Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Alma vs. Personalidad

por Angel Shadow

Existe la idea en la sociedad actual de que cada persona debe ser aceptada por lo que es; que todas las personas merecen nuestro amor y respeto, independientemente de sus acciones; que tenemos el derecho a formarnos una "opinión", y, sin embargo, no "juzgar". Existe una línea fina entre "opinión" y "juicio", y no podemos emitir un juicio sin antes formarnos una opinión. Ambas van de la mano... no podemos tener una sin la otra.

Es imposible vivir en nuestro mundo tridimensional sin juzgar las situaciones en que nos encontramos. Estas situaciones nos ayudan a definir quiénes somos y qué estamos dispuestos a sostener. Hasta que nuestro mundo haya llegado a un punto total de acuerdo, seguirá siendo de esta manera. Todos los días, nos vemos obligados a decidir algo sobre/para nosotros mismos. Sea lo que sea que pase en nuestro camino, vamos a formarnos una opinión al respecto y esa opinión va a llevarnos a hacer un juicio de algún tipo.

Por lo tanto, ¿son todos los juicio negativos en su naturaleza? ¡Por supuesto que no! Estamos programados para creer que la palabra "juicio" implica un comportamiento negativo, sin embargo, es bueno que nosotros tengamos una "opinión". Lo siento amigos, son una y la misma cosa.

La opinión se define como, "Una creencia que no se basa en una certeza absoluta o conocimiento positivo, sino en lo que parece ser cierto, válido o probable para nuestra propia mente: un juicio".

Un juicio se define como, "Decidir una opinión o estimación, crítica o censura. La capacidad de llegar a tener una opinión sobre las cosas".

Como seres humanos, nos formamos una opinión y juzgamos. Es lo que hacemos y cómo nos definimos a nosotros mismos. En términos políticamente correctos (capa de azúcar) sólo llega hasta ahí. La evolución de la humanidad será el factor decisivo en cuanto al momento en que todos podamos vivir en paz.

La vida viene con lecciones. Es parte del plan. Cada alma llega a la Tierra sabiendo cuáles van a ser sus rasgos de personalidad. También sabemos que estamos con el fin de recibir y dar lecciones que perdurarán. Nadie es inmune. En una situación, vamos a recibir una lección, así que es mejor estar abiertos y aprender de ello. No tengas miedo de mirarte en el espejo. En otra situación serás quien dé una lección y será responsabilidad de las otras personas aceptar la lección y aprender de ella. Cuando somos el receptor, es nuestra responsabilidad aprender algo sobre nosotros mismos. Cuando somos quienes la dan, la responsabilidad recae en la otra persona. Aprender la diferencia entre las dos va a hacerte la vida más fácil de comprender y manejar.

No existe una ley universal que diga que tenemos que aceptar los rasgos de personalidad, opiniones o creencias de otra persona. Pero si damos un paso atrás y aceptamos nuestra reacción emocional, podemos aceptar la situación tal cual es. No hay razón para culpar, señalar con el dedo o argumentar que tienes la razón y ellos están equivocados. Las personas son lo que son y su crecimiento y madurez personal son su responsabilidad.

Por lo tanto, si aceptamos a alguien a nivel del alma, ¿tenemos que aceptar aquello en lo que la persona ha elegido convertirse? No creo que lo hagas. Tal vez la razón por la que nos cruzamos con ciertas personas es para que nos ayuden a definir lo que somos. No tenemos que aceptar sus acciones, pero podemos aprender de ellas y decidir (formarnos una opinión) sobre lo que es correcto para nosotros. Tenemos que decidir cuál es el papel que juega ese individuo o situación en nuestra vida. ¿Por qué sucedió? ¿Qué podemos aprender de ella? No todas las personas están destinadas a permanecer en nuestras vidas. Cuando sea tiempo de seguir adelante, no tengas miedo de hacerlo. Pero haz tuya la lección, no la ira, el resentimiento y el pesar que pueden intentar permanecer contigo.

Nadie es perfecto. Todos tenemos un lado oscuro y es en las áreas de la sombra de las que aprendemos las lecciones más importantes si estamos dispuestos a abrir los ojos y verlas. El alma es eterna y omnisciente, pero sólo al nivel de nuestro crecimiento. Sí, incluso las almas tienen límites y niveles de logro, y nuestra personalidad puede reflejar eso. Llegamos aquí sabiendo lo que tenemos que trabajar. ¿Qué áreas de crecimiento personal y del alma se necesitarán? A veces logramos esas metas, a veces no lo hacemos. Y a veces... simplemente tienes que parar y respirar por un momento.

Alguien me dijo una vez: "La vida sólo será difícil si permites que lo sea". Mientras eso puede parecer bien a primera vista, no siempre es fácil de aplicarlo en nuestra vida cotidiana. A veces ocurren cosas en la vida sobre las que no tenemos control. Todo lo que podemos hacer es buscar la lección (y sí, siempre habrá una) y decidir cuál va a ser nuestra reacción emocional. El alma sabe, así que escúchala, aprende la lección y modifica tu personalidad en consecuencia.

Las opiniones/juicios no tienen que construir muros que segreguen nuestra humanidad. Nosotros elegimos hacer eso. No tenemos que estar totalmente de acuerdo todo el tiempo, pero tampoco tenemos que pelear y discutir sobre aquellos cuya opinión es superior. Tenemos que simplemente permitir que las lecciones de nuestra vida definan nuestro papel. Esas lecciones siempre llegarán en forma de una situación o persona en tu vida. No nos tiene que gustar, pero es nuestra responsabilidad aprender y crecer por ello.
Encuentra tus Lecciones y Regalos del Alma