Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Separación

El primer paso en el Camino Espiritual



por Melody Larson



TABLA DE REFERENCIA:

PASO DEL
CAMINO
NIVELPALABRA
CLAVE
ACCIONESCREENCIASCHAKRAARQUETIPO
JUNGUIANO
SIGNO
1. SeparaciónEgoSupervivenciaEstoy solo/separadoSobrevivir y crecerRaízEl GuerreroAries


El ego y su sentido de separación

Cuando encarnamos e iniciamos nuestro camino en este mundo, muy pronto olvidamos nuestra innata naturaleza no-física y nuestra conexión con la propia Fuente de nuestro ser. Este estado de olvido da inicio al primer paso en nuestro viaje de regreso a esa Fuente: La Separación.

La separación ocurre con el desarrollo de nuestro ego y, por tanto, se relaciona directamente con ese aspecto de nuestro ser. Este es un proceso natural, ya que el ego es un guía necesario en nuestra forma física. Sin él no seríamos capaces de funcionar en esta realidad. El ego no es "malo" ni es necesario que lo eliminemos. ¡Hacerlo sería volvernos inoperantes! Lo que sigue es una descripción de los aspectos negativos del ego, así que, por favor, comprendan que está bien tener un ego sano.

El ego es una parte fundamental de nuestra naturaleza, pero identificarse con el ego no es tan natural y nos ha causado mucho sufrimiento, tanto individual como colectivamente. Basta leer las páginas de cualquier libro de historia para ver los resultados de esta identificación. Al verse a sí mismo como separado, el ego actúa todo tipo de comportamientos nocivos.

¿Te suenan conocidas este tipo de emociones y comportamientos? Si es así, es muy probable que te hayas sobre-identificado con los aspectos nocivos del ego, ¡y es posible que te hayas mantenido dando vueltas y estancado en el primer paso del camino espiritual!

El ego nocivo:
  • constantemente busca compararse y se pregunta si es "mejor" o "peor" que otro
  • siempre está "hambriento" y necesita más y más; nunca satisfecho con ser quien es o con lo que tiene
  • reacciona con dureza y convierte a las personas, situaciones e ideas, en amenazas
  • puede ser muy competitivo o muy pasivo
  • le encanta juzgar y culpar a los demás (también le encanta juzgarse y culparse a sí mismo)
  • se disgusta con facilidad; se frustra, se angustia, se enoja, o se pone triste por circunstancias que siente que están fuera de su control
  • busca el placer, logros, poder, estatus, dinero y posesiones, y se siente extraviado e inepto si no puede conseguir estas cosas
  • vive constantemente en el futuro o en el pasado, en vez de en el presente
Dado que el ego no reconoce que forma parte de todo y se percibe a sí mismo como separado, esta constante búsqueda de logros nunca es suficiente y, en consecuencia, el ego nunca está tranquilo y en paz. Como podrás ver en cualquier típico día, la separación es el estado "normal" de las cosas para la mayor parte de la humanidad. En este primer paso todavía no existe un intento consciente por iniciar el camino espiritual para volver a reconectarnos con la totalidad.

Si estás leyendo este artículo, es probable que te encuentres en un nivel más avanzado que el primer paso: Separación. Sin embargo, es bueno recordarlo, ¡ya que todos caemos con frecuencia en este paso y nos quedamos colgados de nuestros egos! Nuestra civilización está basada en estos patrones, y no es fácil deshacerse de ellos.

Separación y espiritualidad

El Primer Paso, Separación, está asociado con el primer chakra, el chakra Raíz. Este chakra es responsable de nuestra supervivencia, entre otras funciones. De nuevo, ¡sobrevivir está bien! Así que este primer paso en nuestro camino es vital. Debemos ser capaces de arreglárnoslas con la vida, resolver nuestras necesidades fundamentales y ser capaces sobrevivir antes de que nos ocupemos de satisfacer la evolución espiritual y del alma. Los que tienen fortaleza en este chakra tienen dotes a este respecto, y tienden a manejar lo básico con facilidad, así como a manifestar abundancia. Para los demás, arreglárselas con la supervivencia puede ser un paso crítico de sus lecciones espirituales. Así que el primer paso, Separación, puede tomarles una parte importante del tiempo de su vida en este mundo.

Arquetípicamente, el estado de Separación se relaciona con la energía junguiana del Guerrero. El Guerrero se puede manifestar positiva y negativamente. Del lado positivo, somos asertivos, cuidamos de nosotros mismos, hacemos la diferencia, somos valientes, disciplinados y nos manifestamos en este primer paso de Separación. Las trampas en este paso son ganar a toda costa, ser adictos a los logros / éxito/ bienes materiales / estatus, pelear o competir de manera innecesaria, y consumirnos. Puede ser que nunca aprendamos a utilizar a nuestro Guerrero y terminemos batallando con lo material, siendo víctimas del poder de los demás sobre nosotros, y/o sentirnos débiles, impotentes, indisciplinados, e innecesariamente miedosos. Si te encuentras en cualquiera de los extremos de esta polaridad, necesitarás continuar aprendiendo el paso uno hasta que logres un sano balance.

Astrológicamente, el paso uno se relaciona con el signo de Aries, un signo de fuego y el primero de todos. Simboliza la voluntad de existir, la determinación, la supervivencia, la iniciación, la habilidad de valerse por uno mismo y la valentía. El Aries dentro de cada uno de nosotros (como nuestro chakra Raíz) es el responsable de muestra vitalidad. Así que el paso uno está asociado no sólo con nuestra habilidad para sobrevivir, sino también con nuestra habilidad para prosperar en la vida y disfrutar de nuestra vitalidad y energía. El gozo de manifestarnos en este mundo es lo que experimentamos cuando dominamos el paso uno del camino espiritual.

Parece ser que a tiempo, la humanidad está despertando del histórico dilema de identificarse con el ego, "sobrevive y prospera", y la mentalidad del Guerrero. Yo espero que muchos empiecen a manejarlo y vayan más allá del paso uno del camino con rapidez, y sé que muchos lo hayan hecho ya. ¡Puede que tú seas uno de ellos!