Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Estudiante - Curso de Desarrollo Mental 1
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Establecer Objetivos

Estamos motivados a actuar con el fin de adquirir las cosas que sentimos que necesitamos y queremos. En la vida hay una gama de estos deseos: la supervivencia y las necesidades de seguridad (incluida la salud, el sexo, la alimentación y la vivienda), necesidades sociales (pertenecer y tener la posibilidad de influir sobre la propia situación dentro de la sociedad), las necesidades del ego (autoestima y ser respetado por otras personas), y las necesidades de realización (expresarnos y alcanzar nuestro potencial).

Un primer paso para estudiar un tema es considerar qué es lo que usted quiere alcanzar (el objetivo) y qué necesidades trata de satisfacer:

"¿Qué es lo que realmente quiere obtener de este curso?"

Sea tan específico como le sea posible. A medida que estudie, recuerde este objetivo al hacer el curso, ya que esto lo mantendrá en la dirección correcta.

He aquí algunas directrices útiles para aclarar sus objetivos:

  1. Identifique su objetivo con la mayor precisión posible. Considere cómo va a saber que ha alcanzado su objetivo. De este modo asegura que su objetivo es realista y suficientemente específico.

  2. Pregúntese si no existe un objetivo superior escondido detrás de su aparente objetivo general: pregúntese por qué quiere eso que desea. Asegúrese de que sus objetivos no entren en conflicto entre sí.

  3. Señale una fecha en la que desea alcanzar el objetivo y dé sus razones de porqué.

  4. Asegúrese de que es algo que hace por usted y no por alguien más.

  5. Identifique los retos que enfrenta para alcanzar su objetivo.

  6. Elabore un plan de cómo va a gestionar cada uno de estos retos e identifique los recursos (propios y externos) con los que necesita contar.

  7. Por último, pregúntese si hay algo que le puede impedir alcanzar su objetivo ahora.

Establezca no sólo su objetivo, sino también sus razones para alcanzarlo. Es posible que simplemente quiera ganar más dinero o divertirse más. O puede que desee cambiar sus circunstancias actuales o convertirse en una persona con mejor educación.

Sea sincero y dígase la verdad acerca de sus propios motivos. Establezca sus objetivos y póngase a trabajar con determinación sensata. Confíe en sí mismo, porque usted es su propio jefe. Ya no es un niño que puede ser intimidado, usted es un adulto que controla su propio aprendizaje.

Siempre que se establece un curso de aprendizaje, por modesto que sea el tema, usted realmente nunca sabe a dónde lo llevará. Usted establece su visión y establece sus planes, pero el mundo es maravillosamente impredecible... abrir su mente al conocimiento es una invitación a que la vida lo influya de nuevas maneras, para que surjan nuevas oportunidades que no estaban previstas, y para que usted tenga un mayor nivel de influencia en el mundo que lo rodea. El conocimiento no sólo le ayuda a adaptarse al cambio, le ayuda a crearlo.

Concentración
Al pensamiento se le ve como una imagen sombría. Muchas personas tienden a identificarlo con una especie de pesada monotonía y no como una actividad liberadora. Quizás esta opinión proviene de los días de la escuela cuando se nos decía: "concéntrense y presten atención, o serán castigados". Sin embargo, la verdadera imagen de la concentración es muy diferente. Alguien absorto en un tema normalmente está en un estado relajado, disfrutando de su actividad. El proceso de concentración es el control de la mente divagada, del tema a la asociación de ideas, y de vuelta al tema. Para el pensamiento creativo es como hacer juegos malabares: cuantas más pelotas se ponen en el aire, mayor es la oportunidad de ver surgir nuevos patrones. La mente tiene que recurrir a muchos de sus recursos a la vez que a las instrucciones que necesita resolver en el momento.

Conscientemente, usted puede dirigir su mente en una determinada dirección, pero entonces tendrá que dejarla elegir entre su mundo de ideas. Nuestras mentes necesitan explorar del mismo modo que lo hacen nuestros ojos. Un forma fija de concentración es ajeno a nuestro proceso mental y, en realidad, perjudicial. Cuándo pensamos de forma inteligente y creativa, como lo tenemos que hacer cuando estamos aprendiendo, estamos mezclando muchas ideas, propias y de otras personas. El pensamiento original en gran medida se deriva de los pensamientos, ideas y descubrimientos de quienes nos precedieron, de los cuales hemos aprendido.

Somos individuos que participamos de una larga línea de esfuerzos humanos. La gente que escribió sus materiales de estudio trata de transmitirles la sabiduría ganada con esfuerzo por quienes los precedieron. Si es afortunado, usted se sumará a este proceso. Pero el sólo hecho de participar en el gran flujo del conocimiento es un placer en sí mismo. Va a encontrar que en realidad no es necesario que el pensamiento sea un trabajo penoso y que, por el contrario, puede ser estimulante y liberador.




CONTENIDOS:




Continuar... Técnicas de Lectura