Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Educar la Voluntad - Curso de Desarrollo Mental 3
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Fortalecer la Voluntad

El éxito de la concentración es proporcional a la cantidad de poder de voluntad en un estudiante. Naturalmente la pregunta que aparece es: ¿Cómo inicio el desarrollo de esta fuerza esencial en mi? El poder de la Voluntad depende de la capacidad en uno mismo para dominar los propios impulsos, los sentimientos y el lenguaje en cada día de nuestra vida. Solamente si desarrolla este poder podrá convertirse en el dueño de los pensamientos en su mente.

Entonces, su Poder de Voluntad crece en proporción a su capacidad para controlar los fuertes impulsos de su discurso, emociones y acciones, cuando ocurren en cualquier momento; esto es, su habilidad para Ser y Estar en el momento presente sin ser arrastrado por los habituales patrones reactivos de conducta estímulo-respuesta tan conocidos. Esto no es falta de espontaneidad o de libre expresión en el momento, sino por el contrario, dejar de ser "conducidos" por los impulsos de la conducta robótica, la cual en apariencia es espontánea, pero de hecho está enraizada en las improntas de los traumas del pasado y las correspondientes soluciones seguras.

Hay tres aspectos que practicaremos a continuación: el control de las emociones, del habla y del comportamiento:

  1. Control de las emociones. Supongamos que bajo ciertas condiciones usted tiene el hábito de responder con ciertas emociones en particular. Por ejemplo, el tono agudo del timbre del teléfono provoca que usted se estremezca; usted lo sabe. Ahora bien, en el futuro trate de anticipar el timbrado y prepárese para observar la respuesta que su cuerpo-mente presenta normalmente; practicando esto llegará el momento en que el timbrazo no lo afectará. Después observe otra emoción o reacción automática que usted sepa que aparece en ciertas circunstancias. Elimínelas exactamente como lo hizo con el timbre del teléfono, y así sucesivamente.

  2. Poner la palabra bajo control. Suprima cada palabra innecesaria y sin sentido que usted esté acostumbrado a pronunciar diariamente. Hay cientos de ellas y sus flujos de comunicación contienen un montón de energía; elegir retener esta energía le dará a usted una inagotable fuente de poder. Si quiere decirle a alguien una frase que carece de un valor especial o de significado, conténgase, absténgase de hacerlo. Un goteo de fuerza inmediatamente se potencia, lo cual sentirá más y más según practique este método. Una precaución obvia: suprima únicamente lo que sea realmente innecesario. Si su amigo le hace una pregunta delicada o el jefe le habla sobre un problema de negocios, sería un sinsentido permanecer en silencio. Primero y principalmente elimine las palabras irreflexivas que no requieren expresarse; éstas solamente confunden. Por el contrario, hable con iniciativa, racionalidad e integridad.

  3. Control de la conducta. Gradualmente, practicando este estado de auto-restricción usted empezará a sentir que su "batería" interna esta recargándose. ¿Cómo se manifestará este sentimiento? Usted se sentirá mucho más sereno, asertivo, menos nervioso y ansioso. Así que por un tiempo practique darse a sí mismo estas pequeñas inyecciones de fuerza, hasta que note que es capaz de emprender renuncias más prolongadas. Cuanto mayor sea el deseo al que se tiene que sobreponer y dominar, mayor será el poder entre en su batería. Por ello, deje de mirar la televisión y utilice su tiempo más provechosamente; renuncie a la porción de helado o a un cigarrillo y piense de qué están siendo substitutos. Cuando desee salir de trabajar temprano, primero termine las tareas que necesita hacer con entusiasmo. En resumen, justo no se trata de entregarse a los deseos como si usted fuera un títere de ellos; tome las riendas y haga lo que tenga sentido.

Haga bastantes cambios y variaciones en sus ejercicios de cada día. Probablemente verá que cuando su "batería" esta cargada, es más capaz de lograr algo que necesita un gran poder de voluntad. Será mucho más fácil que antes, cuando su batería estaba continuamente descargándose; exhausta de satisfacer de inmediato sus deseos según aparecían; reaccionando emocionalmente, hablando irracionalmente, o siendo indulgente. Usted tendrá más "presencia" cuando hable con el soporte de su energía plena, a diferencia de cuando se descargaba por la repetición robótica del fluir de sus deseos, palabras y sentimientos, que finalmente no son verdaderamente suyos.

Una analogía apropiada es la actividad de un atleta que levanta pesas y con esos ejercicios fortalece el poder de su cuerpo. Indudablemente esto es un esfuerzo, justo como con su auto-restricción, cuya intención u objetivo es desarrollar el poder de su voluntad. Por lo tanto, ejercitar diariamente la limitación de su discurso, emociones, impulsos y deseos, es una importante recomendación. Usted puede hacer cualquier cosa en la vida si lo quiere; solamente encuentre el poder de la voluntad y hágalo. Sin embargo, es difícil aplicar el poder de la voluntad a un deseo vago o efímero. Usted debe estar realmente seguro de que desea un resultado final. Pero lo que usted realmente quiere hacer, aprender o crear, ¡puede hacerlo!

Ayudará el que usted puntualice sus razones para querer un desenlace. Pregúntese a usted mismo por qué quiere el resultado final que ambiciona, ¿por qué desea esto tan poderosamente como para hacer el esfuerzo que se requiera? Usted quizá se sorprenda con la razón verdadera.

Desafortunadamente, desear lo que usted puede ser, hacer o tener, no es hacerlo. Usted necesita cambiar "Me gustaría poder" ó " Debería", por "Lo haré", entonces usted estará en vías de fortalecer el poder de la voluntad.

Si tiene reservas, si siente que no puede hacer lo que se requiere para lograr lo que realmente desea, cambie su mente y diga: "No lo haré". Esta es una verdad honesta, porque de hecho, usted puede ser cualquier cosa, hacer cualquier cosa o tener cualquier cosa si realmente lo quiere y esta preparado para hacer el esfuerzo. Pero, ¡es su elección!

De acuerdo, usted ha tenido fallas en el pasado. Ha cometido errores. ¡Y eso qué! Es un hecho de la vida que superar obstáculos y cometer errores es parte de conseguir cualquier cosa valiosa. Sin cometer errores es difícil aprender o alcanzar cualquier mérito. Los errores le dan la oportunidad de sumarle a su experiencia cómo funcionan las cosas y ajustar su forma de operar. Ahora que usted sabe lo que necesita y quiere, ¡ya puede hacer las cosas mejor que antes!

Permita que su lema sea "Por supuesto que puedo hacerlo". La cuestión más importante ahora es empezar. Nuca llegará a su meta a menos que dé el primer paso, usualmente el más difícil, pero por mucho no el más esencial. Siempre tenga su meta final en mente -no la vasta, "insuperable" tarea por hacer- sino el objetivo final. Ese es su incentivo, su motivación para la acción. Debe ser tan claro como una campana que repica en su mente, y debe ser lo que realmente usted quiere. Ahora, ¡inicie!

Empiece con confianza, así no tendrá problemas para continuar y tener éxito. Es bueno que se recuerde a sí mismo, después de que ha logrado hacer cualquier cosa, que será más fácil la siguiente ocasión. Una vez que ha fortalecido su poder de voluntad y lo ha aplicado a cualquier proyecto, será mucho más fácil abordar el siguiente. ¡Usted será más fuerte! Usted habrá adquirido ¡el hábito del poder de la voluntad!


Asertividad

Para hacer que las cosas sucedan en el mundo, necesitará comunicar sus necesidades y deseos, pero en algunas ocasiones renunciamos a ellos. Necesitamos ser más asertivos. La asertividad involucra decirle directamente a alguien lo que usted quiere o puede preferir, en forma tal que ni parezca amenazante ni punitivo, ni denigre a la otra persona. No se trata de simplemente obtener lo que quiere si eso significa pasar por encima de los derechos de los otros. Se trata de exponer sus sentimientos -tanto negativos como positivos- expresando sus propios derechos, sin intimidarse o preocuparse por "lo que la otra persona va a pensar". La habilidad para expresar los sentimientos constructivamente y estar abierto a los demás acerca de lo que queremos, maximiza la oportunidad de que usted tenga la clase de relaciones que quiere, la sociedad que quiere, la vida que quiere. Tendrá más confianza, lo reprenderán menos, y sufrirá de menor frustración y ansiedad.

Ser asertivo se trata de...

Expresar sentimientos positivos:

  • Expresar afecto, expresar aprecio
  • Dar y aceptar cumplidos
  • Solicitar algo, pedir ayuda, ofrecer ayuda
  • Iniciar una conversación, escuchar activamente

Expresar sentimientos negativos

  • Expresar enojo justificado
  • Expresar sentimientos de dolor

Luchar por sus derechos:

  • Presentar quejas
  • Rechazar solicitudes
  • Expresar sus opiniones personales
  • Rechazar ser oprimido
  • Defender sus razones

confianza


Retos

Para desarrollar más su poder de voluntad, ¡propóngase retos a usted mismo! Arrincónese de vez en cuando; póngaselo difícil. Elevar el nivel de necesidad ha sido la inspiración de muchos logros. Por ejemplo, póngase un límite y construya en su mente que usted es capaz de lograrlo sin poner excusas. Dígale a sus amigos acerca de alguna cosa que intenta cumplir en un cierto tiempo: eso lo forzará a hacer lo que ha prometido. Plantéese retos a usted mismo, un reto para hacer tal cosa, y entonces haga lo que sea que tenga que hacer. El siguiente capítulo le dará una excelente guía sobre cómo ir alcanzando sus objetivos en la vida.




CONTENIDOS:




Continuar... Alcanzar sus Objetivos