Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Estudiante - Curso de Desarrollo Mental 1
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Técnicas de Lectura

La lectura no sólo integra el reconocimiento y la asimilación del contenido escrito, sino también la comprensión, la retención, la memoria y la comunicación.

El método más común para estudiar un nuevo texto es el enfoque de "arrancar y sudar tinta". El lector abre el libro en la página 1 y lee hasta el final. Esto podría parecer el enfoque más evidente, ya que de hecho es necesario durante la lectura de una novela de ficción, pero al estudiar un material de instrucción, resulta ser un uso ineficiente de los conocimientos y el tiempo del estudiante, y tiene una serie de inconvenientes:

  1. Se puede desperdiciar tiempo en material con el que ya se está familiarizado, o que es irrelevante para el estudio en cuestión, o que puede ser más conveniente resumirlo más adelante.

  2. El lector no tiene un panorama general hasta que termina de leer el texto y, posiblemente, ni siquiera entonces.

  3. Cualquier información que se retiene por lo general está desorganizada; rara vez está bien integrada con el resto del libro o con el conjunto de conocimiento del estudiante.

Un enfoque lineal para el estudio es como ir de compras y caminar sistemáticamente a lo largo de cada calle, entrar en cada tienda, con la esperanza de encontrar algo, pero sin saber qué. El enfoque holístico es el estudio paralelo de la actividad normal de compras: uno prepara una lista de lo que se requiere, sólo acude a las calles relevantes (observando los aparadores de otras tiendas en el camino en caso de que contengan interesantes elementos inesperados), y visita sólo las tiendas que tienen todo lo que uno necesita, con tiempo y energía de sobra.

Lectura a fondo
Con una evaluación inicial o pre-lectura (por medio de una exploración rápida del texto), uno comprende el contexto y los principales conceptos que se presentan. La lectura a fondo que sigue requiere del pensamiento crítico y analítico para interpretar, evaluar, juzgar, y reflejar la información y las ideas. Hay cuatro aspectos principales en la lectura a fondo:

  1. Recopilar hechos e ideas.

  2. Clasificar los hechos y las ideas de importancia relativa y su relación entre sí.

  3. Medir esas ideas en relación a la propia base de conocimientos.

  4. Hacer un proceso de selección, separando las ideas entre las que desea recordar o actuar, y las que desea rechazar.

Las técnicas de lectura a fondo son una forma de cuestionamiento a uno mismo. Mientras leemos tratamos de responder a las preguntas CÓMO y PORQUÉ, junto a las sugerencias implícitas: explica, describe, evalúa, interpreta, ilustra y define.

Al leer no-ficción y otros materiales serios, el procedimiento es el siguiente:

Establecer el propósito

Responder a la siguiente pregunta tan cuidadosa y completamente como le sea posible:

¿Qué quiero aprender de este material?

Su respuesta a esta pregunta es su propósito para la lectura. Puede ayudar que en este nivel haga una revisión de sus conocimientos sobre el tema. Esto aumenta la expectativa de lo que viene, y expone nuestras lagunas en el conocimiento y el correspondiente deseo de llenar ese vacío.

Examinar

Un libro o una publicación debe ser examinado como sigue:

Leer el título, subtítulos, resumen en las solapas y la contraportada (en el caso de un libro); identificar la fuente de la publicación, es decir, el autor y el editor.

Lea la fecha de publicación o de derechos de autor. El libro puede muy bien haber caducado por fecha, por ejemplo, un libro escrito sobre los motores eléctricos en 1950 sería irrelevante, a menos que esté tratando de reparar la cortadora de césped de la abuela.

Analizar el índice. En particular los conceptos que se enumeran y la forma en que están organizados, le darán una idea del sesgo del autor y si el libro abarca las ideas en las que usted está tratando de adquirir conocimiento. Con frecuencia, el índice es una mejor guía para estos fines que la página de contenidos.

Lea el prefacio. Usualmente escrito al final, a menudo ofrece una excelente resumen, y por lo general una idea del propósitos del libro y una nota sobre la perspectiva del autor acerca del tema. También revise la Introducción.

Lea la Tabla de Contenidos. Tenga en cuenta la secuencia y revise el resumen de los capítulos. Estos son un resumen del contenido del capítulo. Con ello sabrá si una publicación en particular es apropiada para sus fines.

El siguiente paso es examinar el material visual. Leer los mapas, gráficos, ilustraciones, tablas y textos destacados.

Dese una idea del contenido del libro mirando los comienzos y finales de los capítulos, subtítulos y cualquier otra cosa que llame la atención: negritas, cursivas, etc. Lea los resúmenes que haya incluido el autor. Si hay reflexiones para estudiar al final de cada capítulo, deberá mirarlas también. Esto le dará una indicación del nivel del libro en relación con sus conocimientos actuales.

Ahora que ha completado estos pasos decida si utiliza el libro o no.

Revise su Propósito

Una vez que haya estudiado el material examinado, conseguido más información y, si ha decidido utilizar el libro, revise su propósito original para leer el libro. Pregúntese: ¿Por qué lo estoy leyendo? Esto establecerá sus objetivos de aprendizaje.

Estudie a profundidad

Teniendo en cuenta lo que quiere aprender, especule sobre lo que el material le dirá. Comience a leer con la satisfacción de tener sus objetivos en mente. A veces es inadecuado a empezar por el principio, así que decida por dónde empezar la lectura. Su propósito general por lo cual quiere leer el material es su mejor guía.

Nota: la manera en que el autor presenta sus ideas requerirá que usted modifique el ritmo de lectura apropiado, si desea ser eficaz. Las secciones que son complicadas, que introducen nuevas terminologías y conceptos, deben ser leídas con atención y cada palabra debe ser comprendida. Otras secciones pueden ser mucho más fáciles, por lo que se podrán leer con bastante rapidez. Si sigue leyendo al mismo ritmo por un período de tiempo prolongado, es un buen indicador de que no está leyendo de forma flexible y que lo está haciendo de forma ineficiente.

Ayuda a la revisión marcar o subrayar las palabras clave y los conceptos en el libro, con un lápiz suave que pueda ser fácilmente borrado. O si es su propio libro, no tenga miedo de utilizar bolígrafos de diferentes colores para resaltar; esto le ayuda a la memoria a distinguir diferentes temas. También puede agregar notas Post-it para resumir su comprensión y hacer un análisis de los pasajes clave.

Esté preparado para omitir las secciones que son irrelevantes: lo que ya conoce, el relleno, las repeticiones, lo obsoleto, o ejemplos en exceso. También rechazamos los argumentos falsos, tales como: generalizaciones de lo particular; premisas falsas; fuentes indefinidas; uso incorrecto de las estadísticas, etc.

Continuamente pregunte QUIÉN, PORQUÉ, CÓMO, DÓNDE, CUÁNDO y QUÉ, como un diálogo interactivo entre usted y el material de estudio, con el fin de extraer los hechos importantes.

La pregunta QUIÉN le ayuda a tener en cuenta a toda la gente importante. PORQUÉ clasifica los propósitos. CÓMO clasifica las secuencias de causa y efecto, secuencias de tiempo, procedimientos o instrucciones, o dónde encaja la nueva información en su vida. DÓNDE apunta en dirección al lugar en el que se está llevando a cabo la acción, o donde puede ser utilizada la nueva información. La pregunta CUÁNDO puede denotar en qué momento se lleva a cabo y cuando se puede utilizar la información. Por último, la pregunta QUÉ le permite hacer un examen rápido de su estado actual de conocimientos.

Tome descansos regulares cada treinta o cuarenta minutos. Después de una breve pausa, tómese unos minutos para revisar el trabajo previo: de ese modo fortalecerá la retención.

pregunta

Evaluación Describa las cosas que ha aprendido, enfocado en su objetivo principal. Sus ideas pueden ser organizadas de la siguiente manera:

  • Describa la idea más importante o el concepto que se refiere al propósito de la lectura.

  • Enliste las palabras clave relacionadas, hechos e información en orden de importancia - utilizando la menor cantidad de palabras - que corresponden a sus objetivos de aprendizaje.

  • Por último, apunte las palabras o frases importantes en relación con las ideas mencionadas anteriormente. Las cosas más importantes a anotar son: personas clave, eventos importantes, lugares y fechas. Esto le servirá para refrescarle la memoria de los datos clave.




CONTENIDOS:




Continuar... Anotación de Palabras Clave