Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Educar la Voluntad - Curso de Desarrollo Mental 3
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Prólogo

La voluntad es el factor que impulsa la intención dirigida, mediante la cual hacemos cosas en la vida. Es la expresión primaria de nuestro estado de ser y estar, es el origen, la fuente de nuestras iniciativas. La cualidad de la manifestación de nuestra voluntad está determinada por nuestra comprensión -el por qué y el cómo- del mundo que nos rodea.

Nuestra voluntad se manifiesta a través de las elecciones que hacemos. Por lo tanto, elegir, es el factor central para controlar el propio destino. La elección comienza en el momento en que separamos nuestra conciencia de la de nuestros padres: cuando elegimos sobre nuestro hacer, vestir, comer y sentir, desde que nos levantamos cada día. Esto es, sólo a partir de que elegimos es que descubrimos aquello en lo que queremos o no trabajar (hacer), y en ese camino aprendemos de la experiencia.

Cuando la elección se hace concientemente, la experiencia es una creación propia. Cuando vivimos sin conciencia, nuestras acciones simplemente reflejan patrones condicionados del pensamiento (hábitos, ideas fijas y creencias aceptadas), o las instrucciones de otras personas; nosotros realmente no estamos por completo a cargo de nuestra propia experiencia de vida.

La capacidad de decidir es una gran ayuda para alcanzar el éxito, así como la fuerza y la claridad mental. Por ejemplo, le preguntaron a un hombre distinguido que a qué le atribuía su gran éxito en la vida. A lo cual respondió que su mayor recomendación era hacer cada mañana, bien temprano, una lista de las cosas que se quieren hacer durante el resto del día. Dijo que con la ayuda de esta práctica, él era capaz de lograr mucho más, no porque trabajase más duro, sino porque gastaba mucho menos tiempo en especulaciones triviales e innecesarias, tales como sí debería hacer "x" de inmediato, o más tarde, o al otro día. Él descubrió que esas cuestiones molestas tenían el poder de debilitar su fuerza y capacidad de resolución y que, por lo tanto, conseguía hacer mucho menos.

Desear y determinar (decidir) son cosas completamente diferentes. Supongamos que considero si puedo o no recuperar mi bolígrafo. En esta materia no cabe desear, debo decidir entre recuperarlo o no. Desear es aceptar que hay una incapacidad, una dependencia hacia los eventos externos. Determinación es hacer uso del poder propio. La persona que ha educado su voluntad no se queja de lo que le brinda la fortuna sin aparente acción de su determinación, más bien está contento, listo para hacer el mayor uso posible de las oportunidades que se presentan. Él o ella no permanecen una y otra vez sobre el mismo pensamiento o argumento. Si algo requiere pensarse otra vez, todos los hechos se consideran y se confrontan, hasta llegar a una conclusión clara; entonces el problema puede descartarse de la mente.

El gran sabio Indio Sri Ramana Maharshi declaró: "La mente de un hombre promedio está llena de pensamientos incontables y por eso cada uno, individualmente, es extremadamente débil. Cuando en lugar de ese montón de pensamientos inútiles, aparece solamente uno, ese tiene un poder por sí mismo y tiene una amplia influencia".

Nosotros sabemos que muchos grandes científicos e inventores atribuyeron sus descubrimientos a su habilidad para enfocar fuertemente su pensamiento. Este fue el caso de Isaac Newton, Thomas Edison, Louis Pasteur y muchos otros, quienes fueron conscientes y capaces de aplicar su extraordinario poder de concentración para abstraerse de todo, excepto del objeto de sus investigaciones.

La idea de agudización o concentración de nuestras mentes para definir objetivos, intenciones y la dirección de nuestro pensamiento, ha sido minuciosamente investigada. Los frutos de esta investigación se presentan aquí, en el curso de Desarrollo Mental: "Educar la Voluntad".




CONTENIDOS:




Continuar... Introducción