Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Estudiante - Curso de Desarrollo Mental 1
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Contrarrestar el Deterioro de los Recuerdos

La disminución de la capacidad de la memoria es tal, que una hora después de haber tratado de memorizar, aproximadamente el cincuenta por ciento de los hechos pueden haberse olvidado. Un día después, casi todo lo relacionado con el ejercicio de la memoria puede haberse evaporado. La siguiente gráfica ilustra la forma en que la gente olvida muy pronto; una dramática curva hacia abajo a partir de unos cinco minutos después del intento de memorizar. Esto presupone que se prestó completa atención a la palabra hablada o escrita, con entendimiento, obviamente, si se prestó poca atención o el material no se entendía, ¡no habría mucho que recordar! La cantidad de olvido rebasa la marca del cincuenta por ciento después de una hora y cae al 90% después de un día. La curva luego se nivela entre el 90 - 99%.

Pérdido de memoria

Suponga en cambio que pudiera revertir esta curva y aumentar la cantidad de hechos recordados con el paso del tiempo. Estudios llevados a cabo por el Dr. Mateo Erdelyi de la Universidad de Nueva York, mostraron que los voluntarios que probaron sus ideas encontraron que podían recordar el doble de información un día después de haber aprendido su método que a los cinco minutos después. A partir de estos estudios prácticos se han desarrollado técnicas que le permiten a cualquiera invertir la curva habitual de olvido y recordar mejor las cosas con el tiempo.

El método es el siguiente. Supongamos que usted tiene que asistir a una conferencia o reunión en la que no es posible tomar notas o hacer una grabación, sin embargo, es de vital importancia recordar los puntos más destacados que se discutieron. Para garantizar una recordación eficaz debe establecer un programa en su mente que actuará como un almacén de información. Por lo tanto, a medida que transcurra la sesión haga una nota mental de los puntos clave que se plantearon y repítaselos a usted mismo en orden numérico. Repita esa lista desde el principio, según añada cada punto nuevo. De esta manera puede mantener un total acumulado de todos los puntos sucesivos que se han planteado. Esto es posible porque el flujo de su pensamiento interno es mucho más rápido que el del discurso vocalizado que está escuchando, así que usted puede llenar los vacíos al revisar su programación. También ayuda acompañar cada punto con una representación visual de la materia, en particular si esa imagen es sorprendente o humorística, es decir, memorable.

De cinco a diez minutos después de que termine la sesión, encuentre un lugar tranquilo donde pueda sentarse y relajarse, y luego recorra estos temas clave en su mente. No se preocupe si en ese corto espacio de tiempo parece haber olvidado mucho del material. Dedique un par de minutos en este ejercicio y no se fuerce en recordar temas difíciles de aprender. Sólo haga una conjetura acerca de cualquier cosa que no pueda recordar en ese momento. Repítase cada uno de los temas a sí mismo sólo una vez, y haga una nota por escrito si es posible. Esto ayuda a que la consolidación neurológica inicial de las memorias de corto plazo pase a registros permanentes de largo plazo.

Alrededor de una hora más tarde haga una segunda sesión de recordación, igual que antes, pasando por todos los temas sin demasiada tensión, repitiéndoselos a sí mismo. Los nuevos aspectos y datos volverán a aparecer por asociación. La tercera sesión deberá hacerla unas tres horas más tarde, la siguiente después de seis horas, de preferencia antes de ir a dormir. Esto hace un uso máximo de la consolidación que ocurre durante el proceso del sueño. Repita los procedimientos de recordación de tres a cuatro veces en cada uno de los días segundo y tercero, espaciando las sesiones uniformemente durante el día.

Pérdido de memoria incremento en tiempo

Mateo Erdelyi descubrió que sus sujetos de estudio recordaban la información con mayor facilidad si eran capaces de evocar imágenes mentales asociadas con un tema en particular. Parece que la mente maneja las imágenes, especialmente las vívidas e inusuales, con mucho más eficacia que cuando trata con palabras, números o conceptos abstractos. Usted puede hacer uso de este hecho al formarse una breve imagen de cada tema importante cuando se describió inicialmente y más tarde cuando revise el tema, esto mejorará la retención y la memoria.

Si se queda atascado en algún momento, haga uso de la asociación de imágenes para refrescar su memoria. Permanezca relajado y piense en lo primero que sea capaz de recordar del punto anterior. Esto debe producir una asociación de algún tipo que pueda utilizarse como un disparador, conduciéndolo al siguiente eslabón de la cadena.

Después de que tal vez hasta diez vínculos se hayan sacado de la mente, uno de los temas que faltan volverá a aparecer, como un conejo del sombrero de un mago.

Pruebe este sistema de revisión como un ejercicio tan pronto le sea posible en una situación de la vida real. Compare la ganancia en los hechos recordados con lo que normalmente puede retener en su mente durante un período de tres o más días. Su memoria y su capacidad de aprender es mucha, mucho mayor de lo que puede suponer. El efecto de este programa de revisión es reducir considerablemente el porcentaje de olvido. En lugar de dejar que la memoria decaiga rápidamente a un 80% durante las primeras 24 horas, puede reforzarse por revisiones en los períodos de consolidación crítica y en los intervalos siguientes, y puede ser elevada de nuevo hasta lo que inicialmente fue retenido.

La misma técnica se puede aplicar siempre que estudie materiales que tiene la intención de recordar. Puede pensarse que con el continuo estudio de una asignatura los exámenes se acumulan y se hacen cargo de la mayor parte de su tiempo de estudio. En realidad, este no es el caso. Suponiendo que una persona que estudió todos los días durante una hora al día, y además estableció un programa de revisión para ese estudio, en un solo día tendría que revisar el trabajo de la sesión de estudio que acaba de terminar (inmediatamente después, unas horas después y antes de ir a la cama), y también el material de un día, una semana, un mes y seis meses anteriores.

Examen del trabajo realizado:Tiempo que tomó:
El mismo día5 minutos
1 semana antes de3 minutos
1 mes antes de1 minuto
6 meses antes1 minuto
Tiempo máximo de revisión en cualquier día:10 minutos

Una persona que invirtió una hora al día en el estudio, tendría que destinar sólo un máximo de total de 10 minutos al día para completar toda la revisión necesaria y mejorar su memoria muchas veces más. Así, unos pocos minutos dedicados a la revisión hace que las horas invertidas al estudio sean útiles y eficaces.

En resumen: ¡siga yendo hacia atrás! Tómese un tiempo para detenerse y reflexionar. Vuelva a lo que aprendió ayer, el día anterior, la semana pasada, y así sucesivamente. Aún necesita de todo eso. No sólo vaya hacia adelante, dejando que se evapore todo su aprendizaje. Su éxito se mide por cuánto ha consolidado, y no por lo mucho que una vez aprendido luego olvidó. Cuando haya adquirido la disciplina de la revisión organizada de los materiales previamente estudiados, y recibió los beneficios, el procedimiento llega a ser fácil y automático.




CONTENIDOS:




Continuar... Aprendizaje Físico