Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Educar la Voluntad - Curso de Desarrollo Mental 3
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Memoria, Certeza y Voluntad


Más allá de los ejercicios para desarrollar la memoria, la certeza y la voluntad:


Aprender al revés

Este acercamiento al aprendizaje es muy efectivo cuando se aplica a habilidades secuénciales tales como aprender a cantar una canción, jugar golf u operar una máquina. En el aprendizaje tradicional nosotros aprendemos los pasos iniciales dentro de una secuencia, esto es, se aprende cada paso sucesivo hasta llegar al último, de tal suerte que al aprender a operar una máquina, quizá lo mejor sea primero aprender a apagarla.

Imagine que usted está aprendiendo una secuencia ABCDE de la forma usual. Nosotros debemos aprender A, y cuando hayamos aprendido esto pasamos a B y luego a C. En cada caso usted podrá pasar de algo que conoce muy bien a algo que está apenas aprendiendo. Como usted se está moviendo hacia una nueva área, es más probable que cometa un error o confunda un punto. Cuando eso sucede, es muy difícil desaprender. Permítame mostrarle la dirección contraria.

Primero deberá aprender E y después D. Esto significa que usted está ahora moviéndose hacia adelante desde algo que usted está apenas aprendiendo, hacia algo que usted conoce bien con anterioridad. Por lo que la posibilidad de cometer un error es mucho menor. Lo siguiente a aprender es C y así continuamos con confianza.

El principio es que si usted sabe a dónde se dirige, ya que ha estado ahí, es mucho mejor que moverse desde lo que se sabe hacia lo que desconoce. Cierto maestro de un coro ha usado tradicionalmente este acercamiento: enseña la última frase primero y luego la penúltima, y así sucesivamente. De esta forma los coristas se mueven hacia delante con plena confianza dentro del territorio que conocen. En mi propio caso, cuando era joven, tenía una voz mediocre. Sin embargo, mi maestro de canto me enseño con ese método. Como resultado fui capaz de cantar con confianza, al punto que me pagaron por hacerlo. He escuchado que algunas personas están empezando a enseñar a jugar golf de esta forma, empiezan por el swing del final y terminan por el del principio. Usted empiece con el final de la canción y muévase hacia el principio de ella. Trate de aplicar este método cuando le parezca apropiado y se sorprenderá con los resultados.

Los psicólogos Chase y Ericsson (1982) aportaron en un estudio de "habilidades de la memoria", que al parecer es posible incrementar la velocidad con la que opera la memoria a corto plazo, pero se requiere una practica intensiva y consistente. Los mejores resultados se han alcanzado a partir de mejorar la organización inicial de la información. Aprender al revés pedazos de información, es un manera de recordar con más rapidez.


Juego de Cartas

El mejoramiento de la memoria mediante las cartas es básicamente un ejercicio de poner atención y ensayar con la memoria a corto plazo; pero algo de la preparación a largo plazo ayudará a aquellos quienes están listos a poner su esfuerzo en ello. Obviamente, la preparación a largo plazo incluye un buen conocimiento de las reglas y convenciones del juego, y de si usted juega regularmente con el mismo grupo y comprende sus estrategias usuales de apuesta y las características personales de su modo de jugar. Adicionalmente, emplear de forma deliberada estrategias de memoria, aplicando principios probados de imaginería y ubicación en el orden, pueden ayudar a recordar cuales cartas han sido jugadas y cuales están por salir.

Coloque los 4 palos de la baraja en su propio orden, palo por palo, sobre una mesa en la cual nadie las mueva por una semana. Dedique cerca de 5 minutos al día concentrando toda su atención en las cartas desplegadas, fijándolas en su mente hasta que pueda verlas, hilera por hilera. Cuando mire hacia otro lado, hágase una prueba a sí mismo de la imagen mental de las cartas. Debe ser muy competente antes de moverse al siguiente paso.

Coloque otro paquete de cartas y colóquelas una a la vez, con la cara hacia abajo sobre su equivalente sobre la mesa. En intervalos, vuelva a colocarlas hasta que usted haya aprendido el lugar de cualquier carta del segundo paquete, literalmente con los ojos cerrados.

Una vez que esa información se ha establecido en la memoria a largo plazo, úselo para reforzar la memoria a corto plazo en un juego de cartas real. Cuando levante su propia mano y separe las cartas que tomó, trate de compararlas en relación con la imagen del paquete completo colocado sobre su propia mesa. Entonces, conforme se juegue cada carta, visualice su lugar en el orden correspondiente de su imagen mental del paquete completo. Una vez que haya dominado esta técnica, podrá recordar fácilmente qué cartas han sido jugadas y ver cuales están por salir.

La Percepción Acumulativa beneficia al mismo tiempo a ambos hemisferios del cerebro, e invita a cada uno a cooperar con el otro. Muchos científicos creen que la interferencia hemisférica es una de las causas primarias del olvido. Como el 90% de la vida adulta es lingüística, lógica y de inteligencia izquierda, el hemisferio derecho que posee poco entendimiento del habla o de palabras escritas, permanece sin trabajar. El resultado: un hemisferio derecho aburrido.

Cada hemisferio parece estar equipado con un ligero mecanismo de interferencia eléctrica, el cual tiende a salirse de control en los pacientes epilépticos. El cerebro derecho puede usar este mecanismo como un pequeño borrador, desechando la información recientemente adquirida por el pizarrón del cerebro izquierdo en la memoria a corto plazo. Esto es, mientras que el miope cerebro izquierdo está escribiendo una pieza de lo que está escuchando o leyendo, el cerebro derecho se esfuerza por borrar la información, dejándola de inmediato fuera de la vista del cerebro izquierdo. Por eso es posible sentarse a escuchar a lo largo de una hora un sermón o una conferencia, y a los cinco minutos de haber terminado ser incapaces de responder a cualquiera que pregunte del contenido que se trató. Afortunadamente la solución a todo esto es muy simple; darle al cerebro derecho algo qué hacer. En la percepción acumulativa, el cerebro derecho esta constantemente ocupado, concentrado en la imagen sobre su propio pizarrón mental.

El resto del tiempo, cuando usted no está practicando la percepción acumulativa, la clave es la visualización. Mientras lee, haga imágenes mentales de las palabras, algo que el cerebro derecho pueda ver para seguir la acción. El cerebro izquierdo no puede manejar pinturas, diseños o caricaturas en nuestra imaginación; solamente puede copiar algo de lo que ve. Si usted está en un encuentro, deje que las palabras que escucha sean una guía para las imágenes que usted dibuja en su mente. Constrúyalas elaboradas, una pila de caricaturas con sonidos, olor y cambios de temperatura. Cuando el cerebro derecho deje su borrador y recoja su pincel, algo increíble sucederá. El olvido de la memoria a corto plazo se detendrá.

¡Y esto conducirá a la parte más excitante!

Si usted continúa usando la percepción acumulativa, el acceso aleatorio en la memoria empezará a ser una segunda naturaleza. Muchos expertos en la memoria llaman a esto la Suave Penetración, porque al principio sucede casi de manera imperceptible, no como un rayo de luz golpeando su mente. Cada cosa que usted encuentre importante tiene su propio archivo mental. Del mismo modo que el escritorio de un ejecutivo se cubre con papeles acumulados por años y repentinamente descubre una milagrosa invención, el archivo de una mente organizada repentinamente empieza a mostrar un impresionante recuerdo de las tareas requeridas.

No permita que nada le impida continuar con esta técnica de memoria, ya que es central para los hechos que más adelante se cubren en los otros cursos de Desarrollo Mental.




CONTENIDOS:




Continuar... Más Allá de los Ejercicios de Concentración