Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Soberanía

El quinto paso en el Camino Espiritual



por Melody Larson



TABLA DE REFERENCIA:

PASO DEL
CAMINO
NIVELPALABRA
CLAVE
ACCIONESCREENCIASCHAKRAARQUETIPO
JUNGUIANO
SIGNO
5. SoberaníaAlma (entrada)Seguridad, Autenticidad, SimplificaciónRegreso a la tribu, creando mayor significado"Estoy o no estoy realizado"GargantaEl CreadorLeo


Soberanía y el alma

Habiendo aprendido la lección de la compasión en el paso anterior, Comunión, ahora cruzamos el puente del ego hacia el alma. En el quinto paso, Soberanía, el ego "se da la mano" con el alma y encuentra su propia autenticidad. Regresamos de las aventuras lejos de la tribu de nuestro cuarto paso. Después de descubrir nuestros propios valores y creencias, ahora volvemos a casa, a nosotros mismos y a nuestras relaciones con los demás. Hemos aprendido a permitir que los demás sean quienes son, y nos hemos dado permiso para ser lo que somos. El paso cinco, Soberanía, es el momento en que nosotros no sólo creamos nuestra vida, sino que lo hacemos a un nivel mucho más significativo.

Este paso consiste en crear seguridad interior y satisfacción para nosotros mismos. Este paso puede ser el que más se prolongue en el camino si todavía no hemos establecido nuestra seguridad exterior en los pasos anteriores: estabilidad financiera, relaciones estables y salud. Si hemos logrado esas cosas, entonces profundizamos nuestra satisfacción con la vida. No sólo trabajamos, sino que lo hacemos en algo que es más gratificante. No nos limitamos a pagar el alquiler o la hipoteca, creamos una casa que se siente segura y hermosa. No sólo estamos en piloto automático en nuestras relaciones, sino que conscientemente deseamos una conexión más profunda. Soberanía, entonces consiste en crear una vida que nos gusta y que refleja quienes somos en un nivel interior, o del alma.

Pueden suceder dos cosas en este momento. Si nos sentimos satisfechos y seguros con la vida que hemos creado, este paso suele ser el punto final de nuestro viaje espiritual. Esto no es un pecado. Llevamos una vida muy satisfactoria que impacta a los demás de muchas maneras positivas. Nuestra alma se mantiene "bajo la superficie" y no nos hacemos conscientes de su existencia. Sin embargo, si seguimos sintiendo que falta algo a pesar de nuestra vida segura, satisfecha y auténtica, entonces nuestra alma utiliza este paso para empezar a llamar nuestra atención.

A menudo, esto se realiza simplificando de una manera muy práctica. Podemos optar por dejar de participar actividades y compromisos que nos agobian más de lo que nos satisfacen. Empezamos desechar cosas, en sentido literal y figurado. Primero ordenamos nuestra agenda y nuestros armarios. Tiramos todo lo que no refleja lo que somos. No sabemos por qué lo estamos haciendo. Sentimos una necesidad compulsiva de crear más espacio que nos deje respirar.

Lo que realmente sucede es que nuestra alma está empezando a hablar con nosotros y nos pregunta: "¿Estás haciendo todo lo que puedes hacer en esta vida? ¿Realmente has realizado tu propósito? ¿Tu vida se puede profundizar más? ¿Quién eres tú más allá de tu cuerpo físico?". No estamos escuchando directamente estas preguntas todavía, pero nuestra alma, sutilmente, nos está incitando a ubicarnos en el momento presente. Respondemos simplificando nuestras vidas, lo que nos permite ir más despacio y estar más presentes. Esto nos prepara para el siguiente paso en el viaje, de hecho, al escuchar estas preguntas conscientemente las vamos convirtiendo en propias.

Soberanía y los sistemas espirituales

Chakra: El paso cinco, Soberanía, se asocia con el quinto chakra, el chakra de la garganta. Este chakra es responsable de muchas funciones, pero las fundamentales son nuestra capacidad de decir y vivir nuestra verdad. Es a través del chakra de la garganta que expresamos nuestra autenticidad. Es también a través de este chakra que creamos; no en el sentido artístico —eso le corresponde al segundo chakra—, sino en el sentido de manifestar quien somos de una manera tangible al crear nuestra vida. Por último, este chakra nos ayuda a ser responsables de nuestras creaciones.

Así como el chakra del corazón era visto como "el asiento del alma", el chakra de la garganta es el vehículo para expresar los deseos del alma. En otras palabras, es el centro de comunicación del alma.

Arquetipo: Arquetípicamente, Soberanía se refiere a la energía del Creador, de Jung. El Creador se puede manifestar de manera positiva o negativa. En el lado positivo, el Creador es el responsable de manifestar nuestra realidad. Creamos nuestro Ser, nuestra vida, y los sueños y visiones que nos inspiran. En el lado negativo, podemos crear manifestaciones "nocivas" o que queden en manifestaciones con oportunidades limitadas para nosotros.

El Creador nos empuja a co-crear con nuestra alma para manifestar la más verdadera y auténtica vida posible; una que se alinee con y refleje nuestro propósito interno. Cuando trabajamos con nuestro Creador, sentimos una profunda sensación de destino y significado. Deseamos ser fieles a nosotros mismos y expresar esa verdad en el mundo a través de la vida que creamos.

La principal trampa de nuestro Creador es el agotamiento. El alma no es sensible a las necesidades de nuestro ser físico y debemos tener cuidado de no sobre-crear. Cuando lo hacemos, podemos llegar a hacernos adictos al trabajo o crear una vida que sea excesivamente compleja, que nos deje abrumados física, mental y emocionalmente.

Es a través del Creador que contribuimos con "el alma del mundo" o el sueño colectivo de la humanidad, ya que cada uno de nosotros contribuye a la conciencia colectiva mediante la realización de la visión de su propia alma.

Astrología: El paso cinco se corresponde con el signo de Leo, un signo de fuego y quinto en la carta astral. Todo lo relacionado con este dinámico signo tiene que ver con la expresión. En el nivel mundano, Leo a menudo se interpreta como el actor o el egocéntrico, pero espiritualmente este signo va mucho, mucho más profundo. Leo nos enseña a manifestar nuestra autenticidad y expresar nuestra alma en el mundo. La lección de Leo es celebrar la vida con plena confianza de que nuestros sueños, cuando son auténticos, se manifestarán.

Finalmente, Leo sabe cómo mantener nuestra atención en el momento presente. Cuando vivimos en el presente, en vez de lamentarnos por el pasado o temerle al futuro, le abrimos las puertas al alma para que nos oriente a través del chakra de la garganta. También aprendemos a ser felices con lo que es. Nuestro Leo interior sabe cómo encontrar la alegría como ningún otro signo. Es sólo desde un lugar de confianza y alegría en el momento presente que somos capaces de manifestar resultados positivos en momentos futuros. Este es el regalo de Leo.

En resumen, el quinto paso, Soberanía, consiste en crear una vida que refleje nuestro yo profundo. Es el primer paso en el nivel del alma de nuestro camino. Ya sea que conscientemente descubramos o no nuestra alma, nos prepara para poder optar por seguir con el resto del camino espiritual.

¿Y si decidimos ir más allá? Entonces nos encontraremos con el siguiente paso del camino espiritual, el de Búsqueda. La Búsqueda es la verdadera iniciación en el camino espiritual a un nivel consciente.