Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Visión - Curso de Desarrollo Mental 2
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Ejercicios: 5-7

Ejercicio 5: Escribir con la nariz

  1. Cierre los ojos e imagine un campo visual negro; la pizarra mental.

  2. Imagine un pedazo de tiza muy blanca en la punta de su nariz.

  3. Haciendo movimientos leves con la cabeza, escriba cartas imaginarias en su pizarra imaginaria.

  4. Cuando sea capaz de hacer esto bien, ahora con los ojos abiertos, practique escribir algunas palabras utilizando la tiza en la punta de su nariz.

  5. Con la práctica, acelere la escritura y también la visualización de las palabras que ha escrito, hasta que pueda ver varias frases de la escritura en la pizarra que abarca su campo visual.

Este ejercicio ayuda a conectar los dos hemisferios del cerebro. Se han realizado estudios de este ejercicio en relación con un electroencefalograma, y se ha encontrado que imaginar la pizarra aumenta la actividad en el hemisferio derecho del cerebro (el contexto). Imaginar la tiza aumenta la actividad en el hemisferio izquierdo (el enfoque). Mover la cabeza cuando "escribe con la nariz", causa una sincronización pronunciada de los ritmos de las ondas cerebrales entre los hemisferios, es decir, mejora la integración cerebral.


Ejercicio 6: Fuera Anteojeras

Las personas que son intuitivas en su percepción, son más CONSCIENTES que la mayoría. Se dan cuenta de lo que sucede en su visión periférica; mientras que la gente temerosa o fuertemente condicionada tiende a tener visión de túnel. Tienden a ver el mundo con anteojeras, sólo ven lo que está directamente en frente de ellos y no miran a los lados; temen que el estatus quo les sea arrebatado. Este ejercicio le ayudará a darse más cuenta de las cosas incidentales y, por tanto, a tener una mayor conciencia en general.

  1. Coloque un objeto pequeño, una taza por ejemplo, a más o menos 3 metros de distancia. Siéntese directamente frente al objeto, que está a la altura de sus ojos. Enfóquese en el centro de la taza y no mueva los ojos. La intención es ampliar su alcance visual para ver más en su visión periférica.

  2. Sin dejar de enfocar el objeto, concéntrese mentalmente en la parte izquierda y describa lo que puede ver en su visión periférica. Luego mueva su percepción a la parte superior de su campo visual, y así sucesivamente. Trate de "ver" tan lejos en los extremos como le sea posible, pero no deje que sus ojos sigan su atención periférica.

  3. Vaya alrededor de la zona visual en una espiral, y cada vez aumente el área que puede percibir de esta manera. Cambie su atención mentalmente, no con sus ojos. Luego regrese al centro y vuelva a seguir una espiral de nuevo.

Ejercicio 7: Agudeza visual

Este es un ejercicio que mejorará su capacidad de observar. Usualmente, un estudiante con una vista normal puede leer una página escrita a máquina en condiciones de buena iluminación a una distancia de entre 1 ó 2 metros. Con la práctica, esta distancia se puede aumentar tanto como a 4 metros y habrá una mejora paralela en el detalle y la viveza de la imaginería mental.

  1. Pegue una página con texto impreso en la pared de su habitación. Luego, con la ayuda de una cinta de medir, observe la distancia máxima a la que puede leer la página.

  2. Coloque una silla para que esté sentado a un 80% de la distancia de la medida anterior. Haga una marca o clave un alfiler en la alfombra como referencia de la posición exacta de la silla para que en la próxima sesión la pueda cambiar a esa posición con precisión.

  3. Cada día hay que pegar una nueva página en la pared y mover la silla un poco hacia atrás, sólo un par de centímetros. No sea demasiado ambicioso, cambie la situación sólo un poco, así vamos engañando a la mente para que acepte la nueva situación como si fuera la anterior y cambie el antiguo patrón de hábito. Siguiendo esta rutina usted encontrará que después de unas dos semanas o así, va a leer una página a su máxima distancia original, ¡pero sin dificultad!

  4. Una vez que haya llegado a su distancia máxima de lectura original, la silla debe moverse de nuevo hacia atrás, sólo un centímetro por día. Continúe con este ritmo diario y su distancia de lectura máxima se incrementará en cerca de 30 centímetros por mes, y en el término de seis meses se habrá duplicado.

Para aumentar la agudeza visual a esta magnitud, tendrán lugar ciertos cambios físicos en el sistema nervioso. Este tipo de cambios requieren varios meses, pero una vez que se han logrado el cambio es permanente.




CONTENIDOS:




Continuar... Ejercicios 8-9 - Conclusión