Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El Universo aprende y evoluciona, ¿y tú?

por Charlie Badenhop

Este artículo es una reflexión amplia sobre el tema de la evolución, y cómo se relaciona contigo y conmigo. Todo en la vida es inteligente, todo en la vida es aprender y evolucionar, y todo en la vida se está adaptando al cambio. Es fascinante observar que nuestro aprendizaje no es diferente del aprendizaje de un ecosistema, o el de un pajarito.

Me resulta estimulante considerar cómo la creatividad y la capacidad de aprender y adaptarse es una capacidad natural integrada en todos los sistemas vivos. La capacidad de aprender es un rasgo instintivo y primario que refleja la vida misma. Los seres humanos, las empresas, los bosques, el mar, el ecosistema de la tierra y el sistema solar, son todos sistemas vivos, son todos inteligentes, todos están aprendiendo y todos se están adaptando a la vida, y en el proceso de este 'vivir', cada sistema cambiará radicalmente con el tiempo.

Como seres humanos parece que queremos ser capaces de cambiar y adaptarnos, mientras nos mantengamos igual. Una hazaña que es de hecho imposible. El aprendizaje, la evolución y el cambio van de la mano. No podemos tener uno sin los otros dos. En lo que respecta a la naturaleza de los seres vivos y los ecosistemas, la evolución está aprendiendo a gran escala. Evolución es el aprendizaje en la naturaleza. Las especies y los ecosistemas se adaptan, cambian radicalmente y evolucionan durante largos períodos de tiempo. La Naturaleza 'aprende' qué hacer con el fin de mantener una cierta estabilidad, lo que invariablemente significa adaptación al cambio del status quo.

Cuando observamos desde una perspectiva amplia y miramos el proceso del cambio evolutivo que ocurre en nuestro entorno, es evidente que nada permanece igual, y también que no hay un solo organismo o 'aspecto' del entorno natural que cambie por propia cuenta. Toda la vida está involucrada en una maravillosa espiral co-evolutiva. La co-evolución es una parte integral de la adaptación, una parte integral de las relaciones que compartimos con otras formas de vida, una parte integral de ti y de mí. Todo el aprendizaje realizado por cualquiera de las especies, individuos o ecosistema, se realiza siempre en relación con el aprendizaje de los 'demás'. Todo en la vida impulsa el proceso creativo del cambio y aprendizaje en toda la vida. El sistema conocido como 'universo' nunca es estático.

La probabilidad de cualquier organismo o entorno de sobrevivir y quizás incluso de prosperar en el largo plazo, depende de su capacidad de adaptarse a condiciones adversas, nuevos patrones de interacción, y reglas siempre cambiantes. La evolución es un juego conservador de ensayo y error. Todos los sistemas, todos los organismos (incluidos los seres humanos), están en un constante estado de evolución, y por tanto nunca son definitivos como son. La evolución es progresiva. Todo en la vida evoluciona desde lo simple a lo más complejo. El aprendizaje y el cambio involucrados en la evolución no suceden de una manera lineal, sino más bien de una forma altamente compleja donde el cambio en cualquiera de los aspectos de un sistema complejo engendra el cambio en todos y cada uno de los demás aspectos del sistema.

En el actual proceso evolutivo (ya sea en la evolución biológica o en la evolución económica), el medio ambiente causa y selecciona las características necesarias para una adaptación exitosa. Podrías preguntarte: "¿cómo es que el medio ambiente causa y selecciona las características que conducen a una adaptación exitosa?" ¡Una pregunta muy interesante, sin duda!

Con toda la competencia, con todo el caos aparente, con todas las circunstancias nunca antes experimentadas, ¿cómo es que el propio sistema se estabiliza y se protege a sí mismo con el fin de evolucionar y sobrevivir? La naturaleza se las arregla para equilibrarse dentro de ciertos límites que promuevan su conservación, el entorno económico siempre hace lo mismo y 'tú', por supuesto, también estás evolucionando de forma similar.

Existe una inteligencia que decide. No es una inteligencia que honestamente podamos decir es 'yo' o 'tú'. En todos los sistemas vivos el exceso lleva a la moderación y el déficit lleva a la proliferación en el corto plazo. La información se intercambia constantemente y todo se adapta a ella. El universo entero está aprendiendo y evolucionando, ¿y tú?