Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Educar la Voluntad - Curso de Desarrollo Mental 3
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



La Disciplina Moral del Desarrollo Mental

Un Aprendizaje Moral es un sistema de reglas para promover la atención, hasta que el estudiante sea suficientemente capaz, por medio del entrenamiento, de hacer sus propios juicios; en cuyo caso, las reglas vienen a ser solamente guías, líneas de acción mas que restricciones. Cuando esto ocurre, un estudiante es capaz de trascender esas reglas creativamente en lugar de revelarse. En este estado de desarrollo, un estudiante habrá alcanzado una madurez responsable por lo que no hará un gran esfuerzo para concentrase: él está concentrado. Lo siguiente es un Código de Ética para la conducción de los estudiantes en el Desarrollo Mental:

  1. Nunca intente falsear la realidad en ninguna forma.

  2. Nunca busque o conceda lo inmerecido.

  3. Nunca desee efectos sin haberlos causado.

  4. Solamente inicie una causa cuando voluntariamente haya aceptado la responsabilidad total de los efectos.

  5. Nunca tome decisiones, forme cualquier convicción, o busque una valoración fuera de contexto, alejándose o yendo en contra de la suma total de su conocimiento integrado.

  6. Sobre todo: no busque evadirse con contradicciones.

La INTEGRIDAD es la acción con conocimiento previo de los propios objetivos.

La INTEGRIDAD es leal a los principios racionales.

La PERCEPCIÓN está basada en la relación fundamental de uno mismo con la realidad. Si uno rechaza su propia razón y profesa una fe ciega hacia una autoridad, el juicio y la percepción de la realidad están deformados y se induce un trance como ilusión de la realidad.

La RAZÓN es la facultad que identifica e integra el material provisto por los sentidos del individuo. Esta es una facultad que el individuo experimentará por medio de la elección. Pensar no es una función automática: el individuo es libre de pensar o evadir ese esfuerzo. Pensar requiere un estado de plena conciencia enfocada. El acto de focalizar la conciencia propositiva es volitivo. El individuo puede enfocar su mente hacia una plena, activa y propositiva dirección consciente de la realidad, o puede no enfocarse y dejarse a sí mismo flotar a la deriva en una semiconsciencia aturdida, meramente reactiva a cualquier cambio de estímulos en el momento inmediato.

Cuando el individuo desenfoca su mente, se puede decir que está consciente en el sentido animal de la palabra, puesto que experimenta sensaciones y percepciones. Pero en el sentido de la palabra aplicable al individuo, "la conciencia es estar atento a la realidad y ser capaz de tratar con ella"; una mente desenfocada no está consciente.

Psicológicamente, la elección de "pensar o no", es la elección de "enfocar o no". Existencialmente, la elección de "enfocar o no", es la elección de "estar consciente o no". Metafísicamente, la elección de "ser consciente o no", es la elección de vivir o morir.




CONTENIDOS:




Continuar... Fases de Asimilación