Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Súper Visión - Curso de Desarrollo Mental 2
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Ejercicios: 2-4

Ejercicio 2: El Objeto Negro

A veces durante el día, recuerde la memoria de un objeto negro. Cuando la mente se encuentra bajo estrés, ésto puede ser particularmente útil. No se esfuerce en recordar la pequeña zona negra; permita que la zona negra entre en su mente. Entonces estará relajado y tranquilo. Con la práctica continua, le será más fácil hacer esto: la imagen será más negra, y la mente estará más relajada.

Si no le es fácil de recordar, entonces querrá decir que su mente no está en calma y un ejercicio de palmeo le sería útil. Uno también puede recordar en la mente un intento anterior en el que tuvo éxito en recordar el negro, y esto, a su vez, atraerá el estado de relajación que logró con ello.

Los efectos de la práctica tienden a ser acumulativos. Después de un tiempo esta memoria estará disponible para cuando la necesite. La puede utilizar como un medio para auto-evaluarse, ya que la rapidez con la que pueda acceder a esta memoria indicará su estado mental de estrés o relajación.


Ejercicio 3: Mirar Alrededor

Al hacer una buena visualización, se producen muchos pequeños, rápidos y constantes movimientos oculares, mientras que una mala visualización produce lentos y desiguales movimientos oculares. Este ejercicio ayuda a mejorar la visualización al entrenar los movimientos oculares.

En este ejercicio, usted comienza mirando al frente y luego a los objetos situados alrededor en todos los lados y esquinas de la habitación. Mueva la cabeza sólo un poco, el énfasis debe estar en el movimiento de los ojos. Pero no simplemente mueva el ojo, también debe mirar. Para comprobar esto, cada vez, vuelva a visualizar el objeto que vio.

Seleccione objetos al azar, cerca y lejos, a la izquierda, derecha, arriba, abajo, etc. Cuando pueda hacer esto bien, podrá ir acelerando el ritmo y podrá seleccionar más objetos, hasta que estén cubiertos todos los de la habitación. El mismo ejercicio se puede repetir al aire libre.


Ejercicio 4: Cerca/Lejos

Este ejercicio consiste en desplazar la atención de algo cercano a algo lejano. El énfasis está en enfocar en vez de en el movimiento de los ojos.

Siéntese para que pueda ver dos objetos al mismo tiempo: un cercano, como a 30 centímetros, y el otro situado a unos 5 metros de distancia (aproximado al infinito para efectos prácticos). Los objetos deben estar alineados al centro de su campo visual, de modo que le sea fácil enfocarse en uno de ellos sin mover la mirada.

Alterne entre ver el objeto cercano y el lejano, y hágalo lo más rápido que le sea posible. Cuando mire el objeto cercano, el objeto lejano estará fuera de foco y viceversa. Trate de observar cómo se sienten estos dos estados, enfoque cercano y distante. Entonces, cuando recuerde estos dos sentimientos, encontrará que usted está ejerciendo un control voluntario sobre el enfoque de sus ojos.

Empiece con una alternancia por segundo y acelere la velocidad gradualmente a tres por segundo.




CONTENIDOS:




Continuar... Ejercicios: 5-7