Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Arquetipos, símbolos planetarios y su significado en Astrología

por Eugin Ecke

Todas las escuelas de psicología que utilizan el método interpretativo ponen su atención en el significado de los eventos que le han ocurrido al paciente para descifrar en sus contenidos simbólicos el conflicto que entrañan según "el caso".

La mayoría de estas escuelas sólo observan eventos conflictivos del pasado en la experiencia del paciente. Sin embargo, la Psicología Analítica, desarrollada por Carl G. Jung, reconoció que existen fuerzas que producen pautas específicas de pensamiento y comportamiento alojadas en la parte impersonal de la psique que constituyen el Inconsciente Colectivo. A estas pautas les dio el nombre de Arquetipos.

Todas las escuelas esotéricas (conocimiento interior), incluyendo el hinduismo y el budismo, adoptaron y establecieron de forma semejante a la astrología como el método adecuado para observar, estudiar, analizar e interpretar la naturaleza de estas energías que subyacen en la psique de toda persona.

Este método lo he comprobado personalmente infinidad de veces. Funciona más allá de si decidimos creer o no en él.

A la astrología le han hecho mala fama las interpretaciones deterministas y dogmáticas del pasado; la poca seriedad con la que muchos "aprendices de brujo" se dedican a vaticinarle el futuro a los ingenuos; y la proliferación de horóscopos genéricos diarios que no pasan de ser, en el mejor de los casos, sólo eso, interpretaciones genéricas.

Hoy en día, para quien realmente esté interesado en esta materia, existen buenas "traducciones" hechas por profesionales con formación en psicología, que nos ofrecen nuevas interpretaciones simbólicas de aquellas fatales del pasado, en las que uno quedaba condenado a sufrir las consecuencias de haber nacido con una carta natal mal aspectada, con las que echaron luz para comprender este fenómeno y trabajarlo conscientemente en sesiones de consulta.

¿Por qué es que opera este sistema? No lo sé. De la misma manera que no sabemos por qué opera la gravedad. Lo único que sabemos es que opera y que si decidimos ignorarla y caminar por el vacío, nos daremos un duro golpe.

Los "científicos" y "su método" (no todos, pero sí la mayoría), han llevado al extremo de lo dogmático el no dar cabida para reconocer el fenómeno de nuestra existencia mas que a lo que pueda ser representado por una formulación o por un método que resulte constante y preciso a "los ojos" de nuestros sentidos.

No obstante, cuando se trata de materias relacionadas con el estudio del comportamiento humano, el único conocimiento al que podemos recurrir para darle validez a observaciones que tengan un sustento confiable y poder establecer generalidades que sirvan como base interpretativa, son el método estadístico y el consenso.

En esto la astrología seria --sin haber contado con la cantidad de recursos de "otras ciencias"-- ha hecho una buena cantidad de trabajo estadístico y consenso compartido que acredita la naturaleza representada por cada uno de los 10 símbolos planetarios como manifestaciones de estas energías arquetípicas alojadas en nuestro inconsciente.

La astrología es una invaluable herramienta para acceder a ese territorio tan obscuro del material alojado en el inconsciente y la carta natal nos permite conocer cuáles son las necesidades que reclama satisfacer cada uno de los arquetipos que la integran en "el caso" de cada persona.

He aquí una breve descripción de la energía que impregna cada planeta en la casa en la que se aloja en nuestra carta natal. Antes de hacerlo debo señalar que la energía que representa cada planeta puede estar bien o mal aspectada dependiendo del signo en el que se encuentre o de la relación que guarde respecto a la posición de otros planetas en la carta. También hay que considerar que en nuestra carta natal cada planeta tiene una posición fija que se va "activando" en relación a los tránsitos planetarios que suceden en el transcurso de nuestra vida. Tema que trataré en otra ocasión.
Sol: Representa la esencia que nos es familiar y en la que podemos confiar. Así, los signos de agua confiarán en su naturaleza emocional; los de tierra en lo concreto y objetivo; los de aire en su capacidad intelectual y mental; y, los de fuego, en su voluntad y expresión de su ser.

Luna: Representa a la madre. Nuestra emotividad. La necesidad de ser protegidos en nuestras zonas vulnerables. También representa lo que nos nutre y nuestra respuesta impulsiva inconsciente.

Mercurio: Representa nuestra actividad mental, la manera en que nos comunicamos con los demás y nuestra capacidad de aprender, estructurar y elaborar mentalmente nuestra experiencia.

Venus: Representa nuestra capacidad de amar y establecer relaciones significativas con los demás. También el tipo de entorno que necesitamos para sentirnos cómodos y nuestra sensualidad y sensibilidad.

Marte: Es el impulso del ego y nuestra necesidad de afirmarnos frente al mundo y los demás: nuestra auto-determinación. También expresa nuestro impulso sexual y nuestra capacidad de superar los retos que se nos presenten en la vida.

Júpiter: Expande e infunde fe para crecer en aquella zona de la carta en que se encuentre. Como un segundo sol, riega generoso ocasiones afortunadas para estimular nuestra confianza.

Saturno: Le toca jugar el papel del villano de la película. Es nuestro principio de realidad mundana. El tiempo y el espacio que limitan nuestra existencia. Sin embargo, a pesar de que nos enfrenta con una realidad ineludible, nos sirve para ponernos a prueba y reconocer cuáles son nuestras verdaderas capacidades. También representa a la figura del padre.

Urano: Representa lo inusual y no convencional. Su naturaleza es producir el cambio de forma abrupta para que encontremos formas alternativas de interpretar nuestra realidad. Es el padre de todas las invenciones e innovaciones.

Neptuno: Está relacionado con nuestros ideales y nuestra conexión con nuestra naturaleza espiritual y trascendente, además de nuestra capacidad de ser compasivos y las actividades que ayudan a mitigar el sufrimiento de los demás.

Plutón: El planeta de la regeneración. Implica que para que algo nazca, algo debe de morir. Previene el estancamiento y representa la inexorable fuerza del cambio y las pulsiones instintivas del Eros y el Tánatos.
En resumen. Es mucho lo que este marco de referencia puede aportar al conocimiento de las energías que influyen en nuestra conducta humana. Que se encuentran más allá de este plano de la realidad, pero que se terminan manifestando en este plano de la realidad. De tal manera, que al reconocerlas, podamos asumir nuestras debilidades y sepamos aprovechar nuestras fortalezas.