Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Visión - Curso de Desarrollo Mental 2
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Entrenamiento de los Ojos - Ejercicios Preliminares

El ojo no es una excepción a la regla holística de que es necesario que todo el cuerpo esté relajado si se va a mejorar la vista. Una mala salud general invariablemente afectará a los ojos. Asimismo, la aplicación correcta de la técnica Bates de entrenamiento de los ojos requiere del hábito, autoridad y profesionalismo. Uno no puede precipitarse en los ejercicios sin haberse preparado. El cuerpo debe estar relajado para que las tensiones musculares puedan desaparecer, ya que los estudios de Bates encontraron que la mayor parte de los defectos para enfocar los ojos están relacionados con la tensión muscular externa sobre el globo ocular.

Debe entenderse que el ojo es la ventana hacia la mente, el ojo y los nervios ópticos detectan y hacen una selección preliminar de los datos visuales, mientras que el cerebro y la mente perciben en relación con la memoria y otras asociaciones; el sistema en su conjunto tiene que trabajar en armonía. Mientras que un defecto en el ojo distorsiona la imagen, una deficiencia en la atención provocará la sensación de haber pasado algo por alto. Ambos factores varían día a día, lo que nos permite confiar en que la vista pobre puede remediarse con bastante rapidez. Los órganos y los músculos que no se utilizan plenamente tienden a atrofiarse. El mismo proceso aplica en unos ojos perezosos. El aburrimiento puede producir mala visión del mismo modo que la tensión ocular. En muchos casos los efectos son acumulativos.

El más grave de los malos hábitos que producen un deterioro de la vista, es el no parpadear a intervalos adecuados, ya que los párpados lavan las superficies expuestas de los ojos y evitan que se ensucien o sean infectados por bacterias. El parpadeo es especialmente importante en ambientes secos, polvorientos o con mucho viento, en los que la córnea se deshidrata con facilidad. Los bañistas son especialmente vulnerables y deben beber agua en abundancia para ayudar a la lubricación de los ojos y mantener la humedad de la piel para protegerse de las quemaduras solares.

Por lo tanto debemos adquirir el hábito de parpadear con frecuencia y sin esfuerzo, sobre todo cuando miramos fijamente la pantalla de la computadora. Cuando se ha restaurado la movilidad en los párpados, ésta se comunica con el resto del aparato sensor. Si los ojos se cansan al conducir, masajee suavemente cada ojo bien cerrado a fin de no perder de vista la carretera.

Al mismo tiempo, cuando experimente fatiga ocular, practique la respiración profunda. En el momento de la exhalación se dará cuenta que su visión se vuelve ligeramente más clara. Una ligera constricción en las venas del cuello causado por la exhalación retiene más sangre en el cerebro, forzándola a través de los vasos sanguíneos más pequeños.

Los ojos están fisiológicamente construidos para que puedan tolerar luz de una considerable intensidad, por lo tanto no se le debe temer a la luz. Sin embargo muchas personas reaccionan con miedo cuando se exponen a la luz solar, frunciendo el ceño, estrechando los párpados y haciendo muecas. Un rechazo mental a la luz fuerte se manifiesta en términos de una condición tensa y anormal de los aparatos sensores. En vez aprender a aceptar la luz del sol como una bendición, la luz fuerte es sólo una molestia para las personas tensas.

Confiar en que la luz no nos hará daño, se puede llevar a la práctica por un proceso de habituación. Primero acostumbre a los ojos a la luz del día mientras están cerrados. Sentado confortablemente, recargue su espalda y déjese ir, pensando con soltura, moviendo la cabeza de lado a lado. Si siente molestias al abrir los ojos hacia el cielo, intente intervalos breves de exposición (pero sin mirar directamente al sol) intercalados con la colocación de las palmas de las manos sobre los ojos. Esto puede provocar una generación copiosa de lágrimas e imágenes brillantes que pronto desaparecerán, dejando los ojos renovados. Beba agua con frecuencia para reponer los fluidos corporales.

Descansar los ojos
Para demostrar que la tensión disminuye la visión, piense en algo desagradable, algún malestar físico o una experiencia dolorosa. Cuando abra los ojos encontrará que la visión no es tan buena. La forma más sencilla de descansar los ojos es cerrarlos durante unos minutos (no por un período demasiado corto) y pensar en algo agradable. Esto causará beneficios temporales en la mayoría de las personas.

Oscilación
Aparte un espacio durante el día para hacer ejercicios de oscilación que favorezcan la movilidad de los ojos. Uno debe estar frente a una puerta o una ventana, de modo que los cambios en la mirada de lado a lado de los ojos tenga que enfocar a diferentes distancias. Oscile el cuello y también el cuerpo para que el campo visual pueda ser tan amplio como sea posible. Reconozca los detalles de la escena de una manera relajada. El cambio en la atención producirá una reacción calmante sobre el cuerpo y la mente, del mismo modo que los movimientos de una mecedora o una cuna. La actitud debe ser pasiva e indiferente, simplemente dejando que pase el mundo.

También hay que ejercitar estas oscilaciones cuando estemos al aire libre, tal vez tirando una pelota hacia arriba y cogiéndola alternativamente con la mano derecha o izquierda. Esto ayudará a relajar los ojos después de un largo período de trabajo. Cuando esté en el interior, trate de romper el hábito de mirar con el movimiento consciente de los ojos alrededor de la habitación, como si estuviera reconociendo la denominación de las fichas de dominó.

Visión inconsciente
A menudo hacemos rápidos movimientos reflejos para evitar el peligro, especialmente cuando conducimos un auto, donde el sentido de la vista y los músculos reaccionan antes de que hayamos tenido tiempo de observar conscientemente que la situación es peligrosa. En este caso el sistema nervioso funciona con mayor rapidez que la mente, lo que demuestra nuestra capacidad para tener visión inconsciente.

Siempre estamos observando una amplia gama de acontecimientos que nos rodean sin que seamos conscientes de ellos, ya que sólo seleccionamos ciertas cosas en las que enfocamos nuestra atención. La atención es tan selectiva que muchas veces obviamos las cosas que no queremos ver. Aunque estas cosas se perciban inconscientemente, pueden crear un rastro en la memoria y ser recordadas por la conciencia si somos sometidos a una forma de persuasión, como en el caso de la hipnosis o de los dispositivos de biorretroalimentación. La práctica de los ejercicios oculares que ya describimos tiende a reducir la barrera entre la percepción consciente e inconsciente. Esto podemos reconocerlo si damos un breve vistazo y después tratamos de describir lo que hemos visto.

Hay pruebas de que pueden recordarse las cosas no percibidas por la mente consciente, aunque las personas bajo tensión recuerdan menos. Si uno deja de tratar de recordar la sensación con ansiedad, podrá hacer una estimación aleatoria en cuanto a su naturaleza, que será correcta. Después de practicar esta manera de recordar, se reducirá la barrera entre la visión consciente e inconsciente, de modo que la sensación y la percepción se realicen casi simultáneamente.

Los ejercicios de echar un vistazo repentino se pueden practicar durante la vida cotidiana, simplemente evitando la tentación de observar con detalle las cosas que le rodean. Mire hacia el objeto exterior e inmediatamente cierre los ojos y mire la imagen interior en su memoria. Al principio sólo verá una imagen borrosa, cuando deje de tratar de ver y más bien lo permita, la imagen saldrá más clara. Uno puede hacer este ejercicio con fichas de dominó o jugando cartas, mirando rápidamente y tratando de recordar el valor.

Ver de forma analítica
Uno debe dejar de tratar de ver todas las partes de un objeto a la vez, sino recorrer con los ojos las características sobresalientes de éste. Por ejemplo, si se trata de una casa, cuente las ventanas y puertas, y trace el contorno. Esta forma analítica de ver está diseñada para mejorar la memoria y la concentración, y habilitar al observador para que se forme una imagen mental de lo que ve, así como mejorar su visión.

Si usted tiene una visión defectuosa, no mire a la cara de alguien que está tratando de reconocer, mejor fíjese en sus características. La persona no notará que la está mirando, sino simplemente una apreciación relajada.

Como un ejercicio, tome un calendario mensual que también tenga impresos los meses previo y posterior en letra pequeña en la parte inferior de la página. Cuelgue la hoja donde haya buena luz y la pueda ver con facilidad. Vea el primer día y rápidamente voltee hacia el lado derecho de su hombro. Mire uno de los meses con pequeños caracteres al pie y cierre los ojos. Mire el día siguiente y así sucesivamente, hasta que haya recorrido todos los días del mes. Al principio tendrá dificultad para ver los números del calendario pequeño al pie, pero cada vez tendrá más claridad en percibirlo a medida que avance.

En la segunda fase del ejercicio debe mirar a un número grande, después al mes con números pequeños, siga con el día siguiente y así sucesivamente hasta terminar antes de cerrar los ojos. Usted se sorprenderá por la forma en que se mejora la claridad de la visión de las cifras con la práctica. Con la práctica de innumerables actos de fijación centrada, nunca más tendrá la tentación de esforzarse para ver. Usted habrá aprendido la técnica de la pasividad alerta y la relajación dinámica.

Emociones Negativas
Cualquiera que quiera ver bien, debe aspirar a dejar ir las emociones negativas tales como el temor, ira, preocupación, tristeza, envidia. El temor de no ver correctamente paraliza la mente y el cuerpo de aquellos que lo experimentan. Para la persona cuya vista es anormal, la actitud mental correcta debería ser: "Yo sé que la vista puede mejorarse si practico los ejercicios necesarios y continuaré hasta lograr una mejor visión".

Estrabismo
La relajación dinámica ayudará a aquellos con estrabismo. Como ejercicio deben sostener un lápiz a diez centímetros frente de la nariz y enfocar la mirada en un objeto lejano. Con visión normal habrá dos imágenes, el lápiz a diez centímetros, pero menos si uno tiene estrabismo. Si esto ocurriera "deje ir", y con los ojos cerrados imagine el objeto distante con los lápices muy separados a ambos lados de ella. Después abra los ojos y si su imaginación es lo suficientemente fuerte, la distancia entre los lápices se ampliará. Siga repitiendo esto hasta que la distancia sea normal y después gire la cabeza para que las imágenes del lápiz se muevan de lado a lado del objeto distante, manteniendo su distancia relativa entre sí.

Lectura
Para darle a los ojos una relajación adecuada, debe hacer el siguiente procedimiento:

  1. Cierre los ojos por un segundo o dos al final de cada frase. "Deje ir" e imagine la última palabra que leyó y el signo de puntuación que le siguió. Cuando vuelva a abrir los ojos fíjese en esa palabra y el signo de puntuación, que parecerá más clara. Después continúe con la siguiente frase.

  2. Al final de haber leído una o dos páginas, interrumpa la lectura con la palma de sus manos. Esto ayuda a eliminar la impaciencia.

  3. Si hay luz de día o una luz fuerte, expóngase a ella con los párpados cerrados antes taparlos con las palmas de las manos.

  4. Mientras lee, siéntese donde pueda ver un calendario o cualquier otro impreso con letras grandes colgado en una pared distante. Alce sus ojos de la lectura del libro de vez en cuando y mire analíticamente el impreso en la pared.

  5. Pause de vez en cuando y cierre los ojos para visualizar una palabra que haya leído recientemente, viéndola sobre un fondo blanco. Trate de imaginar el fondo más blanco posible. Abra los ojos y trate de ver esa palabra con ese mismo fondo. Cierre los ojos y vuelva a intentarlo. Después de dos o tres repeticiones tape los ojos con las palmas de la mano por un rato y continúe la lectura.

  6. El contraste de las letras negras se puede mejorar visualizando un punto negro por encima y por debajo de la página que lee y luego continuar con la lectura. Es más fácil imaginar una pequeña área negra para lograr mayor contraste.

Consideremos ahora las formas de realizar el acto de la lectura, teniendo en cuenta que los grandes enemigos son la tensión, la atención mal dirigida y mirar fijamente:

  1. No retenga la respiración o mantenga los párpados rígidos e inmóviles durante largos períodos.

  2. No mire fijamente y trate de ver la totalidad de una línea a la vez. Centre la atención moviendo los ojos continuamente, teniendo como medida el ancho de una línea. Las palabras deben ser reconocidas como interrupciones de un fondo blanco.

  3. No frunza el ceño cuando lee. "Deje ir" y relaje los músculos faciales.

  4. No entrecierre los párpados cuando lea. Esto puede ser una forma de mejorar la visión reduciendo las distracciones de la deslumbrante visión periférica, pero causa tensión en los párpados. Como una alternativa recorte una ventana en un pedazo de papel negro, lo suficientemente grande como para poder leer el pasaje de su libro a través de ella (unas dos líneas) y muévala a medida que lee. Para aquellos que sufren de opacidades corneales, este dispositivo puede duplicar la claridad de su visión en la lectura. También mejora el contraste blanco/negro.

Objetos desconocidos
Primero asegúrese de que lo que está viendo está bien iluminado. En segundo lugar, resista la tentación de mirar, mantenga cambiando la atención de los ojos. En tercer lugar, no contenga la respiración y parpadee con frecuencia. En cuarto lugar, tome períodos de descanso con las palmas de las manos sobre los ojos y "deje ir", recordando algún objeto conocido.

Trabajar con la PC y Monitores de TV
No trate de ver toda la pantalla a la vez, ni se fije en ningún detalle. Mantenga los ojos y la atención en movimiento. No se olvide de respirar y de parpadear normalmente. Aproveche los períodos aburridos y ociosos para descansar los ojos. Vea a la distancia una parte más oscura de la sala de vez en cuando. Aproveche cualquier interrupción para taparse con las palmas de las manos. Trate de analizar imágenes o datos activamente, visualizando con los ojos cerrados.

Condiciones de iluminación
La mejor iluminación es la del sol en un día claro de verano. Si usted lee con esa luz, la iluminación que llega sobre una página será de alrededor de cien mil candelas por metro cuadrado. Incluso en días nublados será de alrededor de diez mil candelas. En el interior, cerca de una ventana, la iluminación varía entre 500 y 1,500 candelas, pero lejos de la ventana la iluminación puede ser tan poca como 5 candelas. Una lámpara de 60 vatios proporciona 250 candelas a una distancia de 30 cms. y 50 a 60 cms. Estos niveles de iluminación explican por qué las personas con defectos en los ojos encuentran dificultades para leer en casa.

Será difícil proporcionar la iluminación adecuada con bombillas de filamento a precios razonables. Los tubos de luz neón fluorescente son más brillantes y más baratos, pero parpadean drásticamente a 100 hz. Las personas con visión defectuosa deberían considerar la posibilidad de utilizar tubos fluorescentes (ya disponibles) que funcionan con corriente directa.

Masaje chino de los ojos
Sorprendentemente, aunque hay más de mil millones de chinos, relativamente pocos de ellos llevan gafas. Los chinos atribuyen esto a las técnicas de masaje especial en los ojos basadas en la acupuntura. Estos han sido promovidos oficialmente por el gobierno chino desde 1949. Dos veces al día en casi todas las escuelas de China y también en muchas fábricas, los chinos dejan lo que estén haciendo y hacen cuatro ejercicios que duran unos diez minutos.

Primero se les pide que cierren los ojos y sueñen con lugares lejanos, después empiezan a masajear los puntos de presión clave alrededor de los ojos. Estos simples ejercicios se cree que relajan los músculos que enfocan en los ojos y aumentan la circulación sanguínea. El resultado es una mejor visión y ojos más saludables.

Al hacer los ejercicio, los ojos deben estar cerrados, las uñas deben estar cortas y las manos limpias. Masajee ligeramente y poco a poco, no utilice una presión excesiva. Repita cada ejercicio ocho veces.

  1. Utilice los pulgares para dar masaje dentro de las esquinas de la ceja, los otros dedos ligeramente flexionados contra la frente.

  2. Utilice el pulgar y el dedo índice de una mano para dar masaje a cada lado del puente de la nariz. Presione hacia abajo y luego hacia arriba.

  3. Coloque los pulgares en la mandíbula inferior, los dedos índice y medio a ambos lados de la nariz, cerca de las fosas nasales. Masajee con los dedos índice.

  4. Con los dedos doblados y los pulgares descansando a ambos lados de la frente, use los lados de los dedos índice para masajear hacia afuera alrededor de las cejas.

  5. Utilice los dedos índice para masajear desde el puente de la nariz hasta la parte superior de los pómulos, debajo de los ojos.




CONTENIDOS:




Continuar... Desarrollo Visual de Imágenes