Trans4mind.es
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S



Comunicación Efectiva - Curso de Desarrollo Mental 4
Por Gregory Mitchell - © Derechos reservados



Envidia

Aquí se trata de un fenómeno que bloquea el progreso dondequiera que se produzca, y se producirá en cualquier sistema en el que tenga que haber una jerarquía, incluso entre dos personas que trabajan juntas como estudiante y supervisor. Los individuos somos de alguna manera desiguales. ¡La vida sería muy aburrida si no fuera así! Un estudiante que no puede aceptar su condición actual como alguien que aún tiene que aprender y dominar los principios que se enseñan en el curso no será capaz de aprender, mejorar y cambiar. Su atención y concentración pueden ser introvertidas en ira y hostilidad, dado a que se resiste con energía a la realidad de su posición.

Puede ser especialmente difícil cuando una persona viene de una posición de estatus en los negocios y pasa a la de un estudiante principiante, y encuentra que debe comenzar desde el principio. Pero la paradoja es que, si puede dejar ir los pensamientos y sentimientos de resentimiento, va a progresar a un nivel superior con rapidez, ya que su mente también podrá dejar los antiguos sistemas de creencias que ha mantenido para aumentar su autoestima o "tener la razón".

El exceso de emociones inadecuadas como la envidia, la avaricia, la ira y la apatía, producen una reducción de la conciencia, ya que estos son propósitos estrictamente egoístas que entran en conflicto con una apreciación adecuada de la situación actual y de las consecuencias a largo plazo. Cuando una persona expone estas emociones autodestructivas, recupera una mayor conciencia, pone interés en los datos objetivos y en campos de actividad más amplios.

Una mayor comprensión trae consigo la conciencia de igualdad de acción y reacción: "Lo que usted da, usted recibirá". Esta ley está basada en las razones por las que estamos aquí en nuestra situación actual. Sólo podemos escapar de ella mediante la aceptación del flujo de "dar para recibir" y así progresar. La envidia interrumpe el progreso normal, ya que desea recibir más de lo que uno ha dado.

Una persona envidiosa siempre debe tener la razón y no quiere ver la evidencia de sus propios errores. Es el caso de "Yo estoy bien, tú no estás bien". Habrá una arrogancia subyacente en su actitud; un deseo de denigrar a su compañero y al propio curso. La envidia también produce la destrucción de las relaciones, especialmente si la persona envidiosa no puede aceptar el éxito de un amigo. La condición no es irreparable ya que la envidia en contra de otro es probable que sea una "proyección" o mecanismo de defensa inconsciente, que puede resolverse al encontrar la razón de porqué en principio se pensó que era necesario.

El esquema de asociación tiene aquí un gran poder, insistiendo en la ética de la cooperación positiva entre el estudiante y el supervisor.




CONTENIDOS:




Continuar... El Ciclo de la Comunicación