Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El secreto para obtener todo lo que deseas

por Guy Finley

Todo el mundo se pregunta si existe o no un gran secreto para lograr una vida verdaderamente exitosa. Lo hay. Y no es un secreto. Ha estado mostrándose frente a nosotros todo el tiempo, silenciosamente. No lo alcanzamos a escuchar por la continua presencia de nuestras propias demandas. Escucha detenidamente por un momento. Todo puede cambiar en este instante. Aprender a escuchar este secreto supremo no es más difícil que escoger si nadamos contra la corriente o si fluímos con ella hasta que nos lleve a salvo a la orilla. Permite que se muestre la sabiduría de esa parte secreta en ti y escucharás no sólo lo que dice, sino también su propia voz. Escúchala ahora. Te está diciendo, "Desea lo que la vida desea para ti". Piénsalo. En estas simples palabras está el secreto de un poder ilimitado que te permitirá vivir sin esforzarte; un nuevo poder infalible que siempre te ubica del lado ganador en cualquier situación. ¿Por qué?

Porque estos sentimientos de infelicidad se originan en que la vida no se ajusta a tus ideas de lo que necesitas para ser feliz. Esto te demuestra que la vida no te niega la felicidad. Son tus ideas sobre la vida las que te han fallado. Renuncia a esas ideas equivocadas en lugar de renunciar a la vida. Está cada vez más dispuesto a ver que no son más que una fuente constante de conflicto. Tu falsa naturaleza te dirá que debes tener estas ideas de auto-protección, que no puedes vivir sin ellas o perderás algo valioso. Lo que debes hacer, a pesar de las protestas en contra, es ver que no puedes vivir sin ellas. Porque todo lo que perderás es tu infelicidad.

Aquí te presento dos listas que no sólo harán que estas ideas que alivian la vida sean más personales para ti, sino que te ayudará a ayudarte a ti mismo a hacer una mejor elección cuando se trate de lo que realmente quieres de la vida. Sería de gran valor que las estudies y después las compares entre sí. Es posible que desees añadirle a cualquiera de las listas algunos de tus propios puntos de vista, lo que sinceramente te animo a hacer.

Echemos un vistazo a lo que ocurre "Cuando deseas lo que tú deseas":
  1. A menudo estás nervioso y ansioso porque la vida no coopera con tus planes.
  2. Estás dispuesto a sacrificar lo que sea necesario para conseguir lo que quieres, y esto puede incluir tu integridad.
  3. Generalmente de alguna manera estás intrigando para lograr tu siguiente victoria.
  4. Estás en una batalla o recuperándote de una.
  5. No puedes descansar tranquilamente cuando lo necesitas.
  6. Te enojas con facilidad cuando alguien o algo se interpone en tu camino.
  7. Siempre estás impulsado a querer algo más.
  8. Estás en contra de cualquiera que también quiera lo que tu quieres.
  9. Estás convencido de que lo que tienes es lo que eres.
  10. Siempre tratas de convencerte de que tienes lo que quieres.
Ahora considera cuidadosamente lo siguiente. "Cuando deseas lo que la vida desea para ti":
  1. Nunca te sientes decepcionado con lo que sucede.
  2. Siempre estás en el lugar correcto en el momento adecuado.
  3. Estás tranquilo y confiado, no importa cuáles sean las circunstancias.
  4. Estás fuera del alcance de la ira y la ansiedad.
  5. Estás despierto y sensible a tu entorno.
  6. Quedas liberado de volver a sentir que has perdido.
  7. Nunca te culparás por una equivocación.
  8. Estás en control total de los acontecimientos.
  9. Estás mentalmente tranquilo.
  10. Estás eternamente agradecido.
¿Existe una manera fácil de distinguir entre lo que quiere la Vida y lo que quiero yo? ¿Cómo puedo saber cuál es cuál?

Siempre recuerda lo siguiente. Si un deseo es fuente de ansiedad o dolor, ese deseo es tuyo y no de la Vida. Si el deseo te causa dolor, es en vano. Para que la Vida real fluya en ti, sal del flujo de tus propios deseos, que prometen un placer futuro, pero sólo producen un dolor presente.

"¿Cómo puedo salirme del flujo de mis propios deseos?"

Date cuenta que eres arrastrado por ellos y eso termina por agotarte. Aquí está la clave. Nunca aceptes la presencia de cualquier sufrimiento mental o emocional como algo necesario, sin importar la presión que quieran imponerte esos impostores. Al negarte a su oscura presencia, dejas espacio para que el momento presente te regale su indefinible presencia. Ahí es donde la vida que deseas —que te desea a ti— te está aguardando.

"Todo lo que ha dicho tiene sentido. A decir verdad, me gustaría soltarme y dejar que la vida me guíe, pero tengo miedo. ¿Qué será de mí si renuncio a mis deseos? ¿No perderé el control de mi vida? "

No se puede perder el control de algo que nunca había estado bajo control. Ningún ser humano controla la vida, la tuya, de ella o de alguien más. Si no fuera porque las energías cósmicas fluyen en ti y animan tu cuerpo, no podrías estar leyendo estas palabras. Si quieres medir el nivel de estrés de un individuo, mide su insistencia en que la vida haga lo que él quiere. Lo único que perderás al aprender a desear lo que desea la vida, es el miedo a no tener el control, que nunca fue un verdadero control en primer lugar, sino sólo la sensación que nace de vivir en su opuesto doloroso.

Aquí está el punto más importante de todos. Ningún ser humano necesita controlar la vida, porque en realidad nadie existe fuera de ella. Quien realmente eres, tu verdadera naturaleza, no está separada de la vida. Deja que la vida esté presente en ti. Dale la bienvenida. En cada instante, es nueva, completa, intacta y sin menoscabo de cualquier momento anterior. Establecer esta relación plena con la vida es supeditarle tu yo a tu Ser Superior. Realizar tu verdadero propósito es realizarte a ti mismo. Aquí hay cinco claves especiales para ayudarte a desear lo que desea la vida.
  1. Nada puede liberarse y ser resistido a la vez, lo que significa que cualquier intento de rechazar algunas debilidades detectadas en nosotros, es lo que las mantiene.
  2. La verdadera nobleza no es una cuestión de derecho por nacimiento o rango social, es el estado natural de cada alma que, al despertar a su herencia divina, conoce la fuerza de estas verdades sin tener que pensar en ellas: la justicia y la misericordia son una, como lo son el amor y la valentía.
  3. Nadie te juzga, es lo que amas —y ese amor— lo que te sigue o te acompaña cuando lo necesitas.
  4. El que sirve a lo que él o ella teme, no se ha dado cuenta de que lo único que gana por servirlo es tener más miedo.
  5. Podemos pasar nuestro tiempo luchando, en vano, en querer que los demás sean como queremos, o podemos ver la falla inherente al pensar de esta manera y —en lugar de intentar cambiar a los demás para satisfacer nuestras necesidades— ver a través de la falsa idea de que alguien más es responsable de nuestra plenitud.