Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La fundación de lo nuevo

por Charles Mitchley

En el periódico observé que estaban destacadas algunas de las consecuencias sociales de la crisis económica actual:
Un hombre de negocios turco que advertía: "Esta es una crisis social que debemos tener en cuenta. Porque cuando las economías colapsan, suceden cosas malas. La bestia ataca primero a los países pobres, pero la potencial agitación social espera su turno para atacar a los ricos también. Piensa en la década de 1930 y el surgimiento del comunismo y el fascismo. Huelgas relacionadas con la recesión y manifestaciones que ya han sucedido en Francia y Gran Bretaña, disturbios que se extienden desde Grecia hasta España, Estados Unidos con un grave déficit debido a su enorme deuda, una región árabe convulsionada y Japón en plena tragedia, podrían ser el anticipo de cosas aún peores por venir".

"El marxismo está de vuelta", decía el historiador de Oxford Timothy Garton Ash. Otro comentario de un hombre joven y educado que no puede conseguir trabajo: "Es culpa del sistema, no mía". También señalaba en otro artículo que "existe preocupación de que surja una nueva ola de violencia en Europa, una reminiscencia de la Baader-Meinhof, Action Directe, y las Brigadas Rojas que torturaron a Europa en la década de 1980".

Por último uno que decía: "El mundo va en declive con rapidez, y nadie puede decir si la cuerda que lo sujeta no se romperá".
Si miramos el panorama mundial, resulta evidente que ya no es un lujo buscar una nueva manera de relacionarnos con el mundo, sino una necesidad. Estimulada ahora aún más por la crisis económica. Esta necesidad tiene su origen en la descomposición de varios aspectos de nuestra sociedad que han hecho que las personas se sientan cada vez más enajenadas y carentes de un sentido de significado y propósito. La ausencia de significado y propósito conduce a una pérdida de confianza. La falta de confianza conduce a la decadencia y al fin de una sociedad o civilización. La historia lo ha demostrado a lo largo de los siglos en distintas partes del mundo. Ahora atestiguamos que ese deterioro se contagia a todas partes, con casi todos los aspectos de lo que conocemos como civilización, en decadencia, con los recursos naturales en declive, con los alimentos básicos y el agua disminuyendo. Todo esto acelerado por un inminente colapso financiero.

Es una época en que la gente se las tendrá que arreglar con sus propios recursos, tan escasos como estos puedan ser. Y debido a la naturaleza escasa de sus recursos, la gente se verá obligada a interactuar con otros, para formar grupos y para aprender las habilidades necesarias para relacionarse de una manera significativa que sustente la vida.

¿Es simplemente una cuestión de ser un pesimista o un optimista? Usualmente estas opciones no son sino las dos caras de una misma moneda. En otras palabras, el pesimista se queja del hecho de que las cosas no son lo que eran antes, y también tiende a sentirse como una víctima. Sin embargo, el optimista con demasiada frecuencia tiene la ingenua creencia de que las cosas no cambiarán demasiado: "Sin duda superaremos cualquier problema". Ninguno de estos enfoques realmente le da la bienvenida al cambio. Es difícil abandonar lo que nos es familiar, especialmente cuando no hay garantías de lo que va a ocurrir después.

Es sólo cuando nos obligan las circunstancias, a tal punto que nos ponen de espaldas contra la pared, que la mayoría de la gente está dispuesta a arriesgarse e ir por lo nuevo, simplemente porque es un acto de supervivencia.

¿Cuál es la base para lo nuevo?

La fundación es el reconocimiento de la interrelación entre todo lo vivo, y por tanto la necesidad de cooperar de forma inteligente con todas las facetas de la vida y del entorno que nos afectan.

Esto se basa en un conocimiento profundo y práctico de las relaciones, y es la re-evaluación de todas las relaciones en nuestras vidas, y así aprender el significado de la cooperación inteligente, lo que servirá de base para lo nuevo. Ya sean estas relaciones entre los miembros de una familia, entre un empleador y sus empleados, entre el gobierno y el pueblo, o entre el hombre y el medio ambiente. Con la correcta comprensión de los principios en las relaciones y el conocimiento de cómo llevarlos a la práctica, lo nuevo puede evolucionar.

Para aprender a manejar todo lo que está sucediendo, un principio importante es reivindicar al ser, en lugar de ser egoístas.

Centrarse en uno mismo es, "¡Ay! ¿Por qué me está pasando esto a mí? ¡Yo no lo merezco! Todo es culpa de X ó Y ó Z. ¡Ellos lo deben resolver! ¡Déjenme en paz!"

El enfoque del ser es, "Acepto mi responsabilidad por lo que ha sucedido. Ahora, sin importar por qué pasó todo esto, la pregunta es: ¿Qué puedo aprender?, y ¿Cómo puedo usar eso en mi ventaja y la de los que me rodean?" En otras palabras, "me siento a la vez la causa, así como la solución".

El enfoque centrado en uno mismo produce impotencia y no apoya a la vida. El segundo faculta a todos y apoya totalmente a la vida.

Estas enseñanzas muestran la forma de evaluar entre la acción que sustenta la vida frente a lo que no la sustenta.

En el corazón de este enfoque está el aprender a vivir una forma de vida solidaria. Cómo ser un ser humano responsable para actuar en armonía con su propio ser interior, y por lo tanto, plenamente cooperativo con el desenvolvimiento de su destino. Esto implica también que aprendas a relacionarte plenamente contigo, con otras personas y con el mundo que te rodea. Relacionarse plenamente implica mucho más que tolerar o coexistir, implica, ante todo, que tienes un profundo entendimiento de que desempeñas un papel singular en la vida, el conocimiento de lo que es ese papel, y cómo cumplir con él.