Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El método que lo cambia todo

por Rhonda Mattern

En los últimos años ha surgido un enfoque fundamentalmente diferente que combina elementos de la práctica espiritual y la psicología, para la sanación y la transformación. Numerosas personas y grupos practican sus métodos bajo diferentes nombres: psicoterapia no-dual, psicología budista, Terapia Interna de los Sistemas Familiares, Proceso de la Presencia, y Procesamiento Integrativo, para nombrar unos pocos. Veo estas diversas prácticas como las ramas de una misma disciplina en crecimiento, un enfoque que yo llamo presencia centrada en la sanación y la transformación.

Principios de la presencia centrada en la sanación y la transformación
Los métodos enfocados en la presencia le ayudan a las personas a estar más presentes y centradas en la gran capacidad de transformación de su propia conciencia. A pesar de sus diversos nombres y orígenes, la mayoría de los enfoques centrados en la presencia se basan en principios similares:
  • La conciencia es la fuerza que sana, transforma y eleva toda la vida
    Los enfoques centrados en la presencia ven a la propia conciencia como fuente de sanación y transformación, y nos ayudan a estar más presentes en todos los aspectos de la conciencia, incluyendo pensamientos ocultos, emociones y la conciencia más allá del pensamiento.

  • La conciencia está presente en todo, no sólo en el "ser superior"
    En lugar de centrarse exclusivamente en el ser superior, los practicantes centrados en la presencia aprenden a ser más conscientes de todo: el cuerpo, la mente, las emociones y nuestra naturaleza espiritual.

  • El sufrimiento se produce cuando los patrones inconscientes bloquean la conciencia de nuestra naturaleza espiritual
    La psicología señala los patrones subconscientes como una causa fundamental del sufrimiento y las enseñanzas espirituales señalan que el sufrimiento se produce por la separación de nuestra naturaleza espiritual. La práctica centrada en la presencia lleva estos dos puntos de vista un paso más allá: los patrones subconscientes crean sufrimiento al bloquear el darnos cuenta de nuestra propia conciencia (es decir, el cuerpo, la mente, las emociones y nuestra naturaleza espiritual). Esta visión integrada de lo que nos causa sufrimiento requiere de un enfoque completamente diferente para liberarnos; un enfoque que los practicantes centrados en la presencia continúan refinando y evolucionando.

  • La sanación y la transformación ocurre cuando aplicamos la conciencia superior a los patrones subconscientes
    En la práctica centrada en la presencia se combinan elementos de la práctica espiritual y de la psicología para crear un enfoque nuevo e innovador con el cual liberarnos de patrones subconscientes:

    RecursoMétodo de sanación y transformación
    Enseñanzas EspiritualesExperimentar la sabiduría, compasión y amor de tu naturaleza espiritual
    Psicología  Comprender tus patrones subconscientes para elegir nuevos comportamientos
    Prácticas centradas en la presencia  Llevar la conciencia de tu naturaleza espiritual a los patrones subconscientes (de modos específicos y disciplinados, para ayudar a sanar y transformar)
He aquí una analogía simple para ayudarte a comprender cómo integran los métodos centrados en la presencia las prácticas psicológicas y espirituales en una disciplina completamente nueva, con nuevas posibilidades:
Visualiza tu alma o naturaleza espiritual como un hermoso castillo. Ahora ve tus patrones limitantes (por ejemplo, ataques de ira, juzgarte sin piedad, sensación de impotencia, etc.) como los caimanes en el foso del castillo. No es suficiente con aprender a entrar en el castillo, ya que los caimanes querrán arrastrarte al foso. No es suficiente con aprender cómo es que los caimanes te pueden arrastrar al foso, ya que eso no te hará saber cómo entrar al castillo.

Las enseñanzas espirituales te muestran cómo entrar en el castillo, y la psicología te enseña qué caimanes te quieren arrastrar al foso. La práctica centrada en la presencia te ayuda a dar el siguiente paso: aprender a extraer los recursos encerrados en el castillo (por ejemplo, la sabiduría, la compasión y la creatividad de tu naturaleza superior) para superar tus patrones limitantes de una manera específica y disciplinada que te ayudará a liberarte de ellos.
Cómo difiere la práctica centrada en la presencia de otros enfoques
Los principios que acabamos de ver no transmiten qué tan fundamentalmente diferente es este enfoque y el profundo cambio que pueden producir en la vida. Treinta años de meditación, terapia y sanación alternativa, apenas abrieron un hueco en el espeso velo de la depresión, el miedo y la duda que me habían atormentado durante décadas. La práctica centrada en la presencia cambió todo eso en menos de tres años.

Durante las sesiones centradas en la presencia no hablábamos acerca de la conciencia, ¡la experimentábamos! Mi mentor me ayudó a conectarme profundamente con la conciencia más allá de mis pensamientos y patrones subconscientes, no sólo por unos minutos, sino a lo largo de toda la sesión, y no sólo de vez en cuando, sino durante todas las sesiones.

Finalmente había encontrado el enfoque de la sanación y auto-realización que siempre había soñado que era posible: una combinación de la práctica espiritual y la psicología. Esta fue la "tercera fuerza" que el psicólogo pionero Abraham Maslow había imaginado medio siglo antes. Y fue realmente una fuerza a tener en cuenta: una disciplina completamente nueva, no sólo psicoterapia con algunos conceptos espirituales y prácticas de meditación incorporados.

Una de las primeras cosas que mi maestra me ayudó a aprender era cómo discernir entre la conciencia no condicionada (es decir, la conciencia superior) y los pensamientos condicionados. Después de un poco de experimentación me di cuenta de que lo que yo pensaba que era mi alma o la conciencia superior, eran sólo un montón de pensamientos al respecto. Cambiar mis pensamientos acerca de la conciencia a la experiencia real, era una sutil habilidad a dominar, y trabajar con alguien que conocía el terreno de primera mano marcó todas las diferencias.

Otro aspecto de la práctica centrada en la presencia era radicalmente diferente a todo lo que había experimentado: tanto el mentor como el practicante están presentes sin condiciones a todo lo que surge. Los métodos utilizados por mi mentora no eran amorfos o incomprensibles, sino habilidades concretas que se expresaban claramente y que con paciencia me ayudó a llegar a dominar. El aprender estas habilidades me ayudó a tener acceso a mis propios puntos de vista y experiencias en lugar de depender de ella.

Sorprendentemente, cuando comencé a practicar estas habilidades, descubrí patrones limitantes que los terapeutas talentosos no habían identificado: causas ocultas sobre mis problemas de por vida con la depresión, las relaciones conflictivas y la baja autoestima. ¿Por qué habían pasado por alto estos patrones los terapeutas? Debido a que las partes menos conscientes de mí misma las tenía muy escondidas. Como ya he aprendido a entrar al espacio de la sabiduría y compasión de mi conciencia más profunda, mis partes más heridas finalmente se sintieron lo suficientemente seguras para salir a la superficie.

Varias otras distinciones hacen este método diferente a todo lo que había encontrado:
  • En lugar de tratar de arreglar, cambiar, o deshacerme de las cosas, he aprendido a estar incondicionalmente presente con ellas. Paradójicamente, en el momento en que dejé de tratar de cambiar mi vida, empezó a cambiar en formas que nunca había sido capaz de llevar a cabo mediante la auto-disciplina, la práctica de nuevas conductas, y otras estrategias.

  • Analizar mis hábitos disfuncionales siempre se sentía como el equivalente a abrir un canal de raíz, doloroso, tedioso y agotador. Por otro lado, experimentar mis respuestas condicionadas desde la conciencia no condicionada, fue sorprendentemente clarificante y estimulante. Y me elevaba la energía en lugar de dejarme agotada.

  • En lugar de diseñar estrategias para comportarme de nuevas formas para superar los reflejos condicionados (¡más condicionamiento!), aprendí a aplicar la sabiduría creativa y espontánea de mi propia conciencia a los patrones subconscientes; primero en sesiones tranquilas, después en la realidad de cómo se activan los patrones en la vida cotidiana.
La primera vez que me las arreglé para traer a la conciencia un patrón limitante en "tiempo real", marcó un punto de inflexión en mi vida. Ese día mi jefa empezó a gritarme descontrolada frente a mis compañeros de trabajo. De inmediato surgió mi desconfianza habitual de la autoridad, seguida del miedo de perder mi trabajo y la necesidad de defenderme por el pánico. Cuando le abrí mi conciencia a estos patrones, sin luchar contra ellos, mi cuerpo se estremeció de terror, y sin embargo me sentía sorprendentemente centrada y presente. Después de unos momentos en silencio, surgieron algunas palabras sin pretensiones de mi boca que desarmaron por completo a mi jefa. Ella me invitó a su oficina, se puso a llorar, y confesó lo mal que se sentía adaptada a su trabajo. Poco tiempo después, dejó la compañía.

Durante años había deseado vivir en mayor armonía con mis ideales espirituales, y nada que intenté parecía funcionar. Ahora las mismas cosas en las que buscaba apoyo, la práctica espiritual y la psicología, comenzaron a funcionar increíblemente bien.