Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Identidad

El tercer paso en el Camino Espiritual



por Melody Larson



TABLA DE REFERENCIA:

PASO DEL
CAMINO
NIVELPALABRA
CLAVE
ACCIONESCREENCIASCHAKRAARQUETIPO
JUNGUIANO
SIGNO
3. IdentidadEgoIndependenciaRebelarse y/o hacer cambiosnecesito ser yo / necesito ser librePlexo SolarEl HuérfanoGéminis


El ego y su sentido de identidad

En el segundo paso, Pertenencia, el ego buscó resolver el dilema de su propia separación integrándose con los demás. Ahora en el tercer paso, el ego empieza a sentirse limitado por la propia "tribu" (familia, compañeros, grupo, cultura, etc.) en la que alguna vez se sintió tan seguro. La necesidad fundamental del ego en este momento es establecer límites más sanos al buscar independizarse de la tribu.

El tercer paso, Identidad, se trata de distanciarse de las creencias del pensamiento de grupo y buscar el propio sistema de valores. La esencia del paso tres es la necesidad de desarrollar autoestima. En este paso, creamos límites más sanos y encontramos el valor de nuestros atributos personales. Descubrimos nuestros gustos y aversiones, necesidades y deseos, valores y creencias, y aprendemos a adoptarlos incluso si no están conformes con nuestra tribu. Esto usualmente se logra a través de acciones en vez de la contemplación interna, dado a que todavía nos encontramos al nivel del ego y no al nivel del alma, así que este paso crea mucho cambio y movimiento en nuestras vidas.

La identidad usualmente se manifiesta como rebelión, ya sea ligera o extrema. Hay un "dejar el nido" que puede ser literal o figurativo. Los divorcios y los cambios de carrera suelen ocurrir en este nivel. De pronto cambiamos nuestra apariencia personal y estilo, por ejemplo, usando ropa que "refleje mi nuevo yo". Exploramos nuevos pasatiempos, nueva comida, nueva música. Si tenemos sobrepeso nos ponemos a dieta o empezamos a hacer ejercicio. Encontramos nuevas personas con quien salir. Toda clase de cambios como estos pueden suceder en el paso Identidad.

¿Cómo puedes saber si estás en este paso? Observa las reacciones de quienes te conocen bien. Ellos notarán los cambios que estás haciendo y te dirán algo al respecto, tal vez criticándote o haciéndote alguna broma. Entonces date cuenta de tu reacción. ¿Tiendes a sobreactuar o disgustarte si no reconocen los cambios que estás haciendo o no los toman en serio? ¿Decides en algún momento romper con esas personas cuando no reconocen los cambios que estás haciendo? ¡Bienvenidos al paso tres!

Hay muchos aspectos positivos respecto a la Identidad: Aprendemos a manejar el riesgo y el cambio, reforzamos nuestra autoestima, defendemos nuestras propias creencias y nuestra capacidad de "lograrlo por nosotros mismos". Sin embargo todavía nos encontramos a nivel del ego, lo que significa que no somos todavía capaces de discernir entre el poder emocional y el espiritual. (Esto empieza a suceder en los pasos posteriores cuando nos encontramos a nivel del alma). Aquí, todavía le estamos haciendo cambios a las circunstancias de nuestra vida para sentirnos mejor respecto a nuestra interioridad. Para algunos, este paso puede ser el inicio de una búsqueda espiritual consciente por descubrir verdades más importantes y significado, pero para la mayoría, este paso tiene que ver con la mejora en las capacidades personales y no con la transcendencia.

Identidad y espiritualidad

Chakra: El tercer paso, Identidad, está relacionado con el tercer chakra, el chakra del Plexo Solar. Este chakra es responsable de varias funciones, pero las fundamentales son el poder personal y la autoestima. El Plexo Solar es donde experimentamos nuestras "reacciones instintivas". Es como un detector de mentiras espiritual. Cuando tenemos ideas, creencias, opiniones o juicios que nos fortalecen, este chakra se fortalece también. Cuando tenemos ideas, creencias, opiniones o juicios desmotivantes, se drena nuestra energía y lo experimentamos como mariposas en el estómago, náuseas, y otras sensaciones relacionadas con la impotencia. Al chakra del Plexo Solar se le suele conocer como la "mente verdadera", "mente corporal" o "base de la Intuición", por esta razón. Yo prefiero ver este chakra como la base del discernimiento y el juicio correcto. La forma de nuestros pensamientos viene de ahí, no de nuestras cabezas. Este es en realidad un chakra mental, aunque lo experimentemos emocional y psicológicamente.

El tercer paso, Identidad, tiene que ver con activar este chakra. Es en este chakra donde reside la capacidad de nuestra alma para impactar al mundo, porque sin un ego saludable, el alma no tiene el medio adecuado para llevar a cabo sus razones para estar en este mundo. Es por eso que siempre repito que el ego no es una cosa "mala". Lo necesitamos, pero necesitamos que sea sano. Descubrir nuestra Identidad y activar el tercer chakra son sinónimos.

Arquetipo: Arquetípicamente, la Identidad se relaciona con la energía del Huérfano, de Jung. El Huérfano se puede manifestar positiva y negativamente. En el lado positivo, el Huérfano nos ayuda a dominar la auto-confianza, la fortaleza interior y el poder personal. Igual que el Inocente nos enseñó antes a apoyarnos en los demás, ahora el Huérfano nos enseña a apoyarnos en nosotros mismos. En el caso de la Identidad, escogemos vivir la energía del Huérfano al abandonar a la tribu voluntariamente y seguir nuestro propio camino. Al hacer esto, aprendemos quién somos en realidad y a confiar en ese ser.

Las trampas de nuestro Huérfano son rebelarnos o exiliarnos a tal grado de no ser capaces de reintegrarnos a la tribu. En otras palabras, vivimos nuestra Identidad a la vez que culpamos a la tribu por todas las cosas que nos enseñaron / nos hicieron / nos forzaron a creer. El punto de equilibrio se logra cuando nuestro Huérfano puede practicar el discernimiento y el juicio correcto: el dominio de ser verdaderos con nuestro propio sentido del Ser aun cuando estemos con un grupo o un compañero. No tememos expresar nuestras creencias, ideas y sentimientos. Expresamos nuestros intereses personales sin importar lo que el grupo piense de ellos. Este es el paso desde donde saltamos al cuarto en el camino espiritual, donde la Comunión nos enseña a honrar y mostrar compasión por las diferentes creencias y acciones de los demás.

Astrología: Astrológicamente, el paso tres se relaciona con el signo de Géminis, un signo de aire y el tercero en la cata astral. Este signo mental simboliza amprender y descubrir, percepción y observación, movimiento y exploración. La meta de Géminis es aprender cómo se comunica el mundo con él y viceversa. Para lograr esto, debemos abandonar el nido y explorar en ese mundo. Géminis se pregunta, "¿Quién soy yo en relación a esto o aquello?" Géminis nos da la curiosidad necesaria para encontrar lo que está en el mundo más allá de lo que nuestra tribu nos haya dicho o enseñado.

La clave del tercer paso, Identidad, es aprender quién eres, qué crees y qué amas, como un ser separado de lo que se te ha trasmitido en tu tribu. Algunas de estas cosas pueden coincidir con los valores de tu tribu, y otras tal vez no. Sentirnos a gusto con lo que no "coincidimos" y respetarnos, es el secreto para establecer un ego sano y una sólida autoestima. Veremos en nuestra siguiente entrega cómo el paso tres nos conduce al cuarto, Comunión, el nivel final del ego y la puerta de entrada a los 4 niveles del Alma.