Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Creer es ver

por Owen Waters

El cambio masivo y continuo en la conciencia en nuestros tiempos, es el cambio de una conciencia intelectual al de una conciencia holística.

La conciencia intelectual es una función del chakra del plexo solar, donde se desarrolla la capacidad mental en una dirección lineal. Podemos encontrar ejemplos del pensamiento lineal en las operaciones de la aritmética y la manipulación de maquinaria. En este modo de conciencia las personas han aprendido a desarrollar la disciplina rígida de "ver para creer" con el fin de descubrir qué funciona y qué no.

Con la conciencia holística se desarrolla el chakra del corazón, permitiendo que se resuelvan y se integren los problemas de separación. La conciencia holística implica que la mente, el cuerpo y el espíritu sean vistos como aspectos estrechamente relacionados en los seres humanos. Esta toma de conciencia centrada en el corazón es un punto de vista de integración o totalidad que cura los miedos y las discordias que surgen por la energía de la conciencia del plexo solar.

Se da una paradoja al movernos de la conciencia intelectual lineal a la conciencia centrada en el corazón. Mientras que la fase intelectual de la conciencia puede decir "ver para creer", la fase holística requiere todo lo contrario. En la conciencia holística los opuestos, a menudo ambos, son verdaderos, ya que son vistos como caras opuestas de una misma moneda o como polos opuestos de la misma cuestión.

La conciencia que se limita al intelecto está sujeta a las cuestiones de separación, de nosotros vs. ellos, de luchar por los recursos que se perciben como escasos en lugar de resolver el problema de su escasez. La conciencia holística contempla la idea de que la conciencia crea la realidad, que algo se debe crear en la conciencia –"creer"– antes de que puedan convertirse en una realidad.

Por lo tanto, en la conciencia holística, "Creer es ver" se convierte en un enunciado verdadero, a pesar de que sea lo contrario de "Ver para creer". En su lugar añade una comprensión de que la realidad es creada por la conciencia. No somos meros observadores de lo que es. Creamos lo que es.

Tradicionalmente, las personas se integran a la realidad holística de la conciencia centrada en el corazón cuando pasan de esta vida. En la otra vida, su tarea es sanar los miedos y odios de sus vidas físicas y transformarlas en amor y perdón, por lo tanto se integran con los demás, en lugar de sentirse separadas de ellos.

Hoy en día, debido a la transformación, más y más personas están adoptando la conciencia holística centrada en el corazón mientras siguen viviendo en sus cuerpos físicos. Como el corazón es también la puerta de entrada a la conciencia espiritual, este movimiento global está produciendo una revolución en el desarrollo espiritual.

La conciencia espiritual está floreciendo en la conciencia global de la humanidad a medida que avanza la transformación. Los pioneros contemporáneos de la conciencia son personas como tú. Están explorando el nuevo territorio del amor incondicional y experimentan un reencuentro con sus propias conexiones interiores y espirituales.

El aspecto más elevado de la conciencia centrada en el corazón está completamente conectado con tu ser interior o alma. Tu ser interior está totalmente conectado a la conciencia del universo y a lo que creó el universo. El ser infinito está dentro de cada uno de nosotros. Somos Ser Infinito.

La atención diaria que le aplicamos a nuestros cinco sentidos y su conexión con el mundo exterior es igual que la realización de una parte en una obra de teatro. Actuamos la parte de ser quien somos a lo largo del tema general en el tipo de eventos que planeamos para esta vida. Transitamos durante el viaje de esta vida acumulando las experiencias que planeamos anticipadamente.

Cuando abres tu corazón, y con ello vuelves a conectarte con tu fuente espiritual, entonces te conviertes en una parte del futuro de la humanidad.

El cambio se dirige hacia un mundo donde el amor incondicional y la aceptación son actitudes normales, donde el enfrentamiento es relegado a un pasado lejano, donde el verdadero potencial de los seres humanos puede expresarse en la alegría cotidiana de ser todo lo que eres.