Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La rueda de la vida (y/II)

por Peter Shepherd

El camino interior
La gran mayoría de las personas interpretan su vida, como es natural, con el punto de vista humano que les presentan sus antecedentes genéticos y culturales. Para realizar las cosas en su vida, utilizan el espectro de las emociones para motivarse y los poderes mentales para resolver sus problemas. Esto es muy diferente al punto de vista espiritual de la vida, que percibe unidad y abundancia en todo. El maestro iluminado puede ser capaz de hacer que se manifiesten objetos físicos, pero la mayoría de las personas que intentan producir una manifestación espiritual de este tipo tratan de hacerlo dentro de su sistema de creencias y nivel de conciencia muy humano, y por lo tanto fracasan.

De hecho, cualquier intención pura se manifiesta, pero normalmente la intención no es pura, se mezcla con intenciones contradictorias, temores y creencias limitantes subconscientes, por lo que no causa el efecto deseado. Existen amplias estructuras que sostienen este procedimiento, pero en su mayor parte residen fuera de nuestra habitual conciencia de vigilia.

El camino del amor
No soy un avatar espiritual como tal –seres que vienen a la Tierra desde un plano mucho más elevado que los simples mortales, que se conocen por completo y no padecen del lado subconsciente de la sombra–, pero he tenido éxito en sacar la cabeza del mar de la conformidad, y, a veces, incluso me he liberado lo suficiente como para estirar las alas y volar un poco. Así que he tenido suficiente experiencia respecto a la conciencia espiritual y he podido conocer bien sus beneficios. La clave, en mi opinión, ha sido adoptar el camino medio: actuar mediante el método convencional de proponerme y alcanzar metas, pero también ampliar conscientemente mi propio punto de vista, en la medida de lo posible, en la dirección espiritual, para elevar mi conciencia hacia el centro de la rueda de la vida.

Este es el Camino del Amor. En la práctica, significa sentir amor compasivo en tu corazón, sin condiciones y juicios, así uno, de manera natural, se siente motivado a servir a los demás. El miedo es egoísta y separa, el amor es integrador y comunicativo. Al ser uno con el mundo de esta manera, uno ya se siente agradecido y abundante. La sombra de los egoístas miedos subconscientes no puede existir bajo la iluminación del Amor. Uno no está obsesionado con un resultado, pero espera que sí ocurra. Entonces la "magia" de la espiritualidad comenzará a surtir efecto... se producen sincronicidades, suceden las cosas correctas en el momento adecuado, se producen conexiones con otras personas que actúan en tu favor, la unidad del Espíritu –que es Amor creador– se hace evidente y te vuelves parte de su caudal. Entonces se manifiesta la intención, porque es pura.

Aceptar la responsabilidad
Uno debe reconocer que las propias acciones son un canal para el Espíritu, porque uno no está separado. De hecho, no participar en la manifestación sería separarse uno mismo y retirarse de su creación. Estamos aquí para hacer y aprender, participar y conectarnos con otros, para expresarnos, para crear con alegre entusiasmo. Por supuesto, si esperamos que nuestra manifestación se produzca, tenemos que hacer nuestra parte.

Acepta la responsabilidad de ser el agente, el que va a iniciar todas las acciones, el que va a aportar el conocimiento y la sabiduría, y todo lo que se requiera para manifestar el estado que has visualizado. Uno tiene que aceptar la responsabilidad de ser el agente para que algo suceda. Tú eres el canal para que se se manifieste lo que quieres. En términos espirituales, es porque tú y los demás son uno. Sí, tú y los demás somos Uno, y Uno es todo lo que es Dios, y Dios se está manifestando, eso te incluye a ti, porque no estás fuera de la ecuación. No puedes esperar que otras personas manifiesten algo por ti si no lo estás haciendo tú mismo. Eso sería como decir "no lo quiero". Tienes que ser responsable de hacer que suceda.

Si aceptas la responsabilidad de hacer lo que sea necesario para que una meta se convierta en realidad, entonces sucede la magia. Encuentras que ocurren sincronicidades, las personas llegan en el momento adecuado para ayudarte en la forma que necesitas. Así que aceptas la responsabilidad de formar parte de hacer que se manifieste lo que vaya a suceder.

Meditación
Quiero señalar que meditar no se trata de "despejar la mente" y construir un muro a tu alrededor, ya que dejarías fuera a los sentimientos y a la intuición también. Se trata de aceptar lo que hay en tu espacio interior –pensamientos, sentimientos, imágenes y palabras, miedos internos, amores, etc., etc.– y amar eso. Aprende a aceptarte y amarte a ti mismo como eres, así se produce la tranquilidad. Sé consciente pero de manera inclusiva, consciente de ti mismo, ya que tu ser tiene múltiples facetas que incluyen el cuerpo, sentimientos, mente y espíritu. Entonces la voz podrá penetrar y exponer a la parte de ti que sabe. No con un diálogo mental, ya que la conexión es espiritual. Tu Ser Superior no habla con palabras, sino que simplemente sabe. La diferencia es que el Ser Superior ofrece orientación y sabiduría. Esto siempre es amor sin condiciones.

Cuanto más te ames a ti mismo, más amarás a los demás, que te responderán automáticamente de la misma manera.
Primera parte