Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Sutra Dhammavadaka



Recuerda siempre que eres un visitante, un viajero de paso. Tu estancia es corta y el momento de tu partida desconocido.

Nadie puede vivir sin trabajo y un oficio para afrontar sus necesidades, de hecho es una bendición. Pero si te fatigas sin descanso, la fatiga y el desgaste te abatirán, y te negarás la alegría del fin de la jornada.

Habla en voz baja y con amabilidad, y no interrumpas ya sea con opiniones o consejos. Si hablas demasiado, no escucharás lo que dicen los demás; debes saber que hay muy pocos tan sabios que no tengan nada que aprender de los demás.

Acércate cuando se necesite ayuda, pero aléjate cuando se ofrezcan alabanzas y agradecimientos.

No prestes atención al poder, la riqueza y la fama, porque pronto pasan y se olvidan. Por el contrario, alimenta el amor dentro de ti y esfuérzate por ser amigo de todos. En verdad, la compasión es un bálsamo para las heridas.

Atesora el silencio cuando lo encuentres y mientras estés concentrado en tus deberes. Aparta tiempo para estar a solas contigo mismo.

Deshazte de la simulación y el autoengaño; mírate como realmente eres.

A pesar de las apariencias, nadie es realmente malo. Sólo están desviados por la ignorancia. Si consideras esta verdad, siempre ofrecerás luz, en lugar de culpa y condena.

En ti, no menos que en todos los demás seres, está la Naturaleza del Buda. Tu mente en esencia es pura. Por lo tanto, cuando las impurezas te hagan tropezar y caer, no permitas que el remordimiento y la aprensión te abatan. Ten buen ánimo, reúne fuerzas y sigue adelante.

La fe es como una lámpara y la sabiduría hace que su llama sea brillante. Lleva siempre contigo esta lámpara, con ella podrás iluminarte en momentos de oscuridad.