Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Unidad

El doceavo y último paso en el Camino Espiritual



por Melody Larson



TABLA DE REFERENCIA:

PASO DEL
CAMINO
NIVELPALABRA
CLAVE
ACCIONESCREENCIASCHAKRAARQUETIPO
JUNGUIANO
SIGNO
12. UnidadEspírituUnión, "El Ahora"Iluminación, Ascensión"Todo es uno" Cuerpo de LuzEl LocoPiscis


Unidad y el espíritu

Hemos llegado a la etapa final del camino espiritual, Unidad. Aquí cerramos el círculo con el punto de partida del paso 1, Separación, y regresamos a la Fuente, reconociendo que todo es parte de un gran "Yo soy". Unidad, es despertar a la verdad de la unión. Ya sea que se exprese como "Yo soy Dios" o "yo existo en un universo holográfico", se refiere a la iluminación.

En el pasado, llegar a este estado y regresar a la Fuente a menudo significaba irse, o ascender. En las nuevas energías de nuestro tiempo, ascender no se trata de irse. Podemos trascender el karma, vivir más tiempo, y pasar a la siguiente reencarnación sin cambiar cuerpos. En otras palabras, somos capaces de contener toda la energía y el poder de nuestro Ser eterno manteniendo la forma.

El regreso a la Fuente/Ser es un impulso de nuestra evolución colectiva. Es en lo que la humanidad ha estado trabajando y el propósito final de nuestra existencia. Así que todos compartimos este último paso del camino. Somos el prototipo, por decirlo así, de un nuevo tipo de ser: uno que es a la vez luz y materia, espíritu y forma; que al mismo tiempo existe en el tiempo y en "el eterno ahora", uno que es capaz de atravesar todas las dimensiones y mantenerse en el mundo físico. Unidad es sobre evolucionar al punto en que somos capaces de integrar lo eterno con lo temporal.

Esta integración produce una transformación en nuestra conciencia colectiva, donde cambiamos nuestra identificación básica del ego al espíritu. La posibilidad de esta transformación ha sido el mensaje principal de todas las grandes religiones y enseñanzas esotéricas. ¿Cómo es un mundo en el que la humanidad despierta como un todo, en lugar de sólo unos cuantos escogidos? ¿Qué sucede cuando se desvanece la separación entre uno y otro ser? ¿Cómo cambia nuestra relación con la Tierra cuando nos damos cuenta que es un cuerpo vivo y nosotros su sistema nervioso central? ¿Qué significa participar en una realidad multidimensional y reintegrarse a la comunidad del cosmos? Esto es lo que significa "Un Nuevo Cielo y Una Nueva Tierra". Las ramificaciones de nuestra iluminación colectiva son increíblemente hermosas e incuestionables.

¿Cómo te afecta este último paso del camino personalmente? Una vez que hayas alcanzado el nivel de dominio del paso 11, Transmutación, no hay nada más que puedas aprender. Has "terminado" y eres libre de irte, por así decirlo. Decidir mantenerse como forma, es de lo que se trata el paso 12. Desciendes en vez de ascender y aceptas mantener la energía de la iluminación aquí en la Tierra. Puesto que todo es uno, tu energía afecta a la colectividad y contribuye a que la humanidad progrese para que todos se sintonicen colectivamente y despierten. A este punto se le ha llamado El Cambio de las Eras, entre muchos otros nombres. Se acerca rápidamente y tu participación en el paso 12, Unidad, es de gran valor para el conjunto.

Unidad y los sistemas espirituales

Chakra: El doceavo paso no está relacionado con ningún chakra. Sin embargo es tema de debate identificar cuál es el chakra 12 en realidad. Algunos creen que el chakra 12 está compuesto por todos los chakras menores. Juntos, estos chakras se interconectan en lo que podría llamarse un chakra 12: uno compuesto por muchos. Otros lo describen como un centro global de energía, campo, o Cuerpo de Luz que conecta estos chakras.

El chakra 12 puede ser un campo electromagnético que "mantiene" nuestra forma energética y nos conecta con la matriz cósmica o campo punto-cero. En otras palabras, nos une con el Ser/Fuente. Como un rayo de luz solar que es independiente pero al mismo tiempo inseparable del mismo sol, nuestro cuerpo de luz es un holograma de todo el campo de la existencia. Es posible que la iluminación hoy en día active el campo de energía/cuerpo de luz del chakra 12, de tal manera que seamos capaces de unirnos con el Ser/Fuente sin necesidad de ascender físicamente.

Arquetipo: Arquetípicamente, Unidad se refiere a la energía de el Loco, en especial, el Bendito Loco, de Jung. El Bendito Loco se puede manifestar positiva y negativamente. En el lado positivo, el Loco en nuestro interior nos permite ser uno con todo lo que es, libre de ego y en un estado de alegre abandono, viviendo en el ahora. El lado oscuro del Loco aparece cuando creamos falsamente el estado de unidad yendo "por debajo de la conciencia" para lograrlo, con el uso de sustancias que alteran la mente. Otro lado de la sombra del Loco es cuando nuestro sentido de unidad nos conduce a la locura. Perdemos demasiado de nuestro ego y no podemos mantener nuestra psique equilibrada.

El Bendito Loco nos permite disolver la separación entre nosotros y el universo. Esta unidad nos conduce a un estado de felicidad, así como a un estado de profundo conocimiento y confianza que trasciende al intelecto. Esta sabia inocencia nos permite existir libre y plenamente en el momento presente. Iluminación es otra palabra para darle al Bendito Loco rienda suelta sobre nuestras vidas. Llegamos al punto de partida en nuestro viaje espiritual cuando activamos este arquetipo, ya que nunca estuvimos realmente separados del Todo.

Astrología: El paso doce se relaciona con el signo de Piscis, un signo de agua, doceavo y último en la carta astral. Este signo simboliza nuestro regreso a la Fuente, donde nos reintegramos Al Todo antes de iniciar de nuevo a través de Aries.

Este signo se asocia frecuentemente con el misticismo, la fantasía, la locura, y la adicción. Esta vez las interpretaciones mundanas coinciden con las esotéricas, verdaderas para la unidad de Piscis. Es la energía de Piscis en nosotros la que nos lleva a experimentar la unidad con la vida y quitarnos las falsas anteojeras de la separación. Podemos hacer esto de manera positiva a través de la puerta del místico, al buscar la iluminación. También lo podemos hacer de forma negativa a través de la puerta de la evasión, consumiendo drogas y viviendo delirios. Ambas estrategias tienen sus raíces en nuestra necesidad de unidad.

Piscis nos ayuda a realizar la dimensión espiritual de toda experiencia. Aprendemos a combinar lo eterno con lo temporal en lugar de verlos como polos opuestos. Piscis puede ver cómo nada lo temporal en el mar de lo eterno. Simbolizado por el pez, Piscis realmente trata acerca del mar de las aguas eternas de la unidad, la conciencia colectiva, Todo Lo Que Es, conciencia pura, Fuente, Dios, la matriz cósmica, el campo, sin importar cómo lo describas, es el Hogar. Piscis vive allí de forma permanente y es nuestra conexión de regreso a donde vinimos.

Hemos llegado al final del camino espiritual. A medida que avances en los 12 pasos de tu propio viaje, atravesando el territorio del ego, el alma y el espíritu, encontrarás que el camino parece estrecharse hacia el horizonte. Cuando hayas terminado, habrás regresado a ser quien y lo que siempre fuiste, pero con nuevos ojos para ver la verdad de tu propia magnificencia.

Es mi más sincero deseo que este mapa de los 12 pasos te ayude a pasar de la supervivencia y el éxito al significado, del frenético hacer a simplemente ser, de ser víctima a ser capaz, del sufrimiento a la alegría, de la falta de sentido al propósito y de la separación a la unidad. En última instancia, este camino se trata de pasar de un estado de temor a un estado de amor. Que el cambio se convierta en la intención de tu vida.

¡Mis bendiciones para el recorrido de tu camino!