Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Estudiante - Curso de Desarrollo Mental 1
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Barreras del Aprendizaje

El propósito del aprendizaje es entender algo y ser capaz de aplicar lo que uno ha aprendido. Antes de empezar a estudiar, usted debe reconocer que representa algo que usted desconoce. Debe tener la capacidad de ver que hay un hueco en su conocimiento que quiere llenar. Identifique qué es lo que no sabe y qué planea hacer con ello. De tal manera que ahora usted tiene la intención de aprender el tema: quiere y desea aprender. Su propio deseo de aprender el tema es lo que le permite tomar sus propias decisiones mientras se adentra en él. Sólo estudie por razones que sean suyas y de nadie más. Este es un principio que debe mantener siempre que estudie. Por simples que sean sus razones, son las bases de su progreso.

Es fundamental evaluar la importancia relativa de los segmentos de información cuando estudiamos. Atribuir una importancia uniforme a toda la información no es factible y no nos conducirá a comprender y aplicar estos conocimientos. Se recomienda hacer una evaluación consciente de la importancia de lo que estudia. ¿Qué tanto cada segmento de información le significa al tema, que tan central es, que tipo de información es? Podemos dividir cualquier tema en elementos de diferente importancia:

  1. Principios básicos:
    Lo esencial que subyace en el tema. Los principios básicos. Estos deben conocerse y entenderse por completo.

  2. Métodos de aplicación:
    Qué capacidades necesitamos tener para aprender el tema: las acciones, actividades y los métodos involucrados. Esto debe ser aprendido y dominado.

  3. Explicaciones:
    Saber por qué los principios básicos del tema son ciertos y una descripción de cómo funcionan las actividades, es necesario para entender bien el tema.

  4. Ejemplos:
    Los ejemplos ilustran el tema y ayudan a una compresión más completa.

  5. Opiniones:
    Es usual que el autor nos exponga diferentes opiniones sobre el tema y sobre otros temas que no están relacionados. Esto puede ser interesante, pero no es necesariamente importante comparado con los principios y actividades básicas.

  6. Adicional:
    Los materiales de estudio suelen incluir biografía, glosario, índice y otras referencia como recursos que no forman parte del contenido.

Hay una drástica diferencia entre la importancia de los principios básicos y las opiniones sobre temas que no están relacionados. Sin embargo, como están contenidos en el propio texto, es usted quien los enfatiza cuando es debido.

Aparte de los principios básicos y los métodos de aplicación, la información está ahí para ayudarle a entender mejor el tema mientras usted estudia. Siempre y cuando entienda las partes cuando las estudia, retener el 100% de ellas no es necesario.

Pero los principios básicos y los métodos de aplicación han de ser comprendidos y dominados al 100%. Tiene que conocerlos y retenerlos plenamente. Si no los conoce no podrá aplicar el material.

Lo siguiente puede dificultar el estudio:

  1. Significados de palabras vagos.
  2. No estar familiarizado con el tema.
  3. Poca oportunidad para aplicar las ideas.
  4. Falta de información o una curva de aprendizaje demasiado elevada.

1. Definir el significado de las palabras
El principal y más importante obstáculo es la palabra malentendida. Si al estudiar pasa por una palabra que no comprende del todo, lo note o no, su atención quedará subconscientemente fija en esa palabra y las siguientes partes del texto las pasará en blanco. Es probable que no reconozca lo que está leyendo después de ese punto. La memoria de lo que ha estudiado tendrá huecos y usted tendrá una sensación de vacío en relación al tema.

Supongamos que usted tiene un libro que no fue escrito en Español sino en un idioma que no conoce. Naturalmente, usted no podría estudiarlo, a menos que aprendiera las palabras de ese idioma. Pero, ¿qué hay del Español? Por supuesto habla Español, no obstante, suponga que lee en un determinado curso: la teoría se interrelaciona con la práctica con ejemplos. La palabra "interrelaciona" significa: "poner los dedos de una mano entre los dedos de la otra", como hace cuando aprieta las manos entre sí. Cuando la teoría y los ejemplos prácticos se interrelacionan, aprende una parte de la teoría y después un ejemplo práctico, más teoría y otro ejemplo práctico, y así sucesivamente. Eso es lo que usted espera si lee que la teoría y la práctica se interrelacionan.

Suponga que empezó a estudiar algo y había una palabra como "interrelacionar" que usted no entiende. ¿Cómo se sentiría? ¿Se sentiría aburrido? ¿Consideraría que es un tema difícil? ¿Se sentiría harto y le daría sueño? Es probable que después de unas cuantas de esas palabras usted dejase de estudiar el tema.

Por lo tanto, al estudiar este curso o cualquier otro tema en el que desea tener éxito, asegúrese de poder definir todas las palabras que se utilizan. Busque la palabra en un buen diccionario y asegúrese de que puede definirla con claridad. Después utilice la palabra en varias frases, hasta que sienta que realmente puede comprender y utilizar la palabra sin dudar.

Una palabra mal entendida no es necesariamente obvia. Las palabras que usted sabe que no entiende no son las más perjudiciales. Mucho más insidiosas son las palabras de las que tiene una comprensión imperfecta. Usted puede tener una definición errónea o parcial, una comprensión incierta, o lo que sea. Las palabras sencillas son particularmente peligrosas. Es usual que uno nunca se haya molestado por entenderlas o las dé por supuesto y pueden causar estragos en la comprensión de un tema.

Si usted piensa que el tema es difícil, o se siente cansado o aburrido, y su mente está distraída, o si ha leído varias páginas y no puede recordar el contenido, inmediatamente busque la palabra que dio por entendida y que no puede definir. Busque la palabra en un diccionario y utilícela en algunas frases propias, hasta que se haya familiarizado con ella.

Si pasa continuamente palabras malinterpretadas, los síntomas serán más complejos. No sólo se sentirá cansado y con la mente en blanco, a usted comenzará a desagradarle el tema. Ya no es divertido, le aburre o le molesta. Si sigue así empezará a quejarse y a culpar a los demás por su problema. Y, finalmente, lo dejará, abandonará el tema y no querrá volver a él. Si se ve obligado a seguir estudiando puede desarrollar formas de memorizar el material e incluso pasar pruebas. Sin embargo, no lo habrá aprendido y no será capaz de aplicarlo.

2. Familiarizarse con el tema
Un estudiante puede ser capaz de dar una definición simple de la palabra en cuestión, pero aún sentir que el significado es una abstracción y es incapaz de relacionar el concepto con situaciones del mundo real. Para ayudar a concretar su comprensión de una palabra tendrá que consultar una enciclopedia. Una buena enciclopedia le ayudará a concebir mejor una realidad que la que ofrece el diccionario y a familiarizarse con las aplicaciones prácticas.

Supongamos que usted se va a reunir con un amigo en algún lugar y no sabe cómo llegar. Usted está familiarizado con esa parte de la ciudad. Usted le pregunta a un policía y le dice, "Baje por esta carretera, tome la tercera a la derecha y luego la segunda a la izquierda. El lugar que busca está a la derecha, hacia abajo aproximadamente a la mitad de este camino". Ahora tiene algunos datos, pero no sus datos. Usted no está familiarizado con la ruta, ni siquiera seguro de que la orientación es correcta. Tal vez el policía ha cometido un error. Usted se siente inseguro, preguntándose si va a llegar tarde.

Va por el camino y toma la tercera a la derecha, justo antes de un cine. Baja por ese camino y toma la segunda a la izquierda, justo después de un gran bar. Sobre la mitad de camino por esta vía, en el lado derecho, en el lugar que busca está esperándolo su amigo. Le tomó diez minutos.

Ahora no sólo tiene los datos, los ha utilizado y sabe que son correctos. Está informado. Es su información, ahora le pertenece. Usted ya no tiene incertidumbre y puede decir que está familiarizado con la ruta. Sabe cómo llegar a ese lugar y podría dar instrucciones (información) en sus propias palabras, por ejemplo:

"Vayan por este camino y den vuelta a la derecha justo antes del cine. Luego a la izquierda, justo después del gran bar. El lugar está aproximadamente a la mitad del camino de la derecha. Se tarda unos diez minutos."

Por supuesto, usted no sabe cómo llegar hasta ahí desde una dirección diferente, pero está familiarizado con la ruta.

En el estudio también es necesario familiarizarse con el tema, para que pueda explicarlo en sus propias palabras. Definir las palabras es el primer paso y después tener una mayor comprensión mediante el uso de una enciclopedia o a través de otros tipos adecuados de lectura e investigación.

Para ayudar a que comprenda el material, sirve mucho parafrasear pasajes en sus propias palabras, para explicar y resumir lo que siente que es importante.

3. Aplicar la información
El siguiente paso es ser capaz de mostrar la información, utilizando los elementos de demostración. Cuando muestra una idea deja que partes de ella sean representadas por objetos físicos tales como un clip, una taza, un bolígrafo, etc. Al usar estos elementos, puede mostrarle a otra persona su comprensión del tema y reflexionar sobre él, especialmente cómo se relaciona un tema con otro, sin ser demasiado introspectivo y describirlo todo en su cabeza.

Para poner un ejemplo muy simple, para demostrar que "el hombre cabalgó sobre el caballo", podría decir, "esta pluma es el caballo" y "este clip es el hombre", poner el clip en el bolígrafo y moverlos entre sí. Utilizó elementos de demostración para ayudarse a entender las ideas del curso y aplicar la información en la vida real.

El alumno aprende a aplicar los datos con demostraciones, pensando ejemplos, haciendo ejercicios prácticos y cuando su comprensión se pone a prueba. Una vez hecho esto, el estudiante puede tener confianza en utilizar los datos en la vida cotidiana.

Otra manera de equilibrar la importancia de los materiales escritos con la sustancia del mundo real, es ver vídeos sobre el tema, hacer dibujos, esquemas y modelos; y bien ver las demostraciones de los métodos de aplicación del tema o preferentemente tener la oportunidad de ponerlos en práctica por medio de ejercicios.

Si no hay suficiente oportunidad de aplicar las ideas que se enseñan en el curso de los ejercicios que simulan situaciones del mundo real, se provoca un desequilibrio: la frustración de que "es importante, pero no práctico".

Los datos deben ser evaluados. Sólo porque algunos libros de texto le dicen algo no significa que usted debe aceptarlo. Pueden ser descaradamente falsos, tal vez no tienen nada que ver con usted, o puede ser que necesite ajustar los datos para su propio uso.

Evaluar cómo los datos se aplican a usted también es una excelente herramienta para lograr una mayor comprensión. Si observa la forma en que cada pieza de información se refiere a su situación, tendrá una manera realista de comprenderla. La puede encajar en su marco de referencia a medida que avanza.

Hoy en día la educación está orientada hacia el pensamiento en lugar de a la acción. La idea de actuar en relación a muchos temas puede serle ajeno a muchos estudiantes. La educación formal con frecuencia le permite a los estudiantes hacer descripciones que no les significan nada. El estudiante puede recitarlas o escribir las respuestas con palabras correctas y el profesor asume que el alumno sabe todo lo relacionado con el tema. Pareciera ser una forma de educación, pero en términos de Desarrollo Mental no lo es. No nos debe interesar que sea una simple recapitulación de los hechos, se espera que los estudiantes USEN los hechos.

La educación moderna descuida los ejercicios. Básicamente se trata de pescar algo de manera atropellada. Esto se convierte en la base de la siguiente cosa por aprender, y el proceso termina por ser un pobre desarrollo de la habilidad práctica al final del curso. El concepto de "sobre-aprendizaje" se ha perdido. En su lugar se ha sustituido por el "sobre-significado", una secuencia interminable de información intelectual que como no se ha puesto en práctica, pronto se olvida.

El aprender a cantar, tocar un instrumento, aprender un nuevo idioma o pensar con una mente entrenada, y hacerlo con capacidad superior a la media, exige cientos de horas de práctica, gran parte de las cuales es por medio de ejercicios repetidos. Esta necesidad de ejercitarse no puede evitarla si desea progresar en el desarrollo de la habilidad.

En el ejército, se dedica una considerable cantidad de tiempo en separar y reunir las piezas de una arma y tipos de actividad similares. Del mismo modo, en el canto es práctica, práctica, práctica. Cuando un comportamiento o habilidad se sobre-aprende, tiende a ser automática, además, no se verá afectada en situaciones de estrés. El soldado será capaz de reparar su arma en el estrés de la batalla y el cantante no dejará de cantar por algo que suceda entre el público.

Los nuevos hábitos requieren de nuevas conexiones en el cerebro, y esto requiere trabajarse en forma de ejercicios prácticos. Los ejercicios se basan en el principio de sobre-aprendizaje.

La mente humana consiste en capas de programas (un tipo especial de hábito), que se ha sobre-aprendido hasta que sea automático. Un aspecto del Desarrollo Mental consiste en agregar capas adicionales de programación y programas de mayor eficacia, hasta que lleguen a ser automáticos y naturales. Para que funcionen adecuadamente, estos programas deben ser sobre-aprendidos, y esto se logra practicando un ejercicio hasta que la habilidad le resulte fácil y ya no requiera un esfuerzo consciente.

Del mismo modo, si las nuevas habilidades no se ejercen en la vida cotidiana, sino que se vuelve a los viejos hábitos, serán olvidadas y perdidas. Busque maneras en que pueda aplicar en su vida las ideas de lo que está estudiando y haga precisamente eso, pruébelas y vea lo que funciona mejor para usted. Esto también servirá para exponer cualquier malentendido que tenga sobre el significado de los materiales de estudio. Si un principio no aplica y trabaja para usted en el mundo real, entonces el principio no es aplicable y por lo tanto es en sí mismo un indicador de que no ha comprendido plenamente el principio y entonces no es capaz de aplicarlo en la forma prevista. Con materiales bien desarrollados esto lo encontrará al final, así que entonces podrá volver y revisar su comprensión.

4. Rellenar lagunas
Con un curso bien diseñado usted avanza paso a paso. De hecho, puede lograr cualquier cosa si puede establecer los pasos de donde está a donde quiere llegar y seguirlos uno a uno. Cuando se estudia algo en la secuencia correcta, cada paso está diseñado para añadir un poco más que el paso anterior. Requerirá que usted comprenda, conozca y sea capaz de aplicar los pasos anteriores y, por tanto, exigirá más. Si sigue todos los pasos, usted alcanzará el nivel de habilidad y logro que desea.

Es imposible tener éxito en el estudio de un tema si al curso le falta información en un paso, o faltan uno o más pasos, o en general, la curva de aprendizaje es demasiado elevada. La solución en este caso es comunicarse con el tutor, para obtener la información faltante o solicitarle los pasos intermedios que explican de forma más simple y clara cómo lograr un resultado práctico. Si no es posible este tipo de comunicación, entonces uno tiene que conseguir materiales sobre el tema de otros autores que le provean la información faltante y den mayores explicaciones.

Sin embargo, a menudo no son tanto los materiales de estudio los que fallan, sino una condición crónica que ha surgido por la mala interpretación de muchas palabras. Estas dejan muchos huecos en blanco en la comprensión del estudiante, de tal manera que más información en una etapa posterior del curso resulta incomprensible, y es probable que esto provoque que el estudiante se sienta distanciado del curso y le falte una actitud más crítica. Eventualmente esto puede llegar al punto en que el estudiante abandone el curso (o es expulsado) y puede volverse reacio a cualquier intento de estudiar el mismo tema de nuevo.

En un sistema de educación tradicional, es un requisito que el niño tenga que permanecer en la escuela. Es probable que se produzcan los efectos mencionados, pero como los estudiantes no pueden retirarse del curso, entonces le retiran su interés y atención. En esencia, crean una sub-personalidad capaz de acumular y recordar palabras, y repetirlas según se requiera. Con frecuencia, la educación formal le enseña a un estudiante a estar ahí sin atender a lo que se está enseñando. Cuando un estudiante está funcionando con la una sub-personalidad de esta manera, podrá ser un estudiante que puede aprender el contenido verbal de un curso con rapidez y sea capaz de aprobar los exámenes, pero esta información pronto será olvidada y no la podrá aplicar en su vida cotidiana.

La clave para probar la comprensión de un estudiante, es a través de la demostración, ya sea representada por medio de pequeños objetos de escritorio, con dibujos y diagramas, con modelado, o con el uso de los objetos reales que están en discusión. Todo la labia verbal desaparecerá y se llegará al nivel real de entendimiento. ¿Por qué es así? Los estudiantes que han transitado por su carrera educativa memorizando palabras, siguen siendo capaces de mantener una actitud con la que el tema realmente no tiene nada que ver. Esta es una postura que muchas personas han tomado en relación con temas de arte, historia, conocimiento religioso y la literatura. El estudiante "no está ahí" en el verdadero sentido, está reproduciendo una cinta grabada de lo que ha escuchado. Sin embargo, el momento en que le dicen: "demuéstrelo", se anula su mecanismo de reproducción. El estudiante tiene realmente que estar ahí para manipular objetos que ilustren lo que ha comprendido de un principio.

Si estudia algo con una pendiente muy elevada, se sentirá afectado por la confusión y se sentirá abrumado. En un estado de confusión necesita agarrarse de algo que es cierto y fijo para reorientarse. Por lo tanto, si sus estudios se atascan, vuelva al punto en el que lo estaba haciendo bien, aclare su entendimiento (defina las palabras malinterpretadas con la ayuda del diccionario y la enciclopedia, y pruebe su comprensión de los principios demostrándolos) y, si es posible, reconozca cuándo se desvió del camino y empiece de nuevo desde ese punto.

Cualquier tema puede parecer confuso al principio. Pero a medida que construya una estructura de compresión clara, la información se volverá cada vez menos confusa. Al estudiar usted está creando una estructura de realidades aceptadas en relación al tema. Según expanda esa estructura, será cada vez más capaz de manejar conflictos sobre el tema.

Cómo estudiar este curso
Cabe señalar que el estudiante dominado por el cerebro izquierdo, tiende a tomar un curso de modo lineal. Comenzará con el primer tema y trabajará en él. Pasará al segundo y así sucesivamente, hasta que llegue al final. En cambio, el acercamiento del lado derecho cerebro es cíclico: el estudiante probará el curso desde diferentes puntos de entrada. Puede incluso empezar por el final y trabajar hacia atrás, y hará un poco de esto y un poco de aquello, trabajando en el curso en varias ocasiones. Hay mucho que decir desde un enfoque cíclico si todas las materias se cubren eventualmente, pero no si hay material perdido, ya que un curso bien diseñado tiene una estructura jerárquica, se desarrolla una habilidad que facilita la siguiente. Teniendo esto en cuenta le sugiero lo siguiente:

  1. En primer lugar, debe leer este material como si fuera una novela, para tener una visión general y ver lo que sigue. Cuando haga esto, es importante que las palabras que no conoce las busque en un diccionario, con el fin de tener una plena comprensión de la teoría y lo que se espera.

  2. Entonces podrá empezar a trabajar en el curso. Lo ideal, ya que el curso es de naturaleza jerárquica, es comenzar con el primer tema y continuar en secuencia. Debe lograr una base de comprensión en cada tema antes de pasar al siguiente. Es decir, alcanzar un nivel de competencia del que esté satisfecho y continuar (para regresar más adelante en la siguiente lectura de los materiales).

  3. El enfoque propuesto puede no ser siempre la manera que usted prefiere. Cada estudiante es diferente, por lo tanto, algunos estudiantes pueden no ser capaces de continuar con un determinado tema. Si esto ocurre con usted, pase al siguiente tema y vuelva al que le resultó problemático después.

Independientemente de su coeficiente intelectual, el estudiante tiende a tener un nivel específico de competencia. Este es un nivel de la función cognitiva en la que se siente capaz y completo. Tendemos a evitar situaciones que nos obliguen a operar por encima de este nivel. De hecho somos tan buenos en esto, que rara vez nos sentimos estúpidos. Sin embargo, el Desarrollo Mental sólo funcionará si se le empuja continuamente más allá de su nivel de competencia. Con frecuencia esto le hará sentirse estúpido. Este sentimiento de estupidez es el provocado por una barrera. De hecho esta es su opinión sobre la existencia de la barrera y con esta toma de conciencia estará en condiciones de comprenderla y tratar con ella. Al practicar con diligencia el ejercicio adecuado, finalmente pasará a través de esta barrera y a un nivel más alto de competencia. El trabajo posterior lo llevará hasta el límite de ese nuevo nivel, y así sucesivamente.

Trabajar en la dimensión puramente mental parece producir resultados repentinos; el trabajo a este nivel conduce al estudiante a conseguir un cambio de mentalidad. Una vez que el estudiante se ha soltado de un punto de vista fijo, cambia de opinión, y si se ha descubierto el punto de vista fijo, el bloqueo mental se disolverá inmediatamente. Puede ocurrir de repente, porque todo lo que los estudiantes tienen que hacer es cambiar su mente. Trabajar sobre el nivel de la mente manejará las actitudes, emociones, sensaciones y molestias no deseadas. Puede mejorar ciertos tipos de memoria, especialmente la memoria a largo plazo de la experiencia personal, habilidades olvidadas, e incluso puede recuperar idiomas. Pero esto se pierde rápidamente a menos que se aplique la etapa educativa tan pronto como sea posible después de la liberación. De otro modo el comportamiento seguirá siendo el mismo, ya que el comportamiento se da por la fuerza de la costumbre. Estas son las limitaciones de todas las terapias que trabajan exclusivamente en el plano de la mente y hacen caso omiso de la dimensión de la conducta. A menos que se aborde esta dimensión, la ganancia será sólo subjetiva.

El cerebro es el siervo de la mente. La patología ha mostrado casos en que un individuo pierde su capacidad de leer y escribir por una lesión en el hemisferio izquierdo del cerebro, pero ha sido capaz de recuperar esta capacidad al entrenar otras partes del cerebro para que desempeñen esta función.

Este hecho es importante. La mente puede influir en el cerebro y el cerebro es sólo una herramienta de la mente; su herramienta más importante, pero sólo una herramienta. No obstante, podemos mejorar la herramienta y mejorar su función.

En general, las terapias que funcionan a nivel de la mente producen efectos a ese nivel. Para producir cambios a nivel del cerebro (el cambio de comportamiento y rendimiento) se requieren ejercicios adecuados y ejercicios prácticos. Y la cantidad de cambio será directamente proporcional a la frecuencia, intensidad y duración con la que estas técnicas sean aplicadas. "La única salida es atravesando el camino".

La Regla de Oro: Al estudiar este curso y, de hecho, cuando lea fragmentos que desea comprender y utilizar, asegúrese de no pasar por una palabra o concepto de que no entienda. Si usted pasa por una palabra o concepto mal entendido, el resto del texto puede llegar a ser incomprensible, y usted se sentirá distraído y aburrido. Si vale la pena leerlo, entonces usted se debe a sí mismo definir cualquier palabra de la que no esté seguro, o encontrar las palabras o conceptos mal entendidos que no sean claros antes de seguir adelante. Si se atasca en sus estudios, vuelva a donde lo estaba haciendo bien, aclarare su comprensión y empiece de nuevo a partir de ese punto.

Cuando quiere aprender algo (o necesita aprenderlo), no pasa nada hasta que haga algo; un poco de práctica, tal vez repetirlo, y aprender de sus errores. Por supuesto, los ejercicios son muy importantes. También puede resumir la información, explicársela a otra persona (¡y a usted!), pruebe qué tanto recuerda, aplíquelo para resolver problemas, etc. Entonces es importante digerir y encontrar el sentido de lo que ha hecho para profundizar en su aprendizaje. Esto se refuerza cuando obtiene retroalimentación: reacciones de otras personas, alabanzas o críticas. La información ayuda a aclarar lo que todavía necesita aprender, la mejor manera de continuar con algunas prácticas, y así sucesivamente.




CONTENIDOS:




Continuar... Establecer Objetivos