Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Visión - Curso de Desarrollo Mental 2
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Ejercicios de Respiración

Wilhelm Reich, el eminente psicólogo, diferenció entre dos tipos de neurosis: neurosis actual y psico-neurosis. La neurosis actual se produce por problemas físicos en el tiempo presente, la psico-neurosis traumática se produce por traumas en la memoria. La interacción entre la neurosis actual y la psico-neurosis mantiene un círculo viscoso: el primer tipo proporciona la energía para mantener al segundo, que a su vez perpetúa la neurosis actual.

Reich afirma que el origen físico de la neurosis es la escasez de oxígeno. Continúa diciendo: "Hay una correlación directa entre la actividad del sistema nervioso parasimpático y el placer, y, por otro lado, entre la actividad del sistema nervioso simpático y la ansiedad". Cuando el suministro de oxígeno al cerebro es suficiente, la actividad parasimpática predomina y la persona se siente cómoda. Pero cuando el suministro de oxígeno cae por debajo de un nivel crítico, se estimula el sistema nervioso simpático y produce sentimientos de ansiedad, y esto a su vez mantiene la neurosis actual.

La escasez de oxígeno en el cerebro provoca incapacidad para hacer juicios, un comportamiento no cooperativo, risa maníaca y rabia. Es difícil trabajar con éxito en el desarrollo mental si falta oxigenación cerebral. También, una escasez general de oxígeno en la retina del ojo interfiere con una visión clara.

Las habilidades mentales que se degradan primero son la abstracción y la reflexión, seguidas por la pérdida de la memoria y la capacidad de planear para el futuro, de modo que el comportamiento se vuelve sin sentido y reactivo (estímulo-respuesta, como la mente de los animales).

Cuando el comportamiento es puramente reactivo, la persona parece estar consciente, sin embargo, hace las cosas con poca o ninguna conciencia. Cuando se le pregunta acerca de las cosas que sucedieron hace poco, no tiene memoria de ellas. Es triste ver a tanta gente deambulando por el mundo de hoy sin sentido y en un estado robótico.

Nuestra experiencia en las investigaciones nos dice que la mayoría de los adultos funcionan en un suave estado crónico de emergencia, que a menudo se experimenta como ansiedad, esto es debido a la falta de oxigenación en el cerebro. En ese estado el desarrollo mental es imposible, porque el estudiante ya está funcionando a su máxima capacidad en el modo de emergencia, en el que algunas partes del cerebro pueden estar apagadas.

Se necesita una cantidad mínima de oxígeno en el cerebro para mantenerlo, pero una mucho mayor cantidad se requiere -tal vez el doble- para desarrollar y aumentar la capacidad mental.

Muchos estudiantes tienen problemas de carácter fisiológico y eso tiene que tratarse antes de que sea posible el desarrollo mental. A menudo esos síntomas son causados por la tensión y el estrés, en la raíz de los cuales hay un trauma que puede observarse como un trastorno en la postura, locuacidad compulsiva, o una pobre respiración. Los traumas causan estragos en los sistemas homeostáticos internos del cuerpo humano y crean el deseo de aferrarse a los malos hábitos habituales, físicos y mentales.

Es bien sabido que el dolor y el sufrimiento a menudo continúan mucho tiempo después de que ha sanado una lesión, ya que la memoria del dolor y el sufrimiento continúa afectando a la víctima. Incluso la enfermedad médica es más fácil de curar, o al menos aliviar, mediante la reducción mental del estrés. Cuando la raíz del problema está en la memoria, el análisis a veces puede eliminar la enfermedad, ya que todos los traumatismos producen consecuencias físicas. Sin embargo, si estas consecuencias se han arraigado físicamente, el remedio es buscar asesoramiento médico o ayuda profesional de especialistas en Osteopatía, Aromaterapia, Homeopatía, Nutrición o Naturopatía. Cuando se busca una terapia, es mejor recordar que los médicos son expertos en el diagnóstico y que se debe conseguir un diagnóstico profesional antes de decidir un tratamiento.

Trabajar en los procesos fisiológicos que mantienen la actividad mental, produce beneficios en ambos. Sin embargo, se requiere de varios meses de trabajo para producir un cambio significativo, por lo que los ejercicios de Desarrollo Mental los debe hacer como parte de una rutina cotidiana.

Cuando hay insuficiencia de oxígeno en el cerebro debido a una respiración defectuosa o mala alineación corporal, para reducir la confusión se apagan partes de la corteza cerebral que se ocupan de la asociación. Prevalece una falsa sensación de seguridad debido a la falta de una adecuada asociación con la experiencia y para reducir la tensión se genera un impulso por hablar sin sentido, sin considerar debidamente las consecuencias y alternativas, a menudo, ¡mientras que la otra persona está hablando!

Los ejercicios isométricos ayudan a eliminar los malos hábitos musculares arraigados; la osteopatía trata con la presión sobre los nervios espinales debida a la tensión corporal desbalanceada; y los ejercicios de respiración junto con el trabajo sobre las habilidades de comunicación contribuyen a aliviar estas condiciones. Sin embargo, la solución final se producirá por la acción dirigida. La Regla de Oro es: Resistir a toda costa el impulso por estallar con verborrea. Esto le dará tiempo a la lenta y confundida corteza cerebral para comprender y mediar adecuadamente. Así, un nuevo nivel de percepción y entendimiento tendrá espacio para surgir.

Los estudiantes deberán ser capaces de aguantar la respiración durante 60 segundos para saber que están en buenas condiciones para lograr un desarrollo mental eficiente, y aumentar esto a 90 segundos o más al final del curso. El siguiente ejercicio de respiración obliga al cuerpo a hacer un mejor uso del oxígeno en los pulmones, al privarlos de éste.




CONTENIDOS:




Continuar... Ejercicio de Respiración: Caminar - Respirar