Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La dirección de la evolución

por John Stewart

Se está produciendo una importante transición evolutiva sobre la tierra. Los individuos están eligiendo dedicar sus vidas a avanzar conscientemente en el proceso evolutivo. Ven que sus vidas son parte importante del gran proceso evolutivo que ha producido el universo y la vida dentro en él. Se dan cuenta que desempeñan un papel significativo en la evolución.

Su redefinición dentro de una perspectiva evolutiva más amplia les está proporcionando significado y dirección a sus vidas. Ya no se consideran individuos aislados, individuos que saben que viven por corto tiempo y después mueren sin relevancia en un universo sin sentido. Saben que si la evolución es continuar realizando su potencial, esto debe ser conducido conscientemente, y es su responsabilidad y destino contribuir con ello.

En el corazón de este despertar evolutivo está la comprensión de que la evolución es direccional. La evolución no es proceso sin objeto ni al azar; se dirige a alguna parte. Éste es un conocimiento muy importante. Una vez que entendamos la dirección de la evolución, podremos identificar dónde estamos situados en la trayectoria evolutiva, descubrir cuáles son los siguientes pasos, y ver lo que significan para nosotros, individual y colectivamente.

¿A dónde se dirige la evolución? Contrariamente a la compresión previa de la evolución, existe una tendencia inequívoca que se dirige a una mayor interdependencia y cooperación entre los procesos vivientes. Si los seres humanos deben ayudar a que avance el proceso evolutivo en este planeta, una tarea muy importante será encontrar maneras más cooperativas de organizarnos.

La tendencia a incrementar la cooperación y la interdependencia también se ilustra en la breve historia de la evolución de la vida en la tierra. Durante billones de años después de la gran explosión (Big Bang), el universo se expandió rápidamente y se diversificó en una multitud de galaxias, estrellas, planetas y otras formas de materia sin vida. La vida que surgió eventualmente en la tierra era infinitesimal, surgida de algunos procesos moleculares. Pero no permaneció a esa escala minúscula por mucho tiempo. En la primera etapa de desarrollo, los grupos cooperativos de procesos moleculares formaron las primeras células simples. Entonces, en un avance significativo, en respuesta a la primera importante crisis de contaminación sobre la tierra, las comunidades de estas células simples formaron células más complejas de escala mucho mayor: eukariotes, o células con un núcleo.

Otra importante transición evolutiva se produjo después de varios millones de años. La evolución encontró cómo organizar los grupos cooperativos de estas células complejas en organismos multi-celulares tales como, insectos, peces y, eventualmente, mamíferos. La escala de los procesos vivos había aumentado otra vez enormemente. Esta tendencia continuó con la aparición de sociedades cooperativas de organismos multi-celulares, incluyendo colonias de hormigas, colmenas, jaurías de lobos y familias de monos. El patrón se repitió con los seres humanos: familias unidas para formar grupos, grupos para formar tribus, tribus unidas para formar comunidades agrícolas, etc. Las organizaciones cooperativas de procesos vivos a gran escala en el planeta ahora constituyen sociedades humanas.

Esta tendencia es el resultado de muchas repeticiones de un proceso en el cual las entidades vivientes formaron cooperativas a una escala más grande. Los grupos cooperativos que se presentaron en cada paso de esta secuencia hicieron que las entidades después formaran grupos cooperativos en el siguiente paso de la secuencia.

Es fácil ver a qué ha conducido esta larga secuencia de la dirección de la evolución en todos los niveles de organización. Los equipos cooperativos unidos por metas comunes tendrán siempre el potencial de ser más exitosos que los individuos aislados. Será igual dondequiera que la vida se presente en el universo. Los detalles diferirán, pero la dirección será la misma: el interés propio y la competencia conducen a los organismos y al sistema a la unificación y cooperación a escalas mayores.

La vida se ha producido después de recorrer un largo camino en este planeta. Cuando comenzó, no podía influir mucho en los acontecimientos a escala de los procesos moleculares. Pero como resultado de la formación sucesiva de cooperativas mayores y más grandes, ahora estamos manejando y controlando los acontecimientos a escala de los continentes. Y la vida parece estar en el umbral de otra transición evolutiva importante: la Humanidad tiene el potencial de establecer una sociedad global unificada, inclusive en una relación simbiótica con nuestras tecnologías y el planeta en su totalidad. En este proceso, nosotros "manejaremos" la materia, la energía y los procesos vivos a escala planetaria. Cuando emerja esta organización global, la escala de la organización cooperativa habrá aumentado un billón de veces desde que la vida comenzó.

Si la humanidad está para alcanzar su potencial en la evolución de la vida en el universo, esta expansión de la escala de la organización cooperativa continuará. La organización global tiene el potencial de ampliarse fuera del Sistema Solar y más allá. Manejando la materia, la energía y los procesos vivientes a escalas más grandes, la organización humana podría alcanzar eventualmente la capacidad de influir sobre acontecimientos a escala del Sistema Solar y de nuestra galaxia.

El gran potencial del proceso evolutivo es producir eventualmente una organización cooperativa unificada de procesos vivos a escala universal. El asunto del universo sería infundido y organizado por la vida. El universo por sí mismo se convertiría en un organismo vivo que, siguiendo sus propias metas y objetivos, sería lo que pudiese llegar a ser. En su largo ascenso desde la escala de los procesos moleculares, la vida habrá unificado a un universo que se hizo manifiesto después del Big Bang.

Mientras que la vida evoluciona en escala, se produce una importante segunda tendencia: se vuelve mejor en su evolución. A los organismos más evolucionados se les facilita más desarrollar comportamientos para adaptarse y esto les permite tener éxito en su evolución. Son más inteligentes en encontrar soluciones a los desafíos adaptativos y en encontrar mejores maneras de alcanzar sus metas.

Inicialmente los procesos vivos encuentran mejores adaptaciones por prueba y error. Descubren cuáles comportamientos son los más eficaces poniéndolos en práctica. Pero eventualmente los organismos desarrollan la capacidad de formar representaciones mentales de su medio ambiente y del impacto de sus comportamientos. Esto les permite prever cómo responderá el ambiente a sus acciones. En vez de probar los comportamientos en la práctica, ahora pueden probarlos mentalmente. Comienzan a entender cómo funciona su mundo y cómo puede ser manipulado conscientemente para alcanzar sus metas adaptativas.

La evolución alcanza otro avance significativo cuando los organismos desarrollan la capacidad de compartir el conocimiento que utilizan para elaborar sus representaciones mentales. La imitación, el lenguaje, la escritura y la impresión son ejemplos importantes de los procesos que transmiten conocimiento adaptativo. Estos procesos permiten la acumulación rápida de conocimiento a través de generaciones y de la construcción de modelos mentales más complejos.

Los organismos con estas capacidades desarrollarán eventualmente una teoría evolutiva y adquirirán el conocimiento para construir modelos mentales de los procesos evolutivos que produjeron los procesos de vida en su planeta, incluyéndose a sí mismos.

En cualquier planeta donde emerja la vida, esta tendencia a una evolución más rápida eventualmente desarrollará organismos que comprendan los procesos que han producido vida en su planeta. Los organismos sabrán a dónde se dirige la evolución y lo que deben hacer para facilitar su progreso.

Llegado un cierto nivel de evolución, algunos individuos comenzarán a experimentar un cambio crítico en la conciencia. En lugar de experimentarse como individuos aislados y preocupados por sí mismos, comenzarán a verse y experimentarse como participantes y agentes del gran proceso evolutivo en su planeta. Se darán cuenta que:
  • Una vida dedicada a satisfacer deseos y placeres no vale la pena. Verán que sus deseos son parte de la programación que les ha servido para adaptarse y tener éxito en los medios ambientes del pasado, pero que ahora producen un comportamiento que motiva acciones que sabotéan el avance del proceso evolutivo;

  • Tienen la oportunidad de ser participantes conscientes en los procesos evolutivos que formarán el futuro de la vida en su planeta. Saben desempeñar un papel importante en la actualización de los siguientes grandes pasos en la evolución de su planeta;

  • El éxito de la vida en su planeta depende de su participación consciente en el proceso evolutivo. Diferente a las últimas grandes transformaciones evolutivas, el paso a una sociedad planetaria unificada y sostenible sólo ocurrirá mediante los esfuerzos conscientes de sus integrantes. Si esto se deja en manos del azar, esto no sucederá. En el pasado, el azar tomó millones de años y muchas fallas para producir organizaciones cooperativas, como las células.

  • Sus acciones pueden tener significado y propósito en tanto sean relevantes al amplio proceso evolutivo y que forman parte de un proceso superior que ha tenido lugar mucho antes de que hubieran nacido y que continuará después de que hayan muerto;

  • La perspectiva evolutiva, por lo tanto, da respuesta a la gran pregunta existencial que enfrentan todos los individuos conscientes: ¿Qué debo hacer con mi vida?

  • El despertar a la perspectiva evolutiva y al de otros individuos como ellos, es en sí mismo un acontecimiento evolutivo muy importante para su planeta.
Según se vayan sumando más y más individuos para lograr esta transición, emergerá un movimiento de activismo evolutivo dirigido a la unificación de los procesos vivos del planeta para establecer una sociedad creativa y sustentable en el planeta.