Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La conexión Mente-Cuerpo

por Angel Shadow

Ya sabes cómo es: Te despiertas cada mañana, asumiendo que la vida decide qué tipo de día vas a tener. Es cierto que las circunstancias en tu vida juegan un papel en cómo reaccionas emocionalmente, pero también debes tomar en cuenta que tienes control sobre tus reacciones emocionales. La manera en que ves las circunstancias que suceden, depende de lo que está pasando en tu mente, y lo que está pasando en tu mente afectará a tu cuerpo físico.

Todos los días, tu mente alimenta a tu cuerpo con tus pensamientos. La mayoría de las personas no se dan cuenta que esto ocurre, pero se preguntan por qué se sienten de cierta manera: ¿por qué estoy tan cansado?, ¿por qué me siento tan triste?, ¿por qué reacciono con enojo?, ¿por qué mi cuerpo me traiciona? La verdad es que tu cuerpo nunca te traiciona. Está haciendo exactamente lo que se le indica que haga. Por lo tanto, sé consciente de los pensamientos con que lo alimentas. La mente y el cuerpo trabajan en el mismo nivel vibratorio. No saben actuar de otra manera. Una vez que comprendas esto, serás capaz de ver la conexión y empezar a hacer cambios. Todo comienza en la mente, de modo que es por ahí por donde hay que empezar.

¿A qué se sujeta el subconsciente? Una vez más, la mayoría de la gente no lo sabe porque no han accedido a su mente subconsciente. En esta parte de tu mente está registrada cada experiencia que has tenido y que está relacionada a una reacción emocional. Por esta razón, las personas reaccionan de maneras que no comprenden o no se dan cuenta. Las respuestas emocionales se programan en la mente. Así, cuando se presenta una cierta circunstancia, la mente reproduce la conducta automáticamente. Esta programación no cambiará hasta que se le haya introducido y aplicado una nueva conducta al subconsciente. Junto a cada reacción emocional hay una reacción física que ocurre en el cuerpo. Esto es lo que te hace sentir de la forma en que te sientes. ¿Qué te hace ponerte a la defensiva?, ¿enfadado?, ¿ofendido? Pregúntate por qué y cava hondo. Las respuestas están ahí.

La visualización es una herramienta que muchos han utilizado durante años para cambiar hábitos y patrones de pensamiento improductivos. El truco para hacer que la visualización funcione es creer en ella. Si estás visualizando como aplicar una nueva reacción emocional, pero al mismo tiempo te dices, "esto no va a funcionar, ¿adivina qué?, no va a funcionar. La energía es neutra. Hace lo que se le ordena. Usa tu propio poder para cambiar. Nadie más puede hacerlo por ti. Hasta que decidas reproducir una nueva conducta, las cosas seguirán siendo las mismas.

Aprende a utilizar la visualización de manera productiva. OBSERVA cómo pasa en tu mente. MIRATE reaccionando de un modo nuevo. Ve cómo los cambios ocurren con esta nueva conducta ... Cree que puedes hacerlo. Esta nueva manera de pensar se filtrará hacia tu cuerpo, creando cambios en la forma en que te sientes físicamente. Recuerda, tu mente y tu cuerpo se alimentan mutuamente. Cuando llenas tu mente de vibraciones altas y luminosas, y permites que se filtren hacia tu cuerpo, empezarás a notar la diferencia. Te sentirás más ligero y tu mente estará menos estresada. Cuando la mente está menos estresada, también lo está el cuerpo. Además de ver los resultados que deseas, también es importante que los sientas. Las emociones crean sentimientos y estos son otro factor vital en la visualización. ¿Cómo te sentirás cuando se haya dado este cambio? Comienza a sentirte de esa manera ahora. Finge (si es necesario) que el cambio ya se ha dado. Tienes que decirte a ti mismo: "así es como me voy a sentir ahora; este es el sentimiento que quiero". Lo semejante siempre se atrae entre sí y siempre conseguirás lo que pidas.

Visualiza la luz de energía curativa que fluye hacia cada célula de tu cuerpo y hacia tu mente. Todo el dolor acumulado que se está regenerando. Observa cómo el dolor se va disolviendo por un baño de luz de energía que vibra. Respira y permítete relajarte. Con cada inhalación incorporas energía curativa que regenera cada una de tus células. Con cada exhalación se está diluyendo el dolor. En la exhalación, imagina que toda la pesada energía negativa la soplas para inflar un globo. De esta manera, no proyectas la energía negativa que estás liberando al mundo, para que otros no se tropiecen con ella. Una vez que la energía está en movimiento, negativa o positiva, se mantiene en movimiento a menos que alguien venga y la cambie. Recuerda, la energía fluye en la dirección que le indican, así que úsala en tu beneficio.

La gente también se siente frustrada cuando las afirmaciones y las visualizaciones no parecen funcionar. Es importante tener en cuenta que nunca se deben usar afirmaciones y trabajar con la energía para interferir con la voluntad de otra persona. Si estás visualizando que deseas algo de una persona en particular, te vas a decepcionar cuando no obtengas los resultados que esperabas. No se puede controlar la forma en la que otra persona vaya a actuar, ya que también tiene la libertad de tomar las decisiones que le parezcan correctas para sí misma. Usa las técnicas de visualización y afirmación mejor para ti y para tus propias circunstancias. A menos que la otra persona quiera lo mismo que tú, lo más probable es que termines frustrado y decepcionado. Con lo que estarías creando más energía negativa en ti. Sé específico en tu visualización, pero no esperes que los resultados provengan de una persona o de unas circunstancias particulares. A veces, no conseguir lo que pensaste que querías es una bendición disfrazada.

Aprende a pensar por ti mismo. Construye tu propia confianza para que puedas proyectar energía positiva en tu propia mente y cuerpo. Esto te ayudará a convertirte en un ejemplo para los demás. Visualiza lo que quieres y mantén la sensación de cómo va a ser una vez que lo hayas conseguido. Cree que va a suceder.

¡Lo que es más importante, ten cuidado con lo que deseas!