera que no hay un ciclo de sólo 13 Baktunes pues se sabe que hay un Baktun 14, hasta 20, como lo señala el texto en el Templo de las Inscripciones en Palenque.

El único monumento maya donde se ha encontrado una mención a la próxima llegada del Baktun 13 en 2012 es en Tortuguero, un sitio secundario en el actual estado de Tabasco. Una parte de los jeroglíficos en esta estela están erosionados pero se puede aseverar que se trata de un monumento para celebrar la dedicación del templo con el que está asociado. La relación con el 2012 se debe a que los constructores desearon vincular su obra a una fecha 4 Ahau (día en el calendario ritual en que según los mitos se dio origen a esta creación).

Los antiguos mayas usaron los números 13 y 20 en una forma que permitía la simetría y el cambio.

Conclusión

Se reconoce que en el origen del fenómeno alrededor del 2012 se hallan aseveraciones de investigadores que pudieron fomentar la confusión, si bien de manera involuntaria.

Se hace patente la urgencia de que científicos y mayistas informen al público sobre la falsedad de las aseveraciones que se hacen sobre el 2012, y evitar así una mayor generación de miedos y expectativas.

Entre los comentarios destacó uno sugiriendo que existe una forma de desprecio hacia los antiguos mayas por parte de quienes dicen valorarlos, pues suponen que no fueron capaces de haber construido por ellos mismos esa cultura y sus ciudades sin la ayuda de seres extraterrestres o extraordinarios.

A manera personal sólo añado que:

Los cambios que deseamos como sociedad no podrán suceder por sí mismos, sino que han de ser promovidos y llevados a cabo por los mismos individuos, en ejercicio de nuestra voluntad, madurez y capacidad.

Para que la transformación sea planetaria, ésta ha de ocurrir primero en lo individual, lo que se reflejará en la calidad de vida de la persona, pareja, familia y sociedad.

La evolución se mide por los logros, no por el tiempo transcurrido.