Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El curriculum en la escuela terrestre

por Edward J. Kesgen

Según la vida te lleve a lugares desconocidos, se te presentarán muchas oportunidades de aprender y crecer. Y este conjunto de circunstancias es de lo que se trata la escuela terrestre. Los picos y valles de la vida diaria están ahí para ayudarte a apreciar plenamente la experiencia humana. El ritmo con el que completes el plan de estudios depende de ti. No hay prisa. Tienes toda una vida para graduarte. Las lecciones que aprenderás están vinculadas por un objetivo común. De hecho, la razón por la que te encuentras aquí –el propósito de la existencia humana– es muy simple:

El espíritu que eres tú, ha tomado la forma humana para amar y aprender de las relaciones amorosas.

A primera vista, esta afirmación puede parecer simplista. ¿Cómo puede el amor ser la razón principal de tu propio ser una respuesta a las complicaciones que continuamente parecen influir en nuestras vidas? Aquí está una prueba de fuego:

No hay ningún problema que no pueda ser disminuido, o incluso erradicado, cuando se ve a través de las lentes del amor y la compasión.

La codicia corporativa, la inestabilidad económica, el conflicto internacional, la delincuencia generalizada, el terrorismo étnico, la deshonestidad, la intolerancia racial y la persecución por las creencias religiosas, son una breve lista que muestra la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Sin embargo, cada uno de estos problemas puede atenuarse cuando se coloca al amor justo en medio de la ecuación. Y ¿qué es exactamente el amor?

¿Es el amor la sensación de tener mariposas en el estómago que se produce cuando dos jóvenes experimentan ese primer beso tentativo? ¿Es el amor el brillo que se produce entre individuos que han pasado una larga vida compartiendo eventos diversos en un camino común? ¿Es el amor el brillo en los ojos de un abuelo cuando mece a su nieta en su regazo? ¿Es el amor la alegría que experimenta una persona cuando le da un regalo a otra sin esperar nada a cambio? ¿Todo lo anterior? ¿O es el amor un concepto escurridizo que no se pueden definir fácilmente? Pues bien, de hecho se puede definir con bastante facilidad.

"El amor es la condición en la cual la felicidad de otra persona es esencial para la propia felicidad." - Robert Heinlein

Paz, seguridad, prosperidad, buena salud, conciencia espiritual y felicidad, frecuentemente desplazan a la inseguridad, el miedo, la ira, los celos, la sospecha y la depresión, cuando se utiliza como medio la expresión del amor verdadero en el mensaje. Y ocurre un maravilloso efecto secundario cuando una persona expresa amor:

Cuando se da amor a otro, también se experimenta en uno mismo.

Imagina a una niña sentada a solas en una habitación, en silencio, balanceándose en su mecedora, acariciando cariñosamente su osito de peluche. Tal vez tú lo hiciste alguna vez. Al mirar en la habitación, se puede sentir el amor que existe entre la niña y el oso. Casi se pueden ver los pequeños corazones flotando en el aire. Tanto la niña como el oso parecen estar inmersos en un intercambio amoroso. Pero espera...

El oso no es un organismo vivo. Está hecho de un poco de relleno, un forro de pana, unos cuantos botones y tal vez una cinta alrededor del cuello. El oso de peluche es incapaz de dar amor. Sin embargo, la niña siente como si estuviera recibiendo amor. Si no procede del oso, ¿cuál es la fuente del amor que la niña está experimentando? Obviamente, ella misma.

Para que la niña le exprese amor al oso, primero tiene que permitir que el sentimiento y pensamiento de amor llegue a su propia conciencia para que lo exprese mediante palabras y gestos cariñosos. Al reconocer el amor que ella está a punto de transmitir, siente la calidez y el afecto de la emoción en su interior. El amor es una emoción tan maravillosa, porque al darlo se incrementa.

Cuanto más amor le das a otro, más amor te das a ti mismo.

Seguramente completarás el curriculum en la escuela terrestre y te graduarás en tu propio tiempo. Mientras seas un estudiante, sé consciente de que la persona que eres en cualquiera de los grados, es un paso necesario para convertirte en la persona que vas a ser. No te puedes saltar de ser una persona A a una Z. Tienes que evolucionar a ser persona B, persona C, D, y así sucesivamente. Tú eres un trabajo en progreso en todas las etapas de tu vida; un instrumento que adquiere su voz en una gran orquesta. Disfruta de la música que eres tú.

"Una de las compensaciones más bellas de la vida es que ningún hombre puede tratar de ayudar sinceramente a otro sin ayudarse a sí mismo." - Ralph Waldo Emerson

Una digresión: una vez di un discurso durante una conferencia de enfermeras de rehabilitación. Durante mi intervención, compartí el mensaje de la niña y el osito de peluche, en esencia, tal como lo describí anteriormente. Al final de mi discurso, una mujer se acercó a mi podio en la parte delantera de la sala, llevando a su hija de cinco o seis años de la mano. La niña tenía algo que decirme: "Mi osito de peluche me da amor". Su madre se limitó a sonreír. Le aseguré a la niña que por supuesto eso era así. Un recordatorio de que no cuento con todas las respuestas.