Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Estudiante - Curso de Desarrollo Mental 1
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Hacer Preguntas y Escuchar

Nuestra dignidad y la necesidad de sobrevivir están íntimamente ligadas con la forma en que hacemos sentido de nuestras experiencias a través del uso de nuestro intelecto, nuestros sentimientos y nuestro conocimiento. Esta capacidad de hacer sentido se puede aumentar al mejorar nuestra manera de preguntar y la habilidad de escuchar.

Con el fin de aprender, necesitamos estar en un estado mental dirigido a interrogar y tener una sana tendencia a no tomar las cosas por ciertas, incluso de aquellos que consideramos que tienen autoridad en un tema. Por ejemplo, trate de llevar a cabo un debate en su mente: tome varios puntos de vista de un argumento. Puede discutir acerca de la ética de la pena capital. Contradiga sus primeras opiniones; de hecho elabore argumentos que traten de demostrar que su convicción más apasionada no tiene fundamento. Si sus más profundas creencias pueden superar dicho examen, es posible que las comprenda mejor, o incluso que las entienda realmente por primera vez. En caso contrario, es posible que esté dispuesto a cambiarlas por otras más realistas.

Otro ejercicio útil es cuestionar ideas que no son propias pero que son creencias comunes, tales como las diversas creencias que sus padres y amigos tienen sobre cuestiones relacionadas con la sexualidad, la religión, la censura, la justicia, y así sucesivamente. Cada generación tiene una colección de supuestos no cuestionados que serán anulados por la siguiente generación, pero que puede que en ningún caso sean realmente objetivos en su razonamiento.

Ejercicios como estos establecen el hábito de cuestionar; una mayor conciencia que le ayudará a entender y recordar. De ser un receptor pasivo de los hechos, se convertirá en un buscador activo de la verdad.

Un buen profesor o tutor se sentirá encantado cuando sus alumnos lo cuestionen desde una sana necesidad de entender sus afirmaciones y aclarar sus comentarios. Si éstas son vagas, es necesario pedirle que las precise. En el curso "Comunicación Efectiva" de esta colección, enseñamos las habilidades para hacer preguntas y escuchar de manera efectiva. Es indispensable hacer preguntas para averiguar hechos que desconocemos y aprender de las opiniones de los demás.

Hacemos "preguntas abiertas" para obtener información de los antecedentes, para explorar opiniones y fomentar el debate. Por ejemplo: "¿Qué quiere decir con... ?" "¿Dónde me he equivocado... ?" "¿Por qué es mejor... ?"

Las preguntas cerradas pueden contestarse con pocas palabras, como "¿En qué año ocurrió?", y se utilizan para averiguar hechos concretos y obtener respuestas Sí / No. Preguntas para aclarar y ampliar: "¿Qué quiere decir con... ? ¿Podría decirme más sobre... ?", se utilizan para sondear y obtener información con mayor profundidad.

Y, por supuesto, entonces necesita realmente escuchar las respuestas que obtenga, si es necesario tomar notas, y comprobar si su interpretación y la nueva comprensión es correcta.

¿Qué involucra la disciplina de escuchar? Los niveles de significado expresados por un individuo pueden ser múltiples y sutiles. No podemos abordarlos todos en el momento inmediato, por lo que tomamos decisiones, elegimos, decidimos enfocarnos en aspectos particulares de lo que se dice. Las palabras, el contenido, son una cosa; pero más allá trataremos de comprender qué supuestos está definiendo el orador o intentando comunicar. Escuchar a la persona y tener respeto por su esfuerzo para dar sentido, es algo que no suele suceder en nuestras experiencias cotidianas al hablar con la gente. En muchos de nuestras conversaciones la gente tiende a tomar posiciones y mantenerse en lo que se les ha dicho, "Usted debe hacer esto porque... ". O puede ser que estemos intercambiando ideas y tan pronto haya una posibilidad de desacuerdo, cada quien expresa su opinión sin tener en cuenta el fondo de lo que el otro está diciendo, ni de la oportunidad de aprender que presenta la situación.

Sin embargo, mantenerse en una posición de autoridad como medio para justificar el control y el poder, resulta en una inaccesibilidad para la negociación e impide el aprendizaje mutuo. Cuando en una situación de aprendizaje el control y el poder se convierten en los temas centrales, el énfasis cambia de una revisión abierta de los supuestos, a uno en el que los argumentos, justificaciones y el subterfugio se convierten en las respuestas predominantes. A cada persona involucrada le importa más mantener su posición, como si su integridad estuviera en juego. Las ideas y el conocimiento se convierten en posesiones sobre las que se debe ejercer control, con la atención puesta en mantener el propio "estatus", en lugar de un intercambio de descubrimientos, significados y especulaciones.

Una de las cosas más difíciles de aprender es escuchar y ver el mundo como lo ve otra persona, no sólo conceptualmente, sino también experiencial y emocionalmente. Si una persona puede experimentar sus sentimientos, puede hacer sentido de ellos. La capacidad para hacer sentido es una de las cosas que la gente empieza a descubrir cuando se les escucha. Si dos personas están comunicándose de forma empática, de verdad escuchándose el uno al otro, entonces se puede dar el aprendizaje entre sí.




CONTENIDOS:




Continuar... Pensar con Claridad