Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Orientación

El noveno paso en el Camino Espiritual



por Melody Larson



TABLA DE REFERENCIA:

PASO DEL
CAMINO
NIVELPALABRA
CLAVE
ACCIONESCREENCIASCHAKRAARQUETIPO
JUNGUIANO
SIGNO
9. OrientaciónEspírituIntuiciónDescubrir la sincronicidad"Tengo un propósito" AlmaEl SabioSagitario


Orientación y el espíritu

Este es el primer paso del último nivel del camino, el nivel del espíritu. Como todos los pasos de transición, todavía hay mucho trabajo basado en el alma ocurriendo en el Paso 9. Lo que sucede en este paso es que el alma ahora está más integrada debido al último paso, Sanación. Recuerda su conexión con el Espíritu. Ya no está separada, así que ahora es capaz de "alinear las cosas con los demás" en el plano espiritual y co-crear la sincronicidad. También es capaz de enviarte mensajes claros, en vez de confusos. Así que la sincronicidad y la intuición son los dos principales medios con los que el alma empieza a comunicarte su propósito en este paso.

Todo lo relacionado con Orientación tiene que ver con comunicación. El alma puede enviarte mensajes por medio de símbolos, sincronicidad, corazonadas, inspiración súbita, sueños, e incluso canalización directa. Conectar con tus guías, aumentar tu poder psíquico, y afinar tu capacidad para estar presente y prestar atención, forman parte de este paso. Tu alma comienza a comunicarte tu propósito interno en esta vida, y cuando aprendes a escuchar sus indicaciones, tu vida empieza a adquirir una cualidad mágica.

Aprender a recibir los mensajes es la clave, y eso es lo que enseña este paso. Una vez que comienzas a ver la relación entre escuchar y actuar basado en la orientación que recibes, y los resultados se manifiestan en tu vida, empiezas a saber que realmente eres un poderoso ser eterno que está aquí en un cuerpo físico. El poder y la claridad que se producen al dominar este paso son maravillosos en verdad.

Eventualmente, tu propósito se revela. Este propósito no es algo tangible que haces, al menos no todavía. En su lugar, se te revelan las lecciones que viniste a experimentar en esta vida, y avanzar en su dominio. Al hacerlo, se convierten en tus dones.

¿Cómo reconoces que te encuentras en el paso 9, Orientación?
  • Aumenta la sincronicidad en tu vida

  • Tu intuición empieza a surtir efecto y es mucho más precisa

  • En algunos se revelan sus poderes psíquicos

  • Al seguir una corazonada se te abren las puertas

  • La vida empieza a fluir y todo sucede con muy poco esfuerzo

  • Empiezas a encontrar respuestas a las preguntas "¿Quién soy? y ¿Qué he venido a hacer?"

  • Te quedan claras las lecciones que has venido a aprender

  • Se activan los dones que has venido a compartir con el mundo

Orientación y los sistemas espirituales

Chakra: El paso nueve, Orientación, está relacionado con el noveno chakra, el chakra del Alma. Este chakra es responsable de muchas funciones, pero la fundamental es nuestra capacidad de comunicarnos con nuestra alma para reconocer nuestro propósito. Este chakra traduce los mensajes del alma por medio de arquetipos, símbolos, sueños, y otros patrones.

El chakra del alma también contiene las lecciones y dones que deben activarse en esta vida. Así como el octavo chakra, Kármico, contiene nuestro Registro Akáshico, este chakra contiene nuestras potencialidades. Estas se calculan de acuerdo a lo que hemos o no logrado todavía. Así que los chakras 8 y 9 trabajan a la par. Al añadir el Registro Akáshico almacenado en el chakra Kármico, el chakra del Alma en consecuencia adapta nuestras lecciones y regalos potenciales.

¿Cómo podemos tener un propósito del alma antes de nacer, si ello puede cambiar de acuerdo a lo que hacemos en vida? Aquí es donde entra en juego el libre albedrío. Esta es la razón por la que los chakras 8 y 9 siempre funcionan juntos. No estamos predestinados, pero estamos predispuestos. El alma puede establecer un conjunto de posibles potencialidades en relación a nuestras lecciones y regalos, basada en lo que hemos experimentado hasta ahora y en lo que hemos elegido al nacer en esta vida. Pero lo que hacemos en esta vida afecta esas potencialidades.

Así que, sí, tenemos un propósito antes de llegar. Y sí, es nuestro libre albedrío el cumplir con ese propósito, alcanzarlo parcialmente, darle un giro, o, ¡cumplir con un propósito totalmente diferente!

Arquetipo: Arquetípicamente, Orientación se refiere a la energía de el Sabio, de Jung. El Sabio tiene el conocimiento y la sabiduría eterna. Puede ayudarnos a comprender un espectro espiritual más amplio a fin de descubrir la verdad sobre nuestra razón para estar aquí. Cuando estamos dispuestos a alinearnos con esa verdad, nuestras vidas comienzan a fluir y cumplimos nuestro propósito. Sin embargo, también puede que neguemos la verdad que encontremos. En otras palabras, puede que nos neguemos a aceptar las lecciones que nuestra alma desea que experimentemos en esta vida. Si no reconocemos las lecciones, no podremos transmutarlas en nuestros dones.

El Sabio funciona como nuestro oráculo interior. Cuanto más interpretemos correctamente y actuemos en consecuencia a lo que el oráculo nos tiene que decir, mayor información tenderemos a recibir. Del mismo modo, cuanto mejor lleguemos a hacerle preguntas a nuestro Sabio, más profundas serán las respuestas. Nos corresponde a nosotros, haciendo uso de nuestro libre albedrío, buscar o no a nuestro Sabio interior. Cuando nos liberamos del apego a lo que pensamos respecto a lo que se supone que deberíamos estar haciendo con nuestras vidas, nos abrimos a recibir un nivel más profundo de orientación. Así es como entramos en contacto con el Sabio en nuestro interior.

Astrología: El paso nueve se relaciona con el signo de Sagitario, un signo de fuego y noveno en la carta astral. De un modo mundano, a Sagitario por lo general se le asocia con el paso 6, Búsqueda. Este signo es la fuerza interior en nosotros que busca experimentar el mundo. Podemos hacer esto mediante los viajes, el estudio, o el hedonismo. Sin embargo, a nivel espiritual, Sagitario encaja mejor con el paso 9, Orientación. Más allá de las experiencias de la vida mundana, Sagitario es nuestro filósofo interior. Está obsesionado con la Verdad, con el significado de la vida, y con el destino y el propósito a un nivel cósmico. En última instancia, sólo nuestra intuición nos puede dar esas respuestas, no nuestro intelecto, porque existen en la esfera espiritual, no en la mundana.

Sagitario también tiene la energía de la fe y el optimismo. Nos permite la confianza necesaria para atender efectivamente nuestra intuición, sobre todo cuando lo que nos está guiando a hacer puede ir en contra de la acción racional. Sagitario toma con entusiasmo las oportunidades que le ofrece la sincronicidad, sabiendo que cada una es una pista dejada por el espíritu en nuestro camino hacia la Verdad.

Para resumir, el paso nueve, Orientación, tiene que ver con aprender a comunicarnos con nuestra alma para descubrir y manifestar nuestro propósito. Este propósito existe a un nivel superior al de las enseñanzas y los dones, y no como una cosa tangible de lograr. El paso Orientación nos enseña a cultivar nuestra intuición, darnos cuenta de la sincronicidad, y actuar en consecuencia. Una vez que dominamos esta comunicación y comenzamos a prestar atención, descubrimos quiénes somos y por qué estamos aquí. A partir de ahí, podemos asumir el don de lo que nos hemos convertido como resultado de dominar nuestras lecciones y aplicarlas de una manera práctica. Nos ocuparemos de la aplicación práctica de nuestros dones en el Paso 10, Co-creación.