Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Hacer sin hacer

por Owen Waters

Hay un aspecto de la filosofía taoísta llamado Wu Wei, que se refiere a "hacer sin hacer". Y que, curiosamente, es el secreto para hacer las cosas.

Esta filosofía dice que, cuando no se hace nada, nada queda sin hacer. Cuando encontré por primera vez esta contradicción, me preocupaba seriamente no entender a qué se refería. De hecho, cuanto más pensaba en ello, más me confundía.

Más adelante, a una edad más madura, empecé a ver la idea detrás de la aparente contradicción. La traducción alternativa de "acción sin esfuerzo" en lugar de "hacer sin hacer", me ayudó a clarificar la idea original. Me di cuenta de que si en lugar de tratar de hacer que algo suceda mediante los esfuerzos habituales de planificación, fuerza de voluntad y determinación, acudes a tu interior y ves la acción cumplida, entonces sucede algo muy diferente. La acción no se realiza misteriosamente por arte de magia o por no-esfuerzo, pero experimentas un estado de flujo que te permite realizar una tarea con una facilidad y una eficiencia increíble.

Una luz que lidera la psicología positiva en la actualidad, es la del profesor húngaro Mihaly Csikszentmihalyi. Su enfoque sobre la felicidad y la creatividad lo llevó al concepto de flujo, que es un estado de concentración o absorción completa en una actividad. Señala que el desarrollo de un estado de flujo conduce a un mayor desarrollo de las habilidades y la capacidad de resolver mayores retos dentro del área elegida.

El mensaje del Tao consiste en desarrollar exactamente tal estado de flujo y hacerlo mediante el desarrollo de los estados más profundos de la conciencia interior. La forma más fácil de invocar un estado de flujo, por lo tanto, es acudir a nuestra interioridad, en sintonía con tu ser interior y con la tarea prevista. Después, llevarlo al mundo de la acción y seguir tu guía intuitiva en cada paso del camino hasta que la tarea esté terminada.

En un estado de flujo, la acción es guiada desde el interior y quien lo hace queda disuelto en el acto.

La clave para crear el estado deseado de flujo es que, debido a que tu ser interior está en completa sintonía con el universo, puedes actuar de un modo que esté perfectamente alineado con las demás circunstancias relacionadas con tu trabajo. Así es como ocurre la sincronicidad y las coincidencias se vuelven algo común en tu vida. La gente, las ideas y los materiales se funden en el momento exacto y en el lugar correcto, porque el flujo es una orquestación del todo, no sólo de uno.

Puede que tú seas la persona principal en la realización de la obra, pero el universo responde a tu conexión interna y pone a tu disposición lo que necesitas en una coincidencia sin esfuerzo.

El mensaje del Wu Wei es que hay un tiempo y un lugar para cada cosa que coincide para obtener un logro sin esfuerzo. Al intentar una meta y conectarte con tu ser interior, inicias la creación de ese momento y el lugar perfecto para atraer los recursos que necesitas para alcanzar tu objetivo. Entonces, al actuar exactamente cuando la energía se sienta bien, expresas el flujo de ideas y energía que se manifestará desde tu ser interior.

Así, el logro se hace sin esfuerzo, y el reino del ser se manifiesta en el mundo de la acción. Entonces habrás conseguido un éxito por alineación con el reino interior del no hacer.