Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Educar la Voluntad - Curso de Desarrollo Mental 3
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Más Allá de los Ejercicios de Concentración


Ejercicio 1

Siéntese en un cuarto y mire a su alrededor cuidadosamente, notando en secuencia todas las cosas que hay en el cuarto. Ahora cierre sus ojos y haga que todas las cosas que vio aparezcan en su imaginación, en su mente, hasta que toda la procesión de objetos hayan pasado por ella. Si olvida alguno, mire de nuevo la totalidad del cuarto y empiece a visualizar la serie de objetos.


Ejercicio 2

Dé un paseo en su imaginación a lo largo de una calle que le sea familiar, observando todos los detalles que puede recordar mientras camina a lo largo de la calle; ahora regrese por la misma ruta. Si su atención divaga, hágalo de nuevo, regrese y empiece el paseo desde el principio.


Ejercicio 3

Repase en su imaginación el día anterior. Recuérdese levantándose, aseándose, desayunando, cualquier conversación que haya tenido, su traslado al trabajo, lo que le sucedió por la mañana, y así sucesivamente. Entonces repase de forma similar una buen experiencia que haya tenido en el pasado, recorriendo de principio a fin a esa experiencia.


Ejercicio 4

Seleccione una señal o ruido particular que se encuentre en su medio ambiente, tal como el de la televisión. Pregúntese cuales son las causas por las que la televisión se encuentra ahí, funcionando y reproduciendo la programación. Considere la historia de la televisión: cómo la compró, de dónde proviene originalmente; cómo, dónde y por quién se manufacturó; cómo se procuraron sus materiales. Imagine todo lo que ha contribuido a ser lo que es. No es muy importante si sus descripciones son estrictamente correctas, lo que es importante es proveer una serie de descripciones coherentes sin perder la concentración.


Ejercicio 5

Imagine en su mente su lugar de trabajo, tan detalladamente como pueda, todos los rasgos exteriores e interiores. El éxito en estos ejercicios no estriba en recordar, sino en el desarrollo mental que producen al ensayarlos.


Ejercicio 6

Mire una colección de objetos sobre la mesa y entonces fotografíe la escena con su mente. Usted puede encontrarla indefinida, pero si mira solamente una poción de la imagen, esa parte aparecerá más clara mientras que el resto tenderá a borrarse. Tome la parte que es clara, pongamos que es un vaso, y déle forma repetidamente en su mente hasta que lo conozca bien. Entonces revise la escena y tome otra parte adyacente a la primera, digamos un plato, y concéntrese en esa parte de la misma manera. Recuerde de nuevo el vaso y coloque ambos objetos juntos; entienda la conexión de las dos partes entre sí, (dado que no es posible almacenar dos imágenes o ideas previamente desconectadas en la mente al mismo tiempo), tal vez como si fuera una Porcelana China. Ahora revise la escena de nuevo y dé un trato similar a un tercer objeto adyacente, tal vez una cuchara. Ahora imagine el vaso, el plato y la cuchara reunidos (la cuchara puede conectarse por contigüidad). Gradualmente construirá una visión congruente de la escena en su mente, usted descubrirá un gran incremento en el poder de su imaginación.

Si estos ejercicios de concentración le parecen muy trabajosos, considere el vasto número de ejercicios que un pianista debe practicar para que sus dedos sean flexibles, obedientes y expertos. Aplique el mismo (o de hecho mucho menor) esfuerzo a su entrenamiento mental, ¡y seguramente se asombrará con los resultados! Pero no debe sentir una tensión física en su practica, la mente funciona mejor relajada, pero con una concentración atenta.




CONTENIDOS:




Continuar... Fortalecer la Voluntad