Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Cinco maneras de disfrutar una vida libre de estrés

por Guy Finley

1. Nos liberamos del estrés cuando ya no queremos tener nada que ver con vivir bajo el juicio de los demás, independientemente de la transgresión percibida, al darnos cuenta de que vivimos en un universo inteligente cuyo infalible sistema de justicia se asegura de que ningún acto –bueno o malo– quede sin recompensa.
Ejercicio: Aprende lo que significa dejar a aquellos que te quieren castigar con la palabra o de hecho con el fruto amargo de sus propios prejuicios. Dejamos a un lado al juez en nosotros al reconocer que no podemos mantener los pies de alguien en el fuego sin que también salgamos quemados.
2. Nos liberamos del estrés cuando ya no volvemos a sentir envidia por algún otro ser humano debido a su posición o posesiones en la vida. Entendemos que a pesar de las apariencias externas, la calidad de nuestra experiencia de vida no está determinada por lo que podamos o no poseer, sino por aquello que hemos permitido que tome posesión de nuestro corazón.
Ejercicio: Identifica y suelta cualquier parte de ti que quiera que pienses en ti en relación a los demás comparándote con ellos. En su lugar honra tu verdadera naturaleza al elegir recordar que lo que realmente eres, es incomparable.
3. Nos liberamos del estrés cuando nunca más nos permitimos ser incitados por un arranque de locura, independientemente de lo que parezca estar en juego. Sabemos que donde quiera que estemos, en cualquier circunstancia, siempre estamos en el lugar correcto y en el momento adecuado para profundizar nuestra relación con la vida.
Ejercicio: La victoria real en la vida es siempre el descubrir que no podemos involucrarnos en estados negativos y experimentar un resultado positivo. Detecta y rechaza cualquier sentimiento que quiera incitarte a un arranque de locura.
4. Nos liberamos del estrés cuando ninguna parte en nosotros alberga odio o resentimiento por cualquier otro ser humano, independientemente de lo mal que esa persona nos pueda haber tratado. Hemos visto por nosotros mismos que darle razón para existir a algún estado oscuro es lo mismo que suministrarle un refugio escondido en nosotros mismos.
Ejercicio: Date cuenta de que no son nuestros enemigos los que están agobiados por los oscuros deseos que tenemos hacia ellos, sino nosotros quienes nos mantenemos rehenes en la oscuridad de nuestra naturaleza ignorante. Ver que es el odio es quien odia, nos permite deshacernos de él.
5. Nos liberamos del estrés cuando dejamos de tener miedo de asumir esos momentos en que la vida nos presenta más retos de los que hemos manejado antes. La gran ley de la vida sostiene que no se nos impondrá ningún desafío sin habernos concedido la fuerza necesaria para poderlo enfrentar.
Ejercicio: Siempre acepta un poco más de responsabilidad cuando las condiciones en la vida te pidan que intensifiques y pongas a prueba tu determinación interna. Así como nuestra voluntad de arriesgarnos a fracasar es uno de los requisitos previos para aprender a vivir sin miedo, también lo es nuestra voluntad de alcanzar nuestro máximo potencial como una invitación para que nos demos cuenta que contamos con una fuente inagotable de poder en nosotros mismos.