Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La búsqueda de sentido

por Dra. Linda Sapadin

La última vez que la mayoría de las personas se tomaron el tiempo para reflexionar sobre cuestiones filosóficas como: "¿Cuál es el significado de la vida?" "¿Qué valores mantengo?" "¿Qué voy a hacer con mi vida?", lo más probable es que haya sido en compañía de sus compañeros de la universidad, con los sentidos alterados, elucubrando sobre el significado de la vida, el amor, el sexo, la verdad, la paz y algunos otros.

Ya maduros, parece un lujo tener ese tiempo disponible para sentarnos a contemplar el significado de la vida. Tiempo después, sumergidos en el negocio de la vida –ganarse la vida, criar una familia, mantener un hogar– resulta más fácil rehuir las reflexiones sobre la filosofía de la vida. La consecuencia típica: un sentimiento de vacío, alienación y sinsentido, a pesar de estar constantemente ocupados y corriendo para hacer cosas.

Una filosofía de vida nos proporciona una brújula, una dirección, una guía para ayudarnos a transitar nuestro camino por la vida. Conocer aquello en lo que crees, no sólo te crea un sentido de propósito, sino también una guía para resolver asuntos prácticos como tomar una decisión difícil, desarrollar un sentido de organización personal, o ser persistente, incluso en los momentos más tensos.

Tradicionalmente, la gente acudía a la religión o a los principios de la moral para darle sentido a sus vidas. Algunos todavía lo hacen. Pero otros, a pesar de la religión, la moral, la educación y la riqueza, sienten poca espiritualidad en sus vidas. Sus preguntas más profundas acerca de por qué están aquí en la tierra permanecen sin respuesta. Esto suele producir sentimientos de soledad, depresión y falta de interés por algo, salvo por el placer del momento.

"No puedes tener suficiente de lo que realmente no necesitas", decía el filósofo Eric Hoffer. Pero si tú no sabes lo que realmente necesitas, tienes que concebirlo a medida que transcurre tu vida. Lo que hace la mayoría de la gente, por el contrario, es acentuar el concepto amorfo "más". Más dinero, más sexo, más trabajo, más drogas, más comida, más ropa, más artilugios tecnológicos, más viajes, más fiestas, más amigos, más actividades. Y, sin embargo, a pesar de tener más de lo que soñaban, puede que se encuentren con menos sentido de la vida.

Entonces, ¿qué debes hacer si no le encuentras mucho significado a la vida? "Mantente ocupado", "mantente activo", "sigue adelante", se nos dice. A veces, estas sugerencias son útiles. Pero usualmente estamos suficientemente ocupados. Y a lo que realmente necesitamos, ni siquiera consideramos que valga la pena: cualidades como aceptación, sencillez, soledad, tranquilidad, quietud. Si devalúas estas cualidades, lo más probable es que vas a apartar poco o ningún tiempo para dedicárselo. De hecho, puede que seas crítico contigo mismo por considerarlo una "pérdida de tiempo", en lugar de sentirte contento por dejar espacio para el silencio y la soledad.

Volvamos al punto de partida de nuestras preguntas iniciales: "¿Cuál es el significado de la vida?" "¿Qué valores mantengo?" "¿Qué voy a hacer con mi vida?" Con la sabiduría de la experiencia tendrás una buena posibilidad de poderte responder estas preguntas de una manera más iluminada. Espero que te des tiempo para revisar estas preguntas y reflexionar sobre tus respuestas.